Loading
 
 
 
Loading
 
El Papa advierte contra la hipocresía y dice que Dios limpia el corazón de quien busca practicar el bien
Loading
 
3 de Marzo de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Martes, 03-03-2015, Gaudium Press) Entre los santos fingidos, esos que se preocupan más por aparentar virtud que por practicarla de verdad, y los pecadores que sí se han santificado -estos que más allá del mal hecho, han aprendido a ‘hacer' un bien más grande- no hay duda de a cuáles de ellos prefiere Dios. Ese fue el eje central de la homilía del Papa esta mañana en la Casa Santa Marta.

El bien hay que practicarlo verdaderamente y no en apariencia, tal como indica el profeta Isaías, cuyas palabras en la lectura de hoy son -según declara el Pontífice- un imperativo y al mismo tiempo una ‘invitación', que proviene del Creador: ‘Dejen de hacer el mal, aprendan a hacer el bien', defendiendo a los huérfanos y a las viudas, es decir, ‘aquellos que nadie recuerda' ".

1.jpg
Foto: Radio Vaticano

Detrás de ese mandato a la práctica del bien siempre hay una llamada a la conversión: "Pero ¿cómo puedo convertirme? ¡Aprendan a hacer el bien! La conversión. La suciedad del corazón no se quita como se quita una mancha: vamos a la tintorería y salimos limpios... Se quita con el ‘hacer', tomando un camino distinto, otro camino que no sea el del mal. ¡Aprendan a hacer el bien! Es decir el camino del hacer el bien. Y ¿cómo hago el bien? ¡Es simple! ‘Busquen la justicia, socorran al oprimido, brinden justicia al huérfano, defiendan la causa de la viuda' ".

A quien se esfuerza en la práctica del bien, Dios promete un corazón limpio, perdonado: "Si haces esto, si vienes por este camino, al que te invito - nos dice el Señor - ‘aunque sus pecados fueran color escarlata, ustedes se volverán blancos como la nieve'. Es una exageración, el Señor exagera: ¡pero es la verdad! El Señor nos da el don de su perdón. El Señor perdona generosamente. Pero, yo perdono hasta aquí, después veremos... ¡No, no! ¡El Señor perdona siempre todo! ¡Todo! Pero, si quieres ser perdonado, debes empezar por el camino del hacer el bien. ¡Éste es el don!".

"En la segunda semana de Cuaresma hay estas tres palabras para pensar, meditar: la invitación a la conversión, el don que nos dará el Señor - es decir un don grande, un perdón grande, y la trampa. Es decir fingir que nos convertimos, pero tomar el camino de la hipocresía'", concluyó el Papa.

Con información de Radio Vaticano

Loading
El Papa advierte contra la hipocresía y dice que Dios limpia el corazón de quien busca practicar el bien

Ciudad del Vaticano (Martes, 03-03-2015, Gaudium Press) Entre los santos fingidos, esos que se preocupan más por aparentar virtud que por practicarla de verdad, y los pecadores que sí se han santificado -estos que más allá del mal hecho, han aprendido a ‘hacer' un bien más grande- no hay duda de a cuáles de ellos prefiere Dios. Ese fue el eje central de la homilía del Papa esta mañana en la Casa Santa Marta.

El bien hay que practicarlo verdaderamente y no en apariencia, tal como indica el profeta Isaías, cuyas palabras en la lectura de hoy son -según declara el Pontífice- un imperativo y al mismo tiempo una ‘invitación', que proviene del Creador: ‘Dejen de hacer el mal, aprendan a hacer el bien', defendiendo a los huérfanos y a las viudas, es decir, ‘aquellos que nadie recuerda' ".

1.jpg
Foto: Radio Vaticano

Detrás de ese mandato a la práctica del bien siempre hay una llamada a la conversión: "Pero ¿cómo puedo convertirme? ¡Aprendan a hacer el bien! La conversión. La suciedad del corazón no se quita como se quita una mancha: vamos a la tintorería y salimos limpios... Se quita con el ‘hacer', tomando un camino distinto, otro camino que no sea el del mal. ¡Aprendan a hacer el bien! Es decir el camino del hacer el bien. Y ¿cómo hago el bien? ¡Es simple! ‘Busquen la justicia, socorran al oprimido, brinden justicia al huérfano, defiendan la causa de la viuda' ".

A quien se esfuerza en la práctica del bien, Dios promete un corazón limpio, perdonado: "Si haces esto, si vienes por este camino, al que te invito - nos dice el Señor - ‘aunque sus pecados fueran color escarlata, ustedes se volverán blancos como la nieve'. Es una exageración, el Señor exagera: ¡pero es la verdad! El Señor nos da el don de su perdón. El Señor perdona generosamente. Pero, yo perdono hasta aquí, después veremos... ¡No, no! ¡El Señor perdona siempre todo! ¡Todo! Pero, si quieres ser perdonado, debes empezar por el camino del hacer el bien. ¡Éste es el don!".

"En la segunda semana de Cuaresma hay estas tres palabras para pensar, meditar: la invitación a la conversión, el don que nos dará el Señor - es decir un don grande, un perdón grande, y la trampa. Es decir fingir que nos convertimos, pero tomar el camino de la hipocresía'", concluyó el Papa.

Con información de Radio Vaticano


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La apresurada cremación del Obispo subterráneo contrasta con los elaborados ritos del Obispo ofici ...
 
El Jubileo del Sacerdocio convocó a los Obispos del país y de países vecinos. ...
 
Hace once años, el sacerdote encontró una población católica de apenas 40 personas. ...
 
El Secretario General de la Conferencia Episcopal Católica de Rusia recordó a los mártires en los ...
 
Anunció el Cardenal que el domingo a las 10:00 horas será celebrada una misa en la Basílica de la ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading