Loading
 
 
 
Loading
 
Papa recibió delegaciones de Verona y Catanzaro, ciudades que regalaron pesebre y árbol de Plaza de San Pedro
Loading
 
19 de Diciembre de 2014 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Viernes, 19-12-2014, Gaudium Press) El Papa Francisco ha recibido hoy a la delegaciones de las ciudades italianas de Verona y Catanzaro, aquellas que donaron el pesebre y el árbol que por esta época de Navidad engalanan la Plaza de San Pedro. A ellos el Pontífice dirigió significativas palabras sobre el significado de estos tradicionales símbolos.

"El pesebre y el árbol de Navidad son signos navideños siempre sugestivos y queridos para nuestras familias cristianas: evocan el Misterio de la encarnación, el Hijo unigénito de Dios hecho hombre para salvarnos y la luz que Jesús ha traído al mundo con su nacimiento.

Pesebre_Gaudium_Press.jpg

Pesebre en terracota policromada en el Museo de la Casa de Correos

y Telégrafos en Lima, Perú

Asimismo el pesebre y el árbol tocan el corazón de todos, también el de los que no creen, porque hablan de fraternidad, intimidad y amistad, llamando a los hombres de nuestro tiempo a redescubrir la belleza de la sencillez, del compartir y de la solidaridad. Son una invitación a la unidad, a la concordia y a la paz. A hacer un espacio, en nuestra vida personal y social, para Dios, que no viene con arrogancia a imponer su poder, sino a ofrecer su amor omnipotente a través de la frágil figura de un Niño. Por lo que el pesebre y el árbol traen un mensaje de luz, esperanza y amor", expresó el Pontífice.

¿Para qué vino Jesús al mundo? ¿Qué obligaciones trae al género humano su venida? "Él, el Mesías se hizo hombre y vino entre nosotros para disipar las tinieblas del error y del pecado brindando a la humanidad su luz divina. El mismo Jesús dice: ‘Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la Vida' (Jn 8,12) ¡Sigámoslo a Él, luz verdadera, para no perdernos y para reflejar a nuestra vez luz y calor sobre cuantos atraviesan momentos de dificultad y oscuridad interior!"

El Pontífice agradeció a las ciudades los obsequios ofrecidos, imploró para las delegaciones la protección maternal de la Virgen María y les deseó a todos una Feliz Navidad.

Con información de Radio Vaticano

Loading
Papa recibió delegaciones de Verona y Catanzaro, ciudades que regalaron pesebre y árbol de Plaza de San Pedro

Ciudad del Vaticano (Viernes, 19-12-2014, Gaudium Press) El Papa Francisco ha recibido hoy a la delegaciones de las ciudades italianas de Verona y Catanzaro, aquellas que donaron el pesebre y el árbol que por esta época de Navidad engalanan la Plaza de San Pedro. A ellos el Pontífice dirigió significativas palabras sobre el significado de estos tradicionales símbolos.

"El pesebre y el árbol de Navidad son signos navideños siempre sugestivos y queridos para nuestras familias cristianas: evocan el Misterio de la encarnación, el Hijo unigénito de Dios hecho hombre para salvarnos y la luz que Jesús ha traído al mundo con su nacimiento.

Pesebre_Gaudium_Press.jpg

Pesebre en terracota policromada en el Museo de la Casa de Correos

y Telégrafos en Lima, Perú

Asimismo el pesebre y el árbol tocan el corazón de todos, también el de los que no creen, porque hablan de fraternidad, intimidad y amistad, llamando a los hombres de nuestro tiempo a redescubrir la belleza de la sencillez, del compartir y de la solidaridad. Son una invitación a la unidad, a la concordia y a la paz. A hacer un espacio, en nuestra vida personal y social, para Dios, que no viene con arrogancia a imponer su poder, sino a ofrecer su amor omnipotente a través de la frágil figura de un Niño. Por lo que el pesebre y el árbol traen un mensaje de luz, esperanza y amor", expresó el Pontífice.

¿Para qué vino Jesús al mundo? ¿Qué obligaciones trae al género humano su venida? "Él, el Mesías se hizo hombre y vino entre nosotros para disipar las tinieblas del error y del pecado brindando a la humanidad su luz divina. El mismo Jesús dice: ‘Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la Vida' (Jn 8,12) ¡Sigámoslo a Él, luz verdadera, para no perdernos y para reflejar a nuestra vez luz y calor sobre cuantos atraviesan momentos de dificultad y oscuridad interior!"

El Pontífice agradeció a las ciudades los obsequios ofrecidos, imploró para las delegaciones la protección maternal de la Virgen María y les deseó a todos una Feliz Navidad.

Con información de Radio Vaticano


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Al comentar el evangelio dominical, en la meditación previa al Ángelus, el Papa Francisco pidió a ...
 
La Basílica es uno de los más importantes lugares de oración por las víctimas y sus familiares. ...
 
Hasta el momento se han publicado más de 230 grabaciones del libro litúrgico oficial de la Iglesia ...
 
Tres camiones de provisiones fueron detenidos antes de llegar al centro de acopio de Cáritas y desv ...
 
El gótico es, antes que nada, un vuelo de espíritu ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading