Loading
 
 
 
Loading
 
El Ángel de la Cuerda: localidad valenciana revive tradición de 100 años de antigüedad
Loading
 
30 de Marzo de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Valencia (Miércoles, 30-03-2016, Gaudium Press) Todos los años la población valenciana de Alfarrasí, en España, termina la Semana Santa de una manera muy especial con una tradición que ya cumple un siglo. Se trata del ‘Angelet de la corda' o Ángel de la Cuerda. El acto, que es el último de la Semana Mayor y ocurre el Domingo de Resurrección, tiene como protagonista a una niña de tres años que atraviesa la Plaza Mayor de la localidad vestida de ángel, sujeta por unos arneses y movida por unas poleas para quitarle el velo negro a la Virgen de los Dolores y secarle sus lágrimas.

bajadaangeltudela-com1jpg.jpg
Jose Andrés Boix - AVAN.jpg
bajadaangeltudela-comjpg.jpg
La Bajada del Ángel se realiza en Alfarrasí desde 1912 / Fotos: bajadaangeltudela.com y José Andrés Boix - AVAN.

Este año el ángel fue interpretado por la pequeña Martina Ureña, quien se asomó por la Plaza Mayor de la localidad valenciana prendiendo de una nube blanca de algodón alrededor de las 9:00 de la mañana. Allí estaba instalada la imagen de la Nuestra Señora Dolorosa y la de su Hijo Resucitado. Al empezar a andar ambas efigies, y antes del glorioso encuentro de la Madre con el Hijo, la Virgen es despojada de su velo negro como signo de la alegría pascual y anuncio de que Cristo ha resucitado.

En el momento en que el ángel toma el velo, globos de colores y palomas vuelan por el cielo, también como símbolo de la alegría de la Pascua y del encuentro de María con Jesús.

La costumbre dice que el ángel ha de ser interpretado por una niña de tres o cuatro años de edad, quien es escogida a través de unas pruebas que realiza el Ayuntamiento de Alfarrasí. La niña que representa el ‘Angelet' es la primera que supera la prueba de descender por la cuerda.

Esta tradición llegó al municipio de Alfarrasí en 1912 desde la localidad de Jaca en Navarra, por iniciativa de José Ramón Esteve, quien presenció el acto cuando prestaba en este lugar el servicio militar y propuso se realizase en su parroquia cada Domingo de Resurrección. En un principio pensó en su hija para la representación del ángel, pero por ser mayor, se escogió a una pequeña de la vecindad, la niña Otilia Vidal, quien inició la tradición y realizó el acto por dos años consecutivos.

Pero la "La bajada del Ángel", como también es conocido, tiene su origen en Tudela, Navarra cuando en el siglo XIII, y durante el Domingo de Resurrección, se representaba el momento cuando un ángel, entonando el Aleluya, le anuncia a María que su Hijo a resucitado y le seca las lágrimas del dolor de la crucifixión que atravesó su corazón.

En su principio la tradición no se hacía como se conoce hoy. Antes, durante la procesión del Resucitado, acompañaban la imagen de Jesús varios niños vestidos de ángeles quienes a su paso anunciaban el gran acontecimiento pascual. Ya en 1663 el evento se comenzó a realizar como hoy.

Esta celebración en Tudela fue declarada Fiesta de Interés Turístico de Navarra y Fiesta de Interés Turístico Nacional. Hoy se replica en otras ciudades, entre ellas, Ablitas, Aranda de Duero, Peñafiel, Muros, Ariza, además de Alfarrasí; así como en Saragura Loja, en Ecuador.

Para dar a conocer la historia del ‘Angelet de la Corda' de Alfarrasí, el año pasado fue instalado en la localidad valenciana un museo en el que se recopilan fotografías de las más de 80 niñas que han participado de esta celebración en los últimos cien años.

Con información de AVAN y bajadaangeltudela.com.

Loading
El Ángel de la Cuerda: localidad valenciana revive tradición de 100 años de antigüedad

Valencia (Miércoles, 30-03-2016, Gaudium Press) Todos los años la población valenciana de Alfarrasí, en España, termina la Semana Santa de una manera muy especial con una tradición que ya cumple un siglo. Se trata del ‘Angelet de la corda' o Ángel de la Cuerda. El acto, que es el último de la Semana Mayor y ocurre el Domingo de Resurrección, tiene como protagonista a una niña de tres años que atraviesa la Plaza Mayor de la localidad vestida de ángel, sujeta por unos arneses y movida por unas poleas para quitarle el velo negro a la Virgen de los Dolores y secarle sus lágrimas.

bajadaangeltudela-com1jpg.jpg
Jose Andrés Boix - AVAN.jpg
bajadaangeltudela-comjpg.jpg
La Bajada del Ángel se realiza en Alfarrasí desde 1912 / Fotos: bajadaangeltudela.com y José Andrés Boix - AVAN.

Este año el ángel fue interpretado por la pequeña Martina Ureña, quien se asomó por la Plaza Mayor de la localidad valenciana prendiendo de una nube blanca de algodón alrededor de las 9:00 de la mañana. Allí estaba instalada la imagen de la Nuestra Señora Dolorosa y la de su Hijo Resucitado. Al empezar a andar ambas efigies, y antes del glorioso encuentro de la Madre con el Hijo, la Virgen es despojada de su velo negro como signo de la alegría pascual y anuncio de que Cristo ha resucitado.

En el momento en que el ángel toma el velo, globos de colores y palomas vuelan por el cielo, también como símbolo de la alegría de la Pascua y del encuentro de María con Jesús.

La costumbre dice que el ángel ha de ser interpretado por una niña de tres o cuatro años de edad, quien es escogida a través de unas pruebas que realiza el Ayuntamiento de Alfarrasí. La niña que representa el ‘Angelet' es la primera que supera la prueba de descender por la cuerda.

Esta tradición llegó al municipio de Alfarrasí en 1912 desde la localidad de Jaca en Navarra, por iniciativa de José Ramón Esteve, quien presenció el acto cuando prestaba en este lugar el servicio militar y propuso se realizase en su parroquia cada Domingo de Resurrección. En un principio pensó en su hija para la representación del ángel, pero por ser mayor, se escogió a una pequeña de la vecindad, la niña Otilia Vidal, quien inició la tradición y realizó el acto por dos años consecutivos.

Pero la "La bajada del Ángel", como también es conocido, tiene su origen en Tudela, Navarra cuando en el siglo XIII, y durante el Domingo de Resurrección, se representaba el momento cuando un ángel, entonando el Aleluya, le anuncia a María que su Hijo a resucitado y le seca las lágrimas del dolor de la crucifixión que atravesó su corazón.

En su principio la tradición no se hacía como se conoce hoy. Antes, durante la procesión del Resucitado, acompañaban la imagen de Jesús varios niños vestidos de ángeles quienes a su paso anunciaban el gran acontecimiento pascual. Ya en 1663 el evento se comenzó a realizar como hoy.

Esta celebración en Tudela fue declarada Fiesta de Interés Turístico de Navarra y Fiesta de Interés Turístico Nacional. Hoy se replica en otras ciudades, entre ellas, Ablitas, Aranda de Duero, Peñafiel, Muros, Ariza, además de Alfarrasí; así como en Saragura Loja, en Ecuador.

Para dar a conocer la historia del ‘Angelet de la Corda' de Alfarrasí, el año pasado fue instalado en la localidad valenciana un museo en el que se recopilan fotografías de las más de 80 niñas que han participado de esta celebración en los últimos cien años.

Con información de AVAN y bajadaangeltudela.com.


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Desafiando las bajas temperaturas del frente frío, los devotos se congregan en la Basílica de Guad ...
 
Los prelados afirmaron que "se ha hecho justicia" al conseguir la devolución de las obras de arte s ...
 
La obra de San Maximiliano María Kolbe, un ejército espiritual de consagrados a la Santísima Virg ...
 
El concierto será dirigido por el fundador del Coro de la Diócesis de Roma, Mons. Frisina, en la B ...
 
La ceremonia ocurrirá el viernes 15 de diciembre. La Ermita será considerada la menor basílica de ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading