domingo, 20 de septiembre de 2020
Gaudium news > La poderosa Medalla del Niño Jesús de Praga que protege ante el mal

La poderosa Medalla del Niño Jesús de Praga que protege ante el mal

Redacción (Lunes, 20-01-2020, Gaudium Press) Entre las devociones a la infancia de Jesús se destaca la del Niño Jesús de Praga, cuya imagen es venerada en la Iglesia de Santa María de la Victoria en Praga, República Checa, y está ligada a los santos de la Orden del Carmelo Descalzo, especialmente a Santa Teresa de Jesús, quien fue gran devota a Jesús infante.

Poco se conoce de otra devoción ligada justamente con el Niño Jesús de Praga: la devoción a la “Medalla de la Salvaguardia”, fuerte protectora ante el mal.

El padre Davide Sollami, OCD, del Santuario del Niño Jesús de Praga de Arenzano, Italia, en entrevista con el canal televisivo TV2000 se ha referido a esta medalla, su origen, su devoción y significado.

medaglia-salvaguardia-Gesubambino-org.jpg
La “Medalla de la Salvaguardia” posee varias inscripciones en latín / Foto: gesubambino.org.

Comentó que el origen de este signo de fe está vinculado con Santa Teresa de Ávila, la reformadora de la Orden del Carmelo Descalzo, quien introdujo la devoción a la infancia de Jesús cuando en el contexto de su tiempo, siglo XVI, existían algunas supersticiones. La santa y mística puso en el centro a Jesús.

De acuerdo con el sacerdote carmelita, la medalla también tiene su origen en la misma imagen del Niño Jesús de Praga:

“Jesús se ha hecho pequeño y frágil como un recién nacido (…) Esta estatua tiene una historia de fragilidad increíble (…) Es una estatua humilde que nos habla de la fragilidad de Jesús hecho niño, aún siendo Hijo de Dios”, indicó, para luego exponer que “la estatua está vestida de rey porque estaba dedicada a la oración del Rey de la Paz”.

Así, como explicó el Padre Sollami, la medalla surgió como signo de salvaguardia, para proteger contra el mal.

En ella “están las palabras que Jesús ha dicho contra el mal, contra el enemigo número uno, contra el maligno”, añadió el sacerdote carmelita.

No en vano – continuó – esta era la certeza de Santa Teresa de Ávila, quien regaló a cada monasterio que fundó una imagen del Niño Jesús, porque quería que las religiosas “tuvieran a Jesús como su propio hijo”, su centro.

La medalla también remite a la oración que se reza en en el Santuario de Arenzano, Italia, que dice:

“Oh Santo Niño Jesús que difundes tus gracias sobre quienes te invocan, vuelve tus ojos a nosotros, postrados delante de tu santa imagen y escucha nuestra oración. Te encomendamos a todos los necesitados que confían en tu divino corazón. Extiende sobre ellos tu mano omnipotente y socorre sus necesidades. Extiéndelas sobre los enfermos para sanarlos y santificar sus penas; sobre los pecadores para atraerlos a la luz de tu gracia; sobre cuantos, oprimidos por el dolor y la miseria, invocan tu amorosa ayuda. Extiéndela también sobre nosotros para bendecirnos. Concede, Oh pequeño Rey, los tesoros de tu misericordia al mundo entero y consérvanos ahora y siempre en la gracia de tu amor. Amén”.

La medalla posee dos caras. En la parte de en frente se halla la imagen del Niño Jesús de Praga con varias iniciales inscritas: RSE – Rez sum ego -, que significa “Yo soy rey”; ART – Adveniat regnum tuum -, que es “Venga tu reino”; y VRS – Vade reto satana -, “Vete satanás”.

La parte posterior contiene las iniciales del nombre de Jesús: JHS – Jesus hominum Salvator -, Jesús Salvador de los hombres; y en el contorno dos inscripciones: “Verbum caro factum est” – El Verbo se hizo carne – y “Vincit, regnat, imperat. Nos ab omni malo defendat” – Vence, reina, domina. De todo mal nos defiende -.

Con información de TV2000 y gesubambino.org.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas