Loading
 
 
 
Loading
 
La esperanza cristiana es también comunitaria, dijo el Papa
Loading
 
8 de Febrero de 2017 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 08-02-2016, Gaudium Press) En la Audiencia General de hoy, una de su serie de catequesis sobre la esperanza cristiana, el Papa Francisco resaltó con textos paulinos el carácter comunitario de la esperanza, además de profundizar en esta necesaria virtud.

1.png

"El miércoles pasado hemos visto que San Pablo, en la Primera Carta a los Tesalonicenses, exhorta a permanecer arraigados en la esperanza de la resurrección (Cfr. 5,4-11), con esa bella palabra 'estaremos siempre con el Señor'. En el mismo contexto, el Apóstol muestra que la esperanza cristiana no tiene sólo un aspecto personal, individual, sino comunitario, eclesial. Todos nosotros esperamos. Todos nosotros tenemos esperanza, pero también comunitariamente. Por esto, la mirada es enseguida extendida por Pablo a todas las realidades que componen la comunidad cristiana, pidiéndoles de orar los unos por los otros y de sostenerse recíprocamente. Ayudarse recíprocamente. Pero no solo ayudarse en las necesidades, en las tantas necesidades de la vida cotidiana, sino ayudarnos en la esperanza, sostenernos en la esperanza", dijo el Pontífice.

Por ese carácter eclesial de la esperanza cristiana, nos es obligación dirigir nuestra mirada a "los hermanos con mayor riesgo de perder la esperanza, de caer en la desesperación".

"[El Apóstol] Se refiere a quien está desanimado, a quien es débil, a quien se siente abatido por el peso de la vida y de las propias culpas y no logra más levantarse. En estos casos, la cercanía y el calor de toda la Iglesia debe hacerse todavía más intensa y amorosa". Ese compartir de la esperanza nos debe mover a "padecer con el otro, sufrir con el otro, acercarme a quien sufre... una palabra, una caricia, pero que salga del corazón, esto es la compasión. Tienen necesidad de la solidaridad y de la consolación. Esta es más importante que nunca: la esperanza cristiana no puede prescindir de la caridad genuina y concreta. El mismo Apóstol de los gentiles, en la Carta a los Romanos, afirma con el corazón en la mano: «Nosotros, los que somos fuertes - que tenemos la fe, la esperanza o no tenemos tantas dificultades - debemos sobrellevar las flaquezas de los débiles y no complacernos a nosotros mismos» (15,1)", recalcó el Pontífice.

Quienes "experimentan cada día la prueba, la precariedad y el propio límite" en su vida cotidiana, y en medio de las dificultades viven la esperanza, "nos dan el testimonio más bello, más fuerte, porque permanecen firmes en la confianza en el Señor, sabiendo que, más allá de la tristeza, de la opresión y de la inevitabilidad de la muerte, la última palabra será la suya, y será una palabra de misericordia, de vida y de paz. Quien espera, espera escuchar un día esta palabra: 'Ven, ven a mí, hermano; ven, ven a mí, hermana, por toda la eternidad' ".

Finalmente el Papa Francisco puntualizó que "el soplo vital, el alma de esta esperanza es el Espíritu Santo. Sin el Espíritu Santo no se puede tener esperanza. Es por eso que el Apóstol Pablo nos invita al final a invocarlo continuamente".

Con información de Radio Vaticano

Loading
La esperanza cristiana es también comunitaria, dijo el Papa

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 08-02-2016, Gaudium Press) En la Audiencia General de hoy, una de su serie de catequesis sobre la esperanza cristiana, el Papa Francisco resaltó con textos paulinos el carácter comunitario de la esperanza, además de profundizar en esta necesaria virtud.

1.png

"El miércoles pasado hemos visto que San Pablo, en la Primera Carta a los Tesalonicenses, exhorta a permanecer arraigados en la esperanza de la resurrección (Cfr. 5,4-11), con esa bella palabra 'estaremos siempre con el Señor'. En el mismo contexto, el Apóstol muestra que la esperanza cristiana no tiene sólo un aspecto personal, individual, sino comunitario, eclesial. Todos nosotros esperamos. Todos nosotros tenemos esperanza, pero también comunitariamente. Por esto, la mirada es enseguida extendida por Pablo a todas las realidades que componen la comunidad cristiana, pidiéndoles de orar los unos por los otros y de sostenerse recíprocamente. Ayudarse recíprocamente. Pero no solo ayudarse en las necesidades, en las tantas necesidades de la vida cotidiana, sino ayudarnos en la esperanza, sostenernos en la esperanza", dijo el Pontífice.

Por ese carácter eclesial de la esperanza cristiana, nos es obligación dirigir nuestra mirada a "los hermanos con mayor riesgo de perder la esperanza, de caer en la desesperación".

"[El Apóstol] Se refiere a quien está desanimado, a quien es débil, a quien se siente abatido por el peso de la vida y de las propias culpas y no logra más levantarse. En estos casos, la cercanía y el calor de toda la Iglesia debe hacerse todavía más intensa y amorosa". Ese compartir de la esperanza nos debe mover a "padecer con el otro, sufrir con el otro, acercarme a quien sufre... una palabra, una caricia, pero que salga del corazón, esto es la compasión. Tienen necesidad de la solidaridad y de la consolación. Esta es más importante que nunca: la esperanza cristiana no puede prescindir de la caridad genuina y concreta. El mismo Apóstol de los gentiles, en la Carta a los Romanos, afirma con el corazón en la mano: «Nosotros, los que somos fuertes - que tenemos la fe, la esperanza o no tenemos tantas dificultades - debemos sobrellevar las flaquezas de los débiles y no complacernos a nosotros mismos» (15,1)", recalcó el Pontífice.

Quienes "experimentan cada día la prueba, la precariedad y el propio límite" en su vida cotidiana, y en medio de las dificultades viven la esperanza, "nos dan el testimonio más bello, más fuerte, porque permanecen firmes en la confianza en el Señor, sabiendo que, más allá de la tristeza, de la opresión y de la inevitabilidad de la muerte, la última palabra será la suya, y será una palabra de misericordia, de vida y de paz. Quien espera, espera escuchar un día esta palabra: 'Ven, ven a mí, hermano; ven, ven a mí, hermana, por toda la eternidad' ".

Finalmente el Papa Francisco puntualizó que "el soplo vital, el alma de esta esperanza es el Espíritu Santo. Sin el Espíritu Santo no se puede tener esperanza. Es por eso que el Apóstol Pablo nos invita al final a invocarlo continuamente".

Con información de Radio Vaticano

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/85207-La-esperanza-cristiana-es-tambien-comunitaria--dijo-el-Papa. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

Mons. Santiago Olivera, obispo castrense de la Argentina, ha emitido una comunicación, sobre el esp ...
 
El árbol, proveniente de la región de Mazury, sobrevivió al impacto de un relámpago que lo despo ...
 
El encuentro tendrá lugar en el Parque Lagoas del Norte, en la zona norte de la ciudad, con la prog ...
 
"Cuando una parroquia adora a Dios día y noche, la ciudad se transforma", expuso el P. Patricio Hil ...
 
El 14º encuentro del Apostolado de la Oración de la Arquidiócesis de Maceió acogió más de 1,5 ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading