Loading
 
 
 
Loading
 
Papa Francisco apunta que la principal misión de un sacerdote es anunciar el Evangelio
Loading
 
20 de Septiembre de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Viernes, 20-09-2019, Gaudium Press) El Papa Francisco, en la misa de este jueves 19, en la Casa Santa Marta, comentó la primera carta de San Pablo a Timoteo, en la liturgia diaria: "No descuides el don de la gracia que tú tienes y que te fue dada por indicación de la profecía, acompañada de la imposición de las manos del presbítero".

7.jpg

Don gratuito

Francisco afirmó que el don de Dios es gratuito y "nosotros sacerdotes", debemos primero anunciar el Evangelio, pues caso contrario perdemos la gratuidad de ese llamado dado por el propio Nuestro Señor Jesucristo: "Sígueme".

Es preciso contemplar ese don, pues cuando de él nos alejamos nacen todos los errores, centralizamos el ministerio dado por Dios en nuestra propia persona y nos distanciamos de ese amor.

Amor y hospitalidad

Debemos recibir a Nuestro Señor Jesucristo como hizo la mujer pecadora, en el Evangelio de hoy: con amor y hospitalidad. Para que la misión evangelizadora que recibimos no se desvíe, debido a nuestras ocupaciones prácticas. Es nuestro deber realizarlas, "inclusive con inteligencia", pero sin perder la gratuidad del don de aquel que se hizo amor por nosotros.

Que el Señor nos ayude "a proteger el don, y ver el ministerio sacerdotal primero como don, después como servicio", concluyó el Papa. (PJS)

 

Loading
Papa Francisco apunta que la principal misión de un sacerdote es anunciar el Evangelio

Ciudad del Vaticano (Viernes, 20-09-2019, Gaudium Press) El Papa Francisco, en la misa de este jueves 19, en la Casa Santa Marta, comentó la primera carta de San Pablo a Timoteo, en la liturgia diaria: "No descuides el don de la gracia que tú tienes y que te fue dada por indicación de la profecía, acompañada de la imposición de las manos del presbítero".

7.jpg

Don gratuito

Francisco afirmó que el don de Dios es gratuito y "nosotros sacerdotes", debemos primero anunciar el Evangelio, pues caso contrario perdemos la gratuidad de ese llamado dado por el propio Nuestro Señor Jesucristo: "Sígueme".

Es preciso contemplar ese don, pues cuando de él nos alejamos nacen todos los errores, centralizamos el ministerio dado por Dios en nuestra propia persona y nos distanciamos de ese amor.

Amor y hospitalidad

Debemos recibir a Nuestro Señor Jesucristo como hizo la mujer pecadora, en el Evangelio de hoy: con amor y hospitalidad. Para que la misión evangelizadora que recibimos no se desvíe, debido a nuestras ocupaciones prácticas. Es nuestro deber realizarlas, "inclusive con inteligencia", pero sin perder la gratuidad del don de aquel que se hizo amor por nosotros.

Que el Señor nos ayude "a proteger el don, y ver el ministerio sacerdotal primero como don, después como servicio", concluyó el Papa. (PJS)

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El prelado, Director del V Encuentro de Pastoral Hispana en su país, destacó la importancia de la ...
 
Los músicos acompañan las Eucaristías en preparación de la Navidad e invitan a establecer coros ...
 
Las autoridades reportaron "saldo blanco" ante inexistencia de muertes no naturales durante las pere ...
 
Ayer, de 2:00 a 5:00 pm, la Conferencia Episcopal Colombiana (CEC) promovió la "Jornada de Oración ...
 
La jornada ocurrió el 11 de diciembre con un centenar de religiosas. Estuvieron presentes el Arzobi ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading