Loading
 
 
 
Loading
 
La historia del "Lloroncito", el Niño Jesús de Santa Teresa
Loading
 
29 de Agosto de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Lunes, 29-08-2016, Gaudium Press) Teresa de Jesús, la santa, mística, doctora de la Iglesia, era una gran devota a la infancia de Jesús. Prueba de ello es la presencia de la imagen del Niño Jesús en cada una de sus fundaciones carmelitanas. Incluso existe una leyenda que dice que la preciosa imagen del Divino Infante que hoy es venerada en la iglesia de Santa María la Victoria en Praga, República Checa, perteneció a la religiosa reformadora de la Orden del Carmelo.

El Lloroncito de Santa Teresa.jpg
Niño Jesús "Lloroncito" / Foto: Gaudium Press.

Por eso no es de extrañar que entre los tesoros de valor espiritual que dejó la santa se encuentren varias imágenes del pequeño Jesús. Pero hay una que llama la atención entre las demás: la conocida como "El Lloroncito".

La hermosa imagen -que recuerda justamente al Niño Jesús de Praga, porque con su mano derecha bendice y con la izquierda sostiene un globo que representa el universo- se encuentra en el Convento San José de Toledo; una de las fundaciones de Teresa de Jesús.

La efigie, que sólo mide 20 centímetros de altura, fue tallada en madera y data del siglo XVII, fue llevada por la santa a Toledo cuando fundó el Convento en esta ciudad en 1569, siendo su quinta fundación.

De acuerdo con una tradición carmelitana, la pequeña imagen es llamada "El Lloroncito" porque cuando Santa Teresa de Ávila debía marchar y dejaba el Convento de Toledo, el rostro del Niño Jesús se transformaba con un puchero y lloraba.

Así está escrito en el museo del convento que resguarda este tesoro: "El día 8 de junio de 1580 se despedía Santa Teresa de sus religiosas de Toledo, para dirigirse a Segovia. El corazón, naturalmente afectuoso, de la Santa, sufría cruelmente en estas despedidas, en especial cuando pensaba que nos las había de tornar a ver (a sus hijas). No ella ni sus queridas religiosas se engañaban esta vez, pues todas presentían que la Madre llegaba a término de su jornada en la tierra. Según piadosa tradición, hasta una imagen del Niño Jesús se asoció al duelo de las monjas, derramando lágrimas al despedirse la Santa de su querido convento de Toledo. Desde entonces llaman a esta imagen con el cariñoso nombre del ‘Niño Lloroncito'".

Como todo Niño Rey, la imagen cuenta también con un hermoso ajuar con varias túnicas bordadas, complementos de orfebrería, zapatos y sonajeros, que eran piezas habituales de la dote de las religiosas.

Ajuar del Lloroncito.jpg
El ajuar del "Lloroncito" / Foto: Gaudium Press.

"Yo soy Jesús de Teresa"

Otra tradición también habla del encuentro personal que tuvo Santa Teresa con el Niño Jesús.

Se cuenta que el hecho ocurrió en el Monasterio de la Encarnación en Ávila un día que la Madre bajaba por las escaleras y tropezó con un precioso niño que le sonreía. Sor Teresa sorprendida por ver a un pequeño dentro del Convento se dirige a él y le pregunta: "¿Y tú quién eres?". A lo que el niño le responde con otra pregunta: "¿Y quién eres tú?". La Madre le dijo: "Yo soy Teresa de Jesús". Y el niño, con una amplia y luminosa sonrisa, le dice: "Pues, yo soy Jesús de Teresa".

 

Notas relacionadas:

Praga conmemora este fin de semana la Coronación del Santo Niño Jesús

Documental habla de la devoción universal al Milagroso Niño Jesús de Praga

Una cuna para el Niño Jesús, Rey de reyes

 

Gaudium Press / Sonia Trujillo

 

Loading
La historia del "Lloroncito", el Niño Jesús de Santa Teresa

Redacción (Lunes, 29-08-2016, Gaudium Press) Teresa de Jesús, la santa, mística, doctora de la Iglesia, era una gran devota a la infancia de Jesús. Prueba de ello es la presencia de la imagen del Niño Jesús en cada una de sus fundaciones carmelitanas. Incluso existe una leyenda que dice que la preciosa imagen del Divino Infante que hoy es venerada en la iglesia de Santa María la Victoria en Praga, República Checa, perteneció a la religiosa reformadora de la Orden del Carmelo.

El Lloroncito de Santa Teresa.jpg
Niño Jesús "Lloroncito" / Foto: Gaudium Press.

Por eso no es de extrañar que entre los tesoros de valor espiritual que dejó la santa se encuentren varias imágenes del pequeño Jesús. Pero hay una que llama la atención entre las demás: la conocida como "El Lloroncito".

La hermosa imagen -que recuerda justamente al Niño Jesús de Praga, porque con su mano derecha bendice y con la izquierda sostiene un globo que representa el universo- se encuentra en el Convento San José de Toledo; una de las fundaciones de Teresa de Jesús.

La efigie, que sólo mide 20 centímetros de altura, fue tallada en madera y data del siglo XVII, fue llevada por la santa a Toledo cuando fundó el Convento en esta ciudad en 1569, siendo su quinta fundación.

De acuerdo con una tradición carmelitana, la pequeña imagen es llamada "El Lloroncito" porque cuando Santa Teresa de Ávila debía marchar y dejaba el Convento de Toledo, el rostro del Niño Jesús se transformaba con un puchero y lloraba.

Así está escrito en el museo del convento que resguarda este tesoro: "El día 8 de junio de 1580 se despedía Santa Teresa de sus religiosas de Toledo, para dirigirse a Segovia. El corazón, naturalmente afectuoso, de la Santa, sufría cruelmente en estas despedidas, en especial cuando pensaba que nos las había de tornar a ver (a sus hijas). No ella ni sus queridas religiosas se engañaban esta vez, pues todas presentían que la Madre llegaba a término de su jornada en la tierra. Según piadosa tradición, hasta una imagen del Niño Jesús se asoció al duelo de las monjas, derramando lágrimas al despedirse la Santa de su querido convento de Toledo. Desde entonces llaman a esta imagen con el cariñoso nombre del ‘Niño Lloroncito'".

Como todo Niño Rey, la imagen cuenta también con un hermoso ajuar con varias túnicas bordadas, complementos de orfebrería, zapatos y sonajeros, que eran piezas habituales de la dote de las religiosas.

Ajuar del Lloroncito.jpg
El ajuar del "Lloroncito" / Foto: Gaudium Press.

"Yo soy Jesús de Teresa"

Otra tradición también habla del encuentro personal que tuvo Santa Teresa con el Niño Jesús.

Se cuenta que el hecho ocurrió en el Monasterio de la Encarnación en Ávila un día que la Madre bajaba por las escaleras y tropezó con un precioso niño que le sonreía. Sor Teresa sorprendida por ver a un pequeño dentro del Convento se dirige a él y le pregunta: "¿Y tú quién eres?". A lo que el niño le responde con otra pregunta: "¿Y quién eres tú?". La Madre le dijo: "Yo soy Teresa de Jesús". Y el niño, con una amplia y luminosa sonrisa, le dice: "Pues, yo soy Jesús de Teresa".

 

Notas relacionadas:

Praga conmemora este fin de semana la Coronación del Santo Niño Jesús

Documental habla de la devoción universal al Milagroso Niño Jesús de Praga

Una cuna para el Niño Jesús, Rey de reyes

 

Gaudium Press / Sonia Trujillo

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/81650-La-historia-del--Lloroncito---el-Nino-Jesus-de-Santa-Teresa--. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Como Brochero, misioneros del amor del Padre”, será el lema de la Semana Brocheriana 2018 que com ...
 
La iniciativa avanza en el Parlamento con una votación de 277 contra 134 en el Sejm (Cámara Baja). ...
 
La tumba del santo chileno fue visitada el martes 16 por el Papa Francisco en el marco del viaje apo ...
 
En alocución de hace dos días, el presidente pidió abrir investigación al Arzobispo de Barquisim ...
 
A partir del día 20 de enero, en la Arquidiócesis de Évora, en Portugal, la parroquia de Nuestra ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading