Loading
 
 
 
Loading
 
El Papa comentó en el Ángelus el "capítulo de la misericordia"
Loading
 
12 de Septiembre de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Lunes, 12-09-2016, Gaudium Press) En el Ángelus dominical, ante miles de personas reunidas en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco comentó el capítulo 15 de Evangelio de San Lucas, considerado por muchos el "capítulo de la misericordia". Este capítiulo contiene tres parábolas: "En la primera parábola Dios es presentado como un pastor que deja las noventa y nueve ovejas para ir a la búsqueda de aquella perdida. En la segunda, es comparado con una mujer que perdió una moneda y la busca hasta que la encuentra. En la tercera parábola Dios es imaginado como un padre que acoge al hijo que se había alejado; la figura del padre desvela el corazón de Dios, de Dios misericordioso manifestado en Jesús", expresó el Papa.

1.png

"Un elemento común de estas parábolas es aquel expresado por los verbos que significan alegrarse juntos, festejar. No se habla de estar de luto. Se goza, se festeja. El pastor llama a amigos y vecinos y les dice: 'Alégrense conmigo, porque encontré la oveja que se me había perdido' (v.6); la mujer llama a las amigas y a las vecinas diciendo: 'Alégrense conmigo, porque encontré la moneda que se me había perdido' (v. 9); el padre dice al otro hijo: 'Es justo que haya fiesta y alegría, porque tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado" (v.32)". Es la alegría de un Dios que busca la salvación del hombre.

"¿Alguna vez han pensado que cada vez que nos acercamos al confesionario, hay alegría y fiesta en el cielo? ¿Han pensado esto? ¡Es hermoso!", se alegró a su vez el Pontífice.

"Esto nos infunde gran esperanza porque no hay pecado en el que hayamos caído del cual, con la gracia de Dios, no podemos renacer; no hay una persona irrecuperable: ¡nadie es irrecuperable! Porque Dios no deja jamás de querer nuestro bien, ¡aun cuando pecamos!"

"La Virgen María, Refugio de los pecadores, haga nacer en nuestros corazones la confianza que se encendió en el corazón del hijo pródigo: 'Ahora mismo iré a la casa de mi padre y le diré: - Padre, pequé contra el Cielo y contra ti' (v. 18). Por este camino, podemos dar alegría a Dios, y su alegría puede volverse su fiesta y la nuestra", concluyó el Papa.

Con información de Radio Vaticano

 

 

Loading
El Papa comentó en el Ángelus el "capítulo de la misericordia"

Ciudad del Vaticano (Lunes, 12-09-2016, Gaudium Press) En el Ángelus dominical, ante miles de personas reunidas en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco comentó el capítulo 15 de Evangelio de San Lucas, considerado por muchos el "capítulo de la misericordia". Este capítiulo contiene tres parábolas: "En la primera parábola Dios es presentado como un pastor que deja las noventa y nueve ovejas para ir a la búsqueda de aquella perdida. En la segunda, es comparado con una mujer que perdió una moneda y la busca hasta que la encuentra. En la tercera parábola Dios es imaginado como un padre que acoge al hijo que se había alejado; la figura del padre desvela el corazón de Dios, de Dios misericordioso manifestado en Jesús", expresó el Papa.

1.png

"Un elemento común de estas parábolas es aquel expresado por los verbos que significan alegrarse juntos, festejar. No se habla de estar de luto. Se goza, se festeja. El pastor llama a amigos y vecinos y les dice: 'Alégrense conmigo, porque encontré la oveja que se me había perdido' (v.6); la mujer llama a las amigas y a las vecinas diciendo: 'Alégrense conmigo, porque encontré la moneda que se me había perdido' (v. 9); el padre dice al otro hijo: 'Es justo que haya fiesta y alegría, porque tu hermano estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado" (v.32)". Es la alegría de un Dios que busca la salvación del hombre.

"¿Alguna vez han pensado que cada vez que nos acercamos al confesionario, hay alegría y fiesta en el cielo? ¿Han pensado esto? ¡Es hermoso!", se alegró a su vez el Pontífice.

"Esto nos infunde gran esperanza porque no hay pecado en el que hayamos caído del cual, con la gracia de Dios, no podemos renacer; no hay una persona irrecuperable: ¡nadie es irrecuperable! Porque Dios no deja jamás de querer nuestro bien, ¡aun cuando pecamos!"

"La Virgen María, Refugio de los pecadores, haga nacer en nuestros corazones la confianza que se encendió en el corazón del hijo pródigo: 'Ahora mismo iré a la casa de mi padre y le diré: - Padre, pequé contra el Cielo y contra ti' (v. 18). Por este camino, podemos dar alegría a Dios, y su alegría puede volverse su fiesta y la nuestra", concluyó el Papa.

Con información de Radio Vaticano

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/81975-El-Papa-comento-en-el-Angelus-el--capitulo-de-la-misericordia-. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

En la meditación previa al Ángelus dominical, el Papa Francisco comentó la lectura evangélica de ...
 
El Secretario de Asuntos Públicos de la Conferencia de Obispos lamentó que la decisión pueda ser ...
 
El respeto de la voluntad de Dios establece un límite necesario a la autoridad humana. ...
 
El Beato Fernando Saperas dio su vida para defender su virginal consagración a Dios. ...
 
En su homilía, el arzobispo además hizo un pedido: "quiero contar con la oración de mi pueblo par ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading