Loading
 
 
 
Loading
 
Noche mística
Loading
 
20 de Septiembre de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción - (Martes 20-09-2016, Gaudium Press) - En los principios de la constitución de la Orden de los Franciscanos, la necesidad obligaba a todos los monjes, incluso San Francisco, a dormir en el piso del dormitorio. Pero, mientras todos dormían, el santo Fundador se levantaba, salía del dormitorio e iba rezar durante algunas horas. Después volvía a dormir, para que a la hora del despertar nadie percibiese su falta.

Nuestra Senora.jpg
Pidamos a Nuestra Señora que nuestra cadena esté bien atada a Ella y, así, estaremos siempre despiertos para contemplar las grandezas de Dios.

Ahora, fue admitido en la orden un jovencito muy inocente, que devotaba gran admiración a San Francisco. Analizaba cada paso de su Fundador, y le causaba mucha curiosidad saber lo que él hacía durante las noches. Por eso, diseñó un plan: cierta noche, se acostó próximo a San Francisco y ató la cuerda de su hábito a la cuerda del hábito del Santo, para así ser alertado cuando el Santo se levantase.

Pero San Francisco, al despertar para las oraciones de costumbre, vio las cuerdas atadas y con mucha delicadeza las desató, sin despertar al niño. Poco después, el niño despertó, vio la cuerda desatada y notó la ausencia del santo. Sin perder la esperanza, salió a su búsqueda. Encontrando la puerta del patio abierta y escuchando algunas voces, se acercó y encontró a San Francisco conversando con Nuestro Señor, Nuestra Señora, San Juan Bautista y San Juan Evangelista.

Al contemplar esta escena, el niño desmayó...

Terminada la celestial conversación, San Francisco comenzó a volver para el dormitorio y, en el camino, tropezó con el pequeño desmayado. Se agachó, lo tomó en los brazos y lo cargó hasta el dormitorio. Al día siguiente, le dio obediencia de no contar a nadie el hecho, mientras viviese San Francisco.

¿Qué enseñanza podemos sacar de este hecho? Pidamos a Nuestra Señora que nuestra cadena esté bien atada a Ella y, así, estaremos siempre despiertos para contemplar las grandezas de Dios.

Por Ir. Patricia Maria Rivas Flamenco, EP.

 

Loading
Noche mística

Redacción - (Martes 20-09-2016, Gaudium Press) - En los principios de la constitución de la Orden de los Franciscanos, la necesidad obligaba a todos los monjes, incluso San Francisco, a dormir en el piso del dormitorio. Pero, mientras todos dormían, el santo Fundador se levantaba, salía del dormitorio e iba rezar durante algunas horas. Después volvía a dormir, para que a la hora del despertar nadie percibiese su falta.

Nuestra Senora.jpg
Pidamos a Nuestra Señora que nuestra cadena esté bien atada a Ella y, así, estaremos siempre despiertos para contemplar las grandezas de Dios.

Ahora, fue admitido en la orden un jovencito muy inocente, que devotaba gran admiración a San Francisco. Analizaba cada paso de su Fundador, y le causaba mucha curiosidad saber lo que él hacía durante las noches. Por eso, diseñó un plan: cierta noche, se acostó próximo a San Francisco y ató la cuerda de su hábito a la cuerda del hábito del Santo, para así ser alertado cuando el Santo se levantase.

Pero San Francisco, al despertar para las oraciones de costumbre, vio las cuerdas atadas y con mucha delicadeza las desató, sin despertar al niño. Poco después, el niño despertó, vio la cuerda desatada y notó la ausencia del santo. Sin perder la esperanza, salió a su búsqueda. Encontrando la puerta del patio abierta y escuchando algunas voces, se acercó y encontró a San Francisco conversando con Nuestro Señor, Nuestra Señora, San Juan Bautista y San Juan Evangelista.

Al contemplar esta escena, el niño desmayó...

Terminada la celestial conversación, San Francisco comenzó a volver para el dormitorio y, en el camino, tropezó con el pequeño desmayado. Se agachó, lo tomó en los brazos y lo cargó hasta el dormitorio. Al día siguiente, le dio obediencia de no contar a nadie el hecho, mientras viviese San Francisco.

¿Qué enseñanza podemos sacar de este hecho? Pidamos a Nuestra Señora que nuestra cadena esté bien atada a Ella y, así, estaremos siempre despiertos para contemplar las grandezas de Dios.

Por Ir. Patricia Maria Rivas Flamenco, EP.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/82188-Noche-mistica. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El gótico es, antes que nada, un vuelo de espíritu ...
 
Tras ocho años, los obispos del Ecuador realizarán su visita Ad Limina. Del 25 al 29 de septiembre ...
 
"Ni que decir del efecto que produce el sonido y diapasón de un instrumento musical. La personalida ...
 
Esta pastoral no se limita a los sacramentos; sino que va más allá a través de una acción pastor ...
 
En Salvador -Brasil, las parroquias dedicadas a San Francisco de Asís ya están preparando los home ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading