viernes, 14 de agosto de 2020
Gaudium news > Autoridades australianas exigen quiebre del secreto de confesión, Obispos rechazan la medida

Autoridades australianas exigen quiebre del secreto de confesión, Obispos rechazan la medida

Australia – Camberra (Viernes, 06-12-2019, Gaudium Press) El Ministerio Público estatal y federal de Australia impuso una medida destinada a obligar a los sacerdotes del país a romper el secreto de confesión siempre que supieren de algún caso de abuso durante la administración del sacramento. Ante eso, los Obispos australianos manifestaron su rechazo al acto que contradice las normas de la Iglesia.

2.jpg

El arzobispo de Brisbane y presidente de la Conferencia Episcopal Australiana, Mons. Mark Coleridge, a pesar de destacar su apoyo a cualquier acción que sea destinada a proteger a menores, consideró que la medida impuesta por las autoridades no sería útil en esos casos, pues “los abusadores no buscan confesarse y no buscarían la confesión si supiesen que sus crímenes serán denunciados”.

Para el prelado, sería “contraproducente porque se perdería la oportunidad extraordinaria que un sacerdote tiene para poder aconsejar los abusadores para que se entreguen y modifiquen su vida; e injusto, porque establecería por ley una situación en la cual un sacerdote no podría defenderse de una acusación formulada contra él”.

Ya el arzobispo de Melbourne, Mons. Peter Comensoli, afirmó que no violará el secreto de confesión y que los sacerdotes que cometieron algún abuso deben presentarse ellos mismos ante las autoridades.

El Arzobispo de Hobart, Mons. Julian Porteous, por su vez, recordó lo que dijo el Papa Francisco al respecto de este sacramento: “No puede haber excepciones en la inviolabilidad del secreto de la confesión. Si un sacerdote quiebra el secreto de confesión, entonces los fieles perderían la confianza y podrían pensar que lo que confiesan podría tornarse público o usado contra ellos”. Y además observó que algunos sacerdotes prefirieron dar la vida por no quebrar el secreto de confesión.

Según establece el Código de Derecho Canónico en el canon 983, el sigilo sacramental del secreto de confesión “es inviolable; por lo que el confesor no puede denunciar el penitente ni por palabras ni por cualquier otro modo ni por causa alguna”.

En esa misma línea, el Canon 1388 advierte que “el confesor que viole directamente el sigilo sacramental, incurre en excomunión latae sententiae (automática), reservada a la Sede Apostólica”; en tal caso, solamente el Papa podría suspender esa pena de excomunión. (EPC)

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas