Loading
 
 
 
Loading
 
En la Audiencia General de los miércoles, el Papa Francisco habló de las similitudes de la unión Cristo-Iglesia y hombre-mujer
Loading
 
6 de Mayo de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Martes, 06-05-2015, Gaudium Press) Una bella mañana de primavera de mayo, y la hermosa Plaza de San Pedro, fue el escenario para la importante catequesis del Papa hoy sobre el matrimonio y la familia, jalonada por la metáfora paulina: "El marido -dice Pablo- debe amar a la esposa "como el propio cuerpo" (Ef. 5, 28); amarla como Cristo "como Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella" (v. 25)", según recordó el Pontífice.

"Inspirado por el Espíritu Santo, Pablo afirma que el amor entre los cónyuges es imagen del amor entre Cristo y la Iglesia. ¡Una dignidad impensable! ¡Pero, en realidad, está inscrita en el designio creador de Dios, y con la gracia de Cristo innumerables parejas cristianas, aún con sus límites, sus pecados, la han realizado!", dijo el Papa.

1.jpg
Foto: Radio Vaticano

El Papa Francisco recordó otros importantes puntos de la enseñanza de la Iglesia sobre la vida matrimonial: "El sacramento del matrimonio es un gran acto de fe y de amor: testimonia el coraje de creer en la belleza del acto creador de Dios y de vivir aquel amor que empuja a seguir adelante siempre más allá, más allá de sí mismos y también más allá de la misma familia. La vocación cristiana a amar sin reservas y sin medida es lo que está en la base también del libre consentimiento que constituye el matrimonio".

El buen o mal andamiento de los matrimonios, repercute directamente en la vida de la Iglesia: "La misma Iglesia está plenamente involucrada en la historia de todo matrimonio cristiano: se edifica en sus logros y padece en sus fracasos. Pero debemos interrogarnos con seriedad: ¿aceptamos completamente, nosotros mismos, como creyentes y como pastores también, este vínculo indisoluble de la historia de Cristo y de la Iglesia con la historia del matrimonio y de la familia humana? ¿Estamos dispuestos a asumirnos seriamente esta responsabilidad, es decir, que todo matrimonio va en el camino del amor que Cristo tiene a la Iglesia? ¡Esto es grande!"

Asimismo, el matrimonio es camino para que a través de él el Señor derrame a todos sus bendiciones: "La decisión de "casarse en el Señor" contiene también una dimensión misionera, que significa tener en el corazón la disponibilidad a hacerse intermediario de la bendición de Dios y de la gracia del Señor para todos. En efecto, los esposos cristianos participan, como esposos, en la misión de la Iglesia". "¡La Iglesia, para ofrecer a todos los dones de la fe, del amor y de la esperanza, tiene necesidad también de la valerosa fidelidad de los esposos a la gracia de su sacramento!".

Finalmente el Papa recordó que los caminos de todos los hombres, en su vida familiar, eclesial y social, deben imitar el amor del Señor a su Iglesia:

"La ruta así está marcada para siempre, es la ruta del amor: se ama como ama Dios, para siempre. Cristo no cesa de cuidar a la Iglesia: la ama siempre, la cuida siempre, como a sí mismo. Cristo no cesa de quitar del rostro humano las manchas y las arrugas de todo tipo. Es conmovedora y tan bella esta irradiación de la fuerza y de la ternura de Dios que se transmite de pareja a pareja, de familia a familia. Tiene razón San Pablo: ¡esto es realmente un "gran misterio"! Hombres y mujeres, suficientemente valientes para llevar este tesoro en los "vasos de barro" de nuestra humanidad. Estos hombres y mujeres, que son así valientes son un recurso esencial para la Iglesia, también para todo el mundo".

Con información de Radio Vaticano

 

 

Loading
En la Audiencia General de los miércoles, el Papa Francisco habló de las similitudes de la unión Cristo-Iglesia y hombre-mujer

Ciudad del Vaticano (Martes, 06-05-2015, Gaudium Press) Una bella mañana de primavera de mayo, y la hermosa Plaza de San Pedro, fue el escenario para la importante catequesis del Papa hoy sobre el matrimonio y la familia, jalonada por la metáfora paulina: "El marido -dice Pablo- debe amar a la esposa "como el propio cuerpo" (Ef. 5, 28); amarla como Cristo "como Cristo amó a la Iglesia y se entregó por ella" (v. 25)", según recordó el Pontífice.

"Inspirado por el Espíritu Santo, Pablo afirma que el amor entre los cónyuges es imagen del amor entre Cristo y la Iglesia. ¡Una dignidad impensable! ¡Pero, en realidad, está inscrita en el designio creador de Dios, y con la gracia de Cristo innumerables parejas cristianas, aún con sus límites, sus pecados, la han realizado!", dijo el Papa.

1.jpg
Foto: Radio Vaticano

El Papa Francisco recordó otros importantes puntos de la enseñanza de la Iglesia sobre la vida matrimonial: "El sacramento del matrimonio es un gran acto de fe y de amor: testimonia el coraje de creer en la belleza del acto creador de Dios y de vivir aquel amor que empuja a seguir adelante siempre más allá, más allá de sí mismos y también más allá de la misma familia. La vocación cristiana a amar sin reservas y sin medida es lo que está en la base también del libre consentimiento que constituye el matrimonio".

El buen o mal andamiento de los matrimonios, repercute directamente en la vida de la Iglesia: "La misma Iglesia está plenamente involucrada en la historia de todo matrimonio cristiano: se edifica en sus logros y padece en sus fracasos. Pero debemos interrogarnos con seriedad: ¿aceptamos completamente, nosotros mismos, como creyentes y como pastores también, este vínculo indisoluble de la historia de Cristo y de la Iglesia con la historia del matrimonio y de la familia humana? ¿Estamos dispuestos a asumirnos seriamente esta responsabilidad, es decir, que todo matrimonio va en el camino del amor que Cristo tiene a la Iglesia? ¡Esto es grande!"

Asimismo, el matrimonio es camino para que a través de él el Señor derrame a todos sus bendiciones: "La decisión de "casarse en el Señor" contiene también una dimensión misionera, que significa tener en el corazón la disponibilidad a hacerse intermediario de la bendición de Dios y de la gracia del Señor para todos. En efecto, los esposos cristianos participan, como esposos, en la misión de la Iglesia". "¡La Iglesia, para ofrecer a todos los dones de la fe, del amor y de la esperanza, tiene necesidad también de la valerosa fidelidad de los esposos a la gracia de su sacramento!".

Finalmente el Papa recordó que los caminos de todos los hombres, en su vida familiar, eclesial y social, deben imitar el amor del Señor a su Iglesia:

"La ruta así está marcada para siempre, es la ruta del amor: se ama como ama Dios, para siempre. Cristo no cesa de cuidar a la Iglesia: la ama siempre, la cuida siempre, como a sí mismo. Cristo no cesa de quitar del rostro humano las manchas y las arrugas de todo tipo. Es conmovedora y tan bella esta irradiación de la fuerza y de la ternura de Dios que se transmite de pareja a pareja, de familia a familia. Tiene razón San Pablo: ¡esto es realmente un "gran misterio"! Hombres y mujeres, suficientemente valientes para llevar este tesoro en los "vasos de barro" de nuestra humanidad. Estos hombres y mujeres, que son así valientes son un recurso esencial para la Iglesia, también para todo el mundo".

Con información de Radio Vaticano

 

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El templo había sido gravemente dañado durante la ocupación de las fuerzas de ISIS. ...
 
La muestra está organizada en las categorías: "El Nacimiento", "El piso de la Diócesis", "Rezar y ...
 
La Comisión Arquidiocesana de Animación para la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), en Salvador ...
 
Se trató de la 10ª edición del festival de villancicos "Nadalenques al carrer" que se realiza con ...
 
Algunos días después de la Encarnación del Verbo, María Santísima fue "de prisa a las montañas ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading