Loading
 
 
 
Loading
 
Cambio climático y pecado horrendo
Loading
 
6 de Agosto de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Martes, 06-08-2019, Gaudium Press) Es incomprensible por qué Adán y Eva no se postraron de rodillas con la frente en el suelo para pedirle perdón a Dios por su desobediencia. Al menos no se habla de eso o de algo parecido en el Génesis.

Él le echó la culpa a Eva y ella a la serpiente. Nadie quiso ahí responder personalmente con un mea culpa y tres golpes en el pecho en honor a la Santísima Trinidad. Y la serpiente, poseída por el demonio, se quedó en el lugar seguramente esperando la reacción de Dios para estudiarla y continuar su conspiración, o intentar desafiarlo, pero lo que se mereció fue una maldición eterna y la promesa de su derrota, con lo cual la humanidad buena está todavía hoy muy esperanzada.

12.jpg

En síntesis el argumento diabólico de la tentación fue que si comían del fruto prohibido no morirían y serían iguales a Dios. Pero al parecer -dijo alguna vez Dr. Plinio Corrêa de Oliveira- había algo más en esa desobediencia: ¡El deicidio! Se inoculó en ellos el deseo oculto de matar a Dios y apropiarse de la naturaleza, para establecer un estado de cosas en el que pudieran dominarlo todo a su antojo y sin consultarle la voluntad a nuestro Padre Creador. Ese deseo de sentirse dueño absoluto y dominar a otros hombres hasta el homicidio que perpetró Caín, incluyendo posiblemente la antropofagia, que todavía algunos pueblos primitivos practican ocultamente y sin escrúpulos en la selva amazónica y otras selvas misteriosas del planeta.

Lo que se desprende de todo esto es reconocer con entusiasmo y mucha gratitud la misericordia divina. En ese instante definitivo para toda la humanidad nuestros primeros padres se han podido atraer la condenación eterna. Y quién sabe qué clase de infierno padecerían, o incluso estaríamos padeciendo eternamente, si la orden de Dios de crecer y multiplicarnos siguiera vigente en ese doloroso estado.

El Plan A+A de Dios

El caso es que el mal uso de la libertad estropeó el plan A de Dios y Él no tenía un plan B sino uno A+A, dijo también en otra oportunidad el inolvidable profesor Dr. Plinio en una de esas reuniones casuales y maravillosas que realizaba mientras algunos lo acompañaban a tomar el té: la Encarnación del Verbo y nuestra Redención. ¡Oh feliz culpa! Sobre todo porque esto se daría a través de María Santísima, una perfectísima hermosa criatura de Dios sin pecado original, madre de Él y de la nueva humanidad redimida. ¡Mejor no hubiéramos podido quedar!

Sírvanos esto para medir esa misericordia divina que a veces olvidamos, sobre todo cuando hemos pecado mortalmente y el demonio juega su carta comodín: la desesperación suicida.

Nuestro Señor, que de todos nuestros males saca un bien, solamente espera principalmente de nosotros un arrepentimiento adolorido de nuestras faltas, una confesión verbal de ellas y un buen propósito sincero de corregirnos. Pero en el pecado vienen entreveradas la soberbia sin esperanza, la altivez satánica y el desprecio del perdón. Es decir ¡yo no tuve la culpa! Y Freud y el psicoanálisis es la expresión más atrevida de esa actitud y auto-justificación de nuestros pecados.

Dado que nuestros primeros padres y muchos liberales de hoy día no piden perdón, Jesús, el humilde y noble carpintero de Nazareth, segunda persona de la Santísima Trinidad, asumido totalmente por Dios, lo pidió por toda la humanidad al precio de esa horrenda muerte que le dimos, y además satisfizo de paso ese deseo infame de matar a Dios e incluso comerse el cuerpo con satánica antropofagia, que comenzó con el pecado original. ¡Cómo fue de horrible este pecado del que en este siglo ya estamos conociendo sus peores y más abominables consecuencias! Basta seguir de cerca las noticias para terminar horrorizados.

Para evitar que llegáramos hasta aquí, Nuestra Señora en Fátima pidió a cada uno de los hombres rezar diariamente el rosario, pequeños sacrificios personales por la conversión de los pecadores, comunión reparadora y entregarle todo eso a Dios por las manos de Ella. Una fórmula de conversión y regreso a Él que muy pocos practican hoy. Aunque también nos dejó una advertencia que puede ser algo tremendo y doloroso al lado de lo cual el supuesto cambio climático, sería apenas una tarde de recreo de niños traviesos.

Por Antonio Borda

Loading
Cambio climático y pecado horrendo

Redacción (Martes, 06-08-2019, Gaudium Press) Es incomprensible por qué Adán y Eva no se postraron de rodillas con la frente en el suelo para pedirle perdón a Dios por su desobediencia. Al menos no se habla de eso o de algo parecido en el Génesis.

Él le echó la culpa a Eva y ella a la serpiente. Nadie quiso ahí responder personalmente con un mea culpa y tres golpes en el pecho en honor a la Santísima Trinidad. Y la serpiente, poseída por el demonio, se quedó en el lugar seguramente esperando la reacción de Dios para estudiarla y continuar su conspiración, o intentar desafiarlo, pero lo que se mereció fue una maldición eterna y la promesa de su derrota, con lo cual la humanidad buena está todavía hoy muy esperanzada.

12.jpg

En síntesis el argumento diabólico de la tentación fue que si comían del fruto prohibido no morirían y serían iguales a Dios. Pero al parecer -dijo alguna vez Dr. Plinio Corrêa de Oliveira- había algo más en esa desobediencia: ¡El deicidio! Se inoculó en ellos el deseo oculto de matar a Dios y apropiarse de la naturaleza, para establecer un estado de cosas en el que pudieran dominarlo todo a su antojo y sin consultarle la voluntad a nuestro Padre Creador. Ese deseo de sentirse dueño absoluto y dominar a otros hombres hasta el homicidio que perpetró Caín, incluyendo posiblemente la antropofagia, que todavía algunos pueblos primitivos practican ocultamente y sin escrúpulos en la selva amazónica y otras selvas misteriosas del planeta.

Lo que se desprende de todo esto es reconocer con entusiasmo y mucha gratitud la misericordia divina. En ese instante definitivo para toda la humanidad nuestros primeros padres se han podido atraer la condenación eterna. Y quién sabe qué clase de infierno padecerían, o incluso estaríamos padeciendo eternamente, si la orden de Dios de crecer y multiplicarnos siguiera vigente en ese doloroso estado.

El Plan A+A de Dios

El caso es que el mal uso de la libertad estropeó el plan A de Dios y Él no tenía un plan B sino uno A+A, dijo también en otra oportunidad el inolvidable profesor Dr. Plinio en una de esas reuniones casuales y maravillosas que realizaba mientras algunos lo acompañaban a tomar el té: la Encarnación del Verbo y nuestra Redención. ¡Oh feliz culpa! Sobre todo porque esto se daría a través de María Santísima, una perfectísima hermosa criatura de Dios sin pecado original, madre de Él y de la nueva humanidad redimida. ¡Mejor no hubiéramos podido quedar!

Sírvanos esto para medir esa misericordia divina que a veces olvidamos, sobre todo cuando hemos pecado mortalmente y el demonio juega su carta comodín: la desesperación suicida.

Nuestro Señor, que de todos nuestros males saca un bien, solamente espera principalmente de nosotros un arrepentimiento adolorido de nuestras faltas, una confesión verbal de ellas y un buen propósito sincero de corregirnos. Pero en el pecado vienen entreveradas la soberbia sin esperanza, la altivez satánica y el desprecio del perdón. Es decir ¡yo no tuve la culpa! Y Freud y el psicoanálisis es la expresión más atrevida de esa actitud y auto-justificación de nuestros pecados.

Dado que nuestros primeros padres y muchos liberales de hoy día no piden perdón, Jesús, el humilde y noble carpintero de Nazareth, segunda persona de la Santísima Trinidad, asumido totalmente por Dios, lo pidió por toda la humanidad al precio de esa horrenda muerte que le dimos, y además satisfizo de paso ese deseo infame de matar a Dios e incluso comerse el cuerpo con satánica antropofagia, que comenzó con el pecado original. ¡Cómo fue de horrible este pecado del que en este siglo ya estamos conociendo sus peores y más abominables consecuencias! Basta seguir de cerca las noticias para terminar horrorizados.

Para evitar que llegáramos hasta aquí, Nuestra Señora en Fátima pidió a cada uno de los hombres rezar diariamente el rosario, pequeños sacrificios personales por la conversión de los pecadores, comunión reparadora y entregarle todo eso a Dios por las manos de Ella. Una fórmula de conversión y regreso a Él que muy pocos practican hoy. Aunque también nos dejó una advertencia que puede ser algo tremendo y doloroso al lado de lo cual el supuesto cambio climático, sería apenas una tarde de recreo de niños traviesos.

Por Antonio Borda

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/104436-Cambio-climatico-y-pecado-horrendo. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

La Asociación Española de Abogados Cristianos demandó a España por archivar el caso de profanaci ...
 
El proyecto busca mostrar, con nombre propio, la realidad de las vulneraciones a la libertad religio ...
 
Mons. Juan Ignacio Arrieta recordó que los Obispos ejercen su autoridad en unidad y obediencia al P ...
 
La identificación no tiene efectos legales pero será admitida por la policía local para presentar ...
 
La colección de manuscritos se encuentra alojada en el Museo y Biblioteca de Manuscritos Hill del ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading