Loading
 
 
 
Loading
 
14 años pintando una réplica de la Capilla Sixtina en una parroquia mexicana
Loading
 
14 de Enero de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad de México (Jueves, 14-01-2016, Gaudium Press) Con el nombre del famoso pintor italiano Miguel Ángel Buonarroti, pero de apellido Macías, Miguel Francisco, es un artista mexicano que hace 14 años se aventuró a una empresa que para algunos parecía una locura: pintar una réplica de la Capilla Sixtina en la parroquia del Perpetuo Socorro, situada en el barrio Colonia Moctezuma de Ciudad de México.

Todo comenzó en con un no planeado, pero sorpresivo, viaje a Europa que realizó en el año 2000 justo cuando se jubiló. Acompañó a un amigo arquitecto, le regalaron la mitad del pasaje y cubrió el resto con sus ahorros. En su paso por Roma, y al visitar la Basílica de San Pedro, la tumba de los Pontífices y los museos vaticanos, Macías quedó impactado con la belleza y armonía de la Capilla Sixtina.

tabascohoy-com sixtina mexicana.jpg
La única intensión de Macías al realizar la réplica de la Sixtina es llevar una parte del Vaticano a su natal México / Foto: tabascohoy.com

"El día que la visité (...) me quedé contemplándola hasta que los guardias me obligaron a abandonar la sala", cuenta el pintor citado por el medio de comunicación Tierras de América.

Estando allí, se percata que las dimensiones de la Sixtina eran similares a la de su parroquia, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, y "medí el ancho y el largo dando pasos entre la gente". Ya regresando a México, realizó la misma medición dando pasos en la iglesia de su barrio y habló con el párroco de turno quien le permitió realizar este sueño.

"Todo coincidía, salvo la altura, porque la Capilla Sixtina tiene 20 metros de alto, mientras la de aquí solo 10, pero hasta la curvatura de la bóveda era similar", comentó.

"Empecé a pintar y ahí sigo todavía hasta la fecha. Pero si es la única copia en el mundo, original", dijo a Once TV México.

A diferencia del italiano Miguel Ángel, quien pintó la bóveda de la Sixtina boca arriba, Miguel Fernando prefirió hacerlo sobre lienzos y con la técnica del acrílico, para colocar luego las obras en la cúpula, uniendo las piezas en un gran mosaico. Para situar cada pieza en la bóveda, el artista ha necesitado de una plataforma que eleva el lienzo con un sistema de chanchos y cuerdas, muy similar a la que utilizó el italiano en su famosa obra.

Capilla Sixtina mexicana3.jpg
Capilla Sixtina mexicana2.jpg
El artista mexicano, con el apoyo de varios amigos, es quien ha asumido los costos de tan grande obra / Fotos: Once TV México.

"Cuando se colocó el primer lienzo, allá como en el año 2002, vino el cardenal Rivera Carrera a darle la bendición a la obra", contó. Tampoco han faltado otros visitantes ilustres así como medios de comunicación, no solo de México, sino de otros países, como Alemania, que han llegado hasta la parroquia a apreciar la Sixtina mexicana.

Su sueño ahora, cuando ya se acerca a sus 70 años de edad, es culminar el Juicio Final, también obra de Miguel Ángel. "Si Dios me da licencia, vida y salud, yo me encargo de lo demás", expresó.

El artista mexicano, con el apoyo de varios amigos, es quien ha asumido los costos de tan grande obra. Algunas personas también se han fascinado con los trabajos y no han dudado en ayudarle económicamente, como lo hace una anciana quien le lleva a Miguel Francisco 250 pesos mexicanos cada vez que cobra su pensión.

La única intensión de Macías al realizar la réplica de la Sixtina es llevar una parte del Vaticano a su natal México.

Con información de Tierras de América y Once TV México.

 

Loading
14 años pintando una réplica de la Capilla Sixtina en una parroquia mexicana

Ciudad de México (Jueves, 14-01-2016, Gaudium Press) Con el nombre del famoso pintor italiano Miguel Ángel Buonarroti, pero de apellido Macías, Miguel Francisco, es un artista mexicano que hace 14 años se aventuró a una empresa que para algunos parecía una locura: pintar una réplica de la Capilla Sixtina en la parroquia del Perpetuo Socorro, situada en el barrio Colonia Moctezuma de Ciudad de México.

Todo comenzó en con un no planeado, pero sorpresivo, viaje a Europa que realizó en el año 2000 justo cuando se jubiló. Acompañó a un amigo arquitecto, le regalaron la mitad del pasaje y cubrió el resto con sus ahorros. En su paso por Roma, y al visitar la Basílica de San Pedro, la tumba de los Pontífices y los museos vaticanos, Macías quedó impactado con la belleza y armonía de la Capilla Sixtina.

tabascohoy-com sixtina mexicana.jpg
La única intensión de Macías al realizar la réplica de la Sixtina es llevar una parte del Vaticano a su natal México / Foto: tabascohoy.com

"El día que la visité (...) me quedé contemplándola hasta que los guardias me obligaron a abandonar la sala", cuenta el pintor citado por el medio de comunicación Tierras de América.

Estando allí, se percata que las dimensiones de la Sixtina eran similares a la de su parroquia, Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, y "medí el ancho y el largo dando pasos entre la gente". Ya regresando a México, realizó la misma medición dando pasos en la iglesia de su barrio y habló con el párroco de turno quien le permitió realizar este sueño.

"Todo coincidía, salvo la altura, porque la Capilla Sixtina tiene 20 metros de alto, mientras la de aquí solo 10, pero hasta la curvatura de la bóveda era similar", comentó.

"Empecé a pintar y ahí sigo todavía hasta la fecha. Pero si es la única copia en el mundo, original", dijo a Once TV México.

A diferencia del italiano Miguel Ángel, quien pintó la bóveda de la Sixtina boca arriba, Miguel Fernando prefirió hacerlo sobre lienzos y con la técnica del acrílico, para colocar luego las obras en la cúpula, uniendo las piezas en un gran mosaico. Para situar cada pieza en la bóveda, el artista ha necesitado de una plataforma que eleva el lienzo con un sistema de chanchos y cuerdas, muy similar a la que utilizó el italiano en su famosa obra.

Capilla Sixtina mexicana3.jpg
Capilla Sixtina mexicana2.jpg
El artista mexicano, con el apoyo de varios amigos, es quien ha asumido los costos de tan grande obra / Fotos: Once TV México.

"Cuando se colocó el primer lienzo, allá como en el año 2002, vino el cardenal Rivera Carrera a darle la bendición a la obra", contó. Tampoco han faltado otros visitantes ilustres así como medios de comunicación, no solo de México, sino de otros países, como Alemania, que han llegado hasta la parroquia a apreciar la Sixtina mexicana.

Su sueño ahora, cuando ya se acerca a sus 70 años de edad, es culminar el Juicio Final, también obra de Miguel Ángel. "Si Dios me da licencia, vida y salud, yo me encargo de lo demás", expresó.

El artista mexicano, con el apoyo de varios amigos, es quien ha asumido los costos de tan grande obra. Algunas personas también se han fascinado con los trabajos y no han dudado en ayudarle económicamente, como lo hace una anciana quien le lleva a Miguel Francisco 250 pesos mexicanos cada vez que cobra su pensión.

La única intensión de Macías al realizar la réplica de la Sixtina es llevar una parte del Vaticano a su natal México.

Con información de Tierras de América y Once TV México.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/75941-14-anos-pintando-una-replica-de-la-Capilla-Sixtina-en-una-parroquia-mexicana-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

En la meditación previa al Ángelus dominical, el Papa Francisco comentó la lectura evangélica de ...
 
El Secretario de Asuntos Públicos de la Conferencia de Obispos lamentó que la decisión pueda ser ...
 
El respeto de la voluntad de Dios establece un límite necesario a la autoridad humana. ...
 
El Beato Fernando Saperas dio su vida para defender su virginal consagración a Dios. ...
 
En su homilía, el arzobispo además hizo un pedido: "quiero contar con la oración de mi pueblo par ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading