Loading
 
 
 
Loading
 
Obispos de Estados Unidos aprueban consulta canónica para 4 causas de beatificación y canonización
Loading
 
17 de Noviembre de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Baltimore (Jueves, 17-11-2016, Gaudium Press) Los Obispos de los Estados Unidos, reunidos esta semana en Baltimore con ocasión de la Asamblea Plenaria de Otoño, han aprobado a una voz la consulta canónica para cuatro causas de beatificación y canonización. La consulta Episcopal es uno de los pasos necesarios para que la Iglesia Católica declare a una persona santa.

Mons. Samuel Aquila, Arzobispo de Denver presentó el testimonio de santidad de la laica franciscana Julia Greeley, quien nació como esclava en Hannibal, Missouuri entre 1838 y 1848. En esta vida de esclavitud padeció varios maltratos de su propietario, perdiendo incluso su ojo derecho. Fue liberada en 1863 con la Proclamación de Emancipación del presidente Abraham Lincoln.

Poco tiempo después entra a la Iglesia Católica recibiendo su bautismo en Colorado en el año 1880. Se hace laica franciscana, pero estuvo estrechamente vinculada con los jesuitas. Fue una gran promotora de la fe y devota al Sagrado Corazón de Jesús, devoción que difundió grandemente. Su caridad fue su sello de santidad; ya que brindó gran amor a las personas marginadas, pese a vivir ella misma en pobreza. Falleció en 1918.

USCCB2.jpg
La aprobación de la consulta canóniza de las causas de beatificacion y canonizacion ocurrió esta semana en el marco de la Asamblea Plenaria de otoño que se celebró en Baltimore / foto: USCCB.

Por su parte, Mons. John C. Wester, Arzobispo de Santa Fe, Nuevo México; dio a conocer la causa de Sor Blandina Segale, italiana quien emigró con su familia a los Estados Unidos en 1854. Nació en Cicagna, Italia en 1850. Al llegar a Estados Unidos se instaló con su familia en Cincinnati, Ohio, donde recibió una educación influenciada por las Hermanas de Notre Dame, las religiosas de la Caridad, y las Hermanas de la Caridad de Cincinnati. A ésta última comunidad ingresó cuando contaba con 16 años de edad.

Una vez profesó como religiosa, la hermana Blandina trabajó en escuelas, orfanatos y hospitales de Trinidad y Cincinnati; también estuvo en Santa Fe y Albuquerque en Nuevo México, y el Pueblo, Colorado. En muchas ocasiones visitó las cárceles y trabajó por los jóvenes para que dejaran la delincuencia. Su sello de santidad fue la defensa de los más pobres. Enfermos y marginados, especialmente los americanos nativos y los inmigrantes mexicanos e italianos. Falleció cuando contaba con 91 años de edad, era 1941.

Mons. Richard F. Stika, Obispo de Knoxville, Tennesee, también dio a conocer el testimonio del Padre Patrick Ryan de origen irlandés. El sacerdote nació en 1845 en el condado de Tipperary, Irlanda. Siendo aún muy pequeño emigró con su familia Nueva York donde se estableció. Su ordenación sacerdotal llegó en 1869 en Nashville, Tennesse. Fue párroco de San Pedro y San Pablo por seis años en la comunidad de Chattanooga, pero murió muy joven en 1878 cuando tenía 33 años.

Su comunidad fue golpeada por la epidemia de la fiebre amarilla que causó la muerte a muchos, fue allí donde se santificó, ya que entregó su vida acompañando y sirviendo a los enfermos y moribundos a quienes visitaba de casa en casa en las zonas más infectadas. El sacerdote también fundó una academia privada, además de una escuela, que estaban a cargo de las religiosas Dominicas.

La cuarta causa de beatificación y canonización aprobada por los prelados estadounidenses, fue la que presentó Mons. Nicholas DiMarzio, Obispo de Brooklyn. Se trata del Sacerdote Bernard Quinn, quien nació en Newark, Nueva Jersey, en 1888, y era hijo de inmigrantes irlandeses. Tras ser ordenado sacerdote en 1912, dedicó gran parte de su ministerio a las comunidades afroamericanas, donde promovió la fe y las vocaciones sacerdotales y religiosas.

Tras una pausa sirviendo a soldados heridos y enfermos en Francia durante la Primera Guerra Mundial, regresa a Estados Unidos y se establece en Brooklyn donde crea en 1922 el ministerio para los católicos negros de la iglesia de San Pedro Claver. También fundó un orfanato para niños afroamericanos que en dos ocasiones quedó reducido a las cenizas, reconstruyéndolo pese a poner en riesgo su vida. También construyó una escuela parroquial, un convento y un centro parroquial; y estableció misiones adicionales, también en Brooklyn. Falleció en 1840.

Nota relacionada:
Asamblea Plenaria de Obispos de Estados Unidos se desarrolla en Baltimore. Prelados eligen nuevas directivas

De la redacción de Gaudium Press, con información de la USCCB.

 

 

Loading
Obispos de Estados Unidos aprueban consulta canónica para 4 causas de beatificación y canonización

Baltimore (Jueves, 17-11-2016, Gaudium Press) Los Obispos de los Estados Unidos, reunidos esta semana en Baltimore con ocasión de la Asamblea Plenaria de Otoño, han aprobado a una voz la consulta canónica para cuatro causas de beatificación y canonización. La consulta Episcopal es uno de los pasos necesarios para que la Iglesia Católica declare a una persona santa.

Mons. Samuel Aquila, Arzobispo de Denver presentó el testimonio de santidad de la laica franciscana Julia Greeley, quien nació como esclava en Hannibal, Missouuri entre 1838 y 1848. En esta vida de esclavitud padeció varios maltratos de su propietario, perdiendo incluso su ojo derecho. Fue liberada en 1863 con la Proclamación de Emancipación del presidente Abraham Lincoln.

Poco tiempo después entra a la Iglesia Católica recibiendo su bautismo en Colorado en el año 1880. Se hace laica franciscana, pero estuvo estrechamente vinculada con los jesuitas. Fue una gran promotora de la fe y devota al Sagrado Corazón de Jesús, devoción que difundió grandemente. Su caridad fue su sello de santidad; ya que brindó gran amor a las personas marginadas, pese a vivir ella misma en pobreza. Falleció en 1918.

USCCB2.jpg
La aprobación de la consulta canóniza de las causas de beatificacion y canonizacion ocurrió esta semana en el marco de la Asamblea Plenaria de otoño que se celebró en Baltimore / foto: USCCB.

Por su parte, Mons. John C. Wester, Arzobispo de Santa Fe, Nuevo México; dio a conocer la causa de Sor Blandina Segale, italiana quien emigró con su familia a los Estados Unidos en 1854. Nació en Cicagna, Italia en 1850. Al llegar a Estados Unidos se instaló con su familia en Cincinnati, Ohio, donde recibió una educación influenciada por las Hermanas de Notre Dame, las religiosas de la Caridad, y las Hermanas de la Caridad de Cincinnati. A ésta última comunidad ingresó cuando contaba con 16 años de edad.

Una vez profesó como religiosa, la hermana Blandina trabajó en escuelas, orfanatos y hospitales de Trinidad y Cincinnati; también estuvo en Santa Fe y Albuquerque en Nuevo México, y el Pueblo, Colorado. En muchas ocasiones visitó las cárceles y trabajó por los jóvenes para que dejaran la delincuencia. Su sello de santidad fue la defensa de los más pobres. Enfermos y marginados, especialmente los americanos nativos y los inmigrantes mexicanos e italianos. Falleció cuando contaba con 91 años de edad, era 1941.

Mons. Richard F. Stika, Obispo de Knoxville, Tennesee, también dio a conocer el testimonio del Padre Patrick Ryan de origen irlandés. El sacerdote nació en 1845 en el condado de Tipperary, Irlanda. Siendo aún muy pequeño emigró con su familia Nueva York donde se estableció. Su ordenación sacerdotal llegó en 1869 en Nashville, Tennesse. Fue párroco de San Pedro y San Pablo por seis años en la comunidad de Chattanooga, pero murió muy joven en 1878 cuando tenía 33 años.

Su comunidad fue golpeada por la epidemia de la fiebre amarilla que causó la muerte a muchos, fue allí donde se santificó, ya que entregó su vida acompañando y sirviendo a los enfermos y moribundos a quienes visitaba de casa en casa en las zonas más infectadas. El sacerdote también fundó una academia privada, además de una escuela, que estaban a cargo de las religiosas Dominicas.

La cuarta causa de beatificación y canonización aprobada por los prelados estadounidenses, fue la que presentó Mons. Nicholas DiMarzio, Obispo de Brooklyn. Se trata del Sacerdote Bernard Quinn, quien nació en Newark, Nueva Jersey, en 1888, y era hijo de inmigrantes irlandeses. Tras ser ordenado sacerdote en 1912, dedicó gran parte de su ministerio a las comunidades afroamericanas, donde promovió la fe y las vocaciones sacerdotales y religiosas.

Tras una pausa sirviendo a soldados heridos y enfermos en Francia durante la Primera Guerra Mundial, regresa a Estados Unidos y se establece en Brooklyn donde crea en 1922 el ministerio para los católicos negros de la iglesia de San Pedro Claver. También fundó un orfanato para niños afroamericanos que en dos ocasiones quedó reducido a las cenizas, reconstruyéndolo pese a poner en riesgo su vida. También construyó una escuela parroquial, un convento y un centro parroquial; y estableció misiones adicionales, también en Brooklyn. Falleció en 1840.

Nota relacionada:
Asamblea Plenaria de Obispos de Estados Unidos se desarrolla en Baltimore. Prelados eligen nuevas directivas

De la redacción de Gaudium Press, con información de la USCCB.

 

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Basílica es uno de los más importantes lugares de oración por las víctimas y sus familiares. ...
 
Hasta el momento se han publicado más de 230 grabaciones del libro litúrgico oficial de la Iglesia ...
 
Tres camiones de provisiones fueron detenidos antes de llegar al centro de acopio de Cáritas y desv ...
 
El gótico es, antes que nada, un vuelo de espíritu ...
 
Tras ocho años, los obispos del Ecuador realizarán su visita Ad Limina. Del 25 al 29 de septiembre ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading