Loading
 
 
 
Loading
 
Nuestra Señora de Lourdes, las Apariciones
Loading
 
12 de Febrero de 2020 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Miércoles, 12-02-2020, Gaudium Press) El 11 de febrero de 1858, en la villa francesa de Lourdes, en las márgenes del río Gave, la Virgen Santísima manifestó su profundo amor para con nosotros, apareciendo a una niña de 14 años, llamada Bernadette (Bernardita) Soubirous.

lourdes.jpg

Inicio de la Historia

La historia de la aparición comienza cuando Bernadette, que nació el 7 de enero de 1844, salió, junto con dos amigas, en busca de leña en la Piedra de Masabielle.

Para eso, tenía que atravesar un pequeño río, pero como Bernadete sufría de asma, no podía entrar al agua fría, y las aguas de aquel riachuelo estaban muy heladas.

Ella, entonces, quedó de un lado del río, mientras las dos compañeras iban a buscar la leña. Fue en ese momento, que Nuestra Señora aparece a Bernadette. Y así ella nos cuenta: "sentí un fuerte viento que me obligó a levantar la cabeza. Volví a mirar y vi que las ramas de espinas que rodeaban la gruta de piedra de Masabielle se estaban moviendo. En ese momento apareció en la gruta una bellísima Señora, tan hermosa, que al verla una vez, da ganas de morir, tal el deseo de volver a verla".

Como era aquella Señora

Bernardette continúa narrando los hechos: "Ella venía toda vestida de blanco, con un cinturón azul, un rosario entre sus dedos y una rosa dorada en cada pie. Me saludó inclinando la cabeza. Yo, creyendo que estaba soñando, me fregué los ojos; pero levantando la vista vi nuevamente la bella Señora que me sonreía y me pedía que me aproximase. Pero yo no me atrevía. No que tuviese miedo, porque cuando alguien tiene miedo huye, y yo me habría quedado allí mirándola toda la vida. Entonces tuve la idea de rezar y saqué el rosario. Me arrodillé. Vi que la Señora se persignaba al mismo tiempo que yo. Mientras iba pasando las cuentas ella escuchaba las Ave-marías sin decir nada, pero pasando también por sus manos las cuentas del rosario. Y cuando yo decía el Gloria al Padre, Ella lo decía también, inclinando un poco la cabeza. Terminando el rosario, sonrió para mí otra vez y retrocediendo para las sombras de la gruta, desapareció".

La vuelta a la Gruta y la invitación

En pocos días, la Virgen vuelve a aparecer a Bernadette en la misma gruta. Entretanto, cuando su madre sabe de eso no le gustó, porque pensaba que su hija estaba inventando historias - aunque la verdad es que Bernadette no decía mentiras -, al mismo tiempo algunos pensaban que se trataba de un alma del purgatorio, y Bernadette quedó prohibida de volver a la gruta Masabielle.

A pesar de la prohibición, muchos amigos de Bernadette pedían que volviese a la gruta; con eso, su madre dijo que se consultase con su padre. El señor Soubirous, después de pensar y dudar, permitió que ella volviese el 18 de febrero. Esta vez, Bernadette fue acompañada por varias personas, que con rosarios y agua bendita esperaban aclarar y confirmar lo narrado.

Al llegar todos los presentes comenzaron a rezar el rosario; es en este momento que Nuestra Señora aparece por tercera vez.

Bernadette narra así la aparición: "Cuando estábamos rezando el tercer misterio, la misma Señora vestida de blanco se hizo presente como la vez anterior. Yo exclamé: ‘Ahí está'. Pero los demás no la veían. Entonces una vecina me dio agua bendita y yo lancé algunas gotas en la visión. La Señora sonrió e hizo la señal de la cruz. Le dijo: ‘Si vinieres de parte de Dios, aproxímate'. Ella dio un paso adelante".

En seguida, la Virgen dijo a Bernadette: "Venga aquí durante quince días seguidos". La niña prometió que sí y la Señora le expresó:

"Yo te prometo que serás muy feliz, no en este mundo, sino en el otro". Después de este intenso momento que cubrió a todos los presentes, la noticia de las apariciones corrió por todo el pueblo, y muchos iban a la gruta creyendo en lo ocurrido aunque otros se burlasen de eso.

Entre los días 11 de febrero y 16 de julio de 1858 hubo 18 apariciones.

Estas se caracterizaron por la sobriedad de las palabras de la Virgen, y por la aparición de una fuente de agua que brotó inesperadamente junto al lugar de las apariciones y que desde entonces es un lugar de referencia de innúmeros milagros constatados por hombres de ciencia.

Loading
Nuestra Señora de Lourdes, las Apariciones

Redacción (Miércoles, 12-02-2020, Gaudium Press) El 11 de febrero de 1858, en la villa francesa de Lourdes, en las márgenes del río Gave, la Virgen Santísima manifestó su profundo amor para con nosotros, apareciendo a una niña de 14 años, llamada Bernadette (Bernardita) Soubirous.

lourdes.jpg

Inicio de la Historia

La historia de la aparición comienza cuando Bernadette, que nació el 7 de enero de 1844, salió, junto con dos amigas, en busca de leña en la Piedra de Masabielle.

Para eso, tenía que atravesar un pequeño río, pero como Bernadete sufría de asma, no podía entrar al agua fría, y las aguas de aquel riachuelo estaban muy heladas.

Ella, entonces, quedó de un lado del río, mientras las dos compañeras iban a buscar la leña. Fue en ese momento, que Nuestra Señora aparece a Bernadette. Y así ella nos cuenta: "sentí un fuerte viento que me obligó a levantar la cabeza. Volví a mirar y vi que las ramas de espinas que rodeaban la gruta de piedra de Masabielle se estaban moviendo. En ese momento apareció en la gruta una bellísima Señora, tan hermosa, que al verla una vez, da ganas de morir, tal el deseo de volver a verla".

Como era aquella Señora

Bernardette continúa narrando los hechos: "Ella venía toda vestida de blanco, con un cinturón azul, un rosario entre sus dedos y una rosa dorada en cada pie. Me saludó inclinando la cabeza. Yo, creyendo que estaba soñando, me fregué los ojos; pero levantando la vista vi nuevamente la bella Señora que me sonreía y me pedía que me aproximase. Pero yo no me atrevía. No que tuviese miedo, porque cuando alguien tiene miedo huye, y yo me habría quedado allí mirándola toda la vida. Entonces tuve la idea de rezar y saqué el rosario. Me arrodillé. Vi que la Señora se persignaba al mismo tiempo que yo. Mientras iba pasando las cuentas ella escuchaba las Ave-marías sin decir nada, pero pasando también por sus manos las cuentas del rosario. Y cuando yo decía el Gloria al Padre, Ella lo decía también, inclinando un poco la cabeza. Terminando el rosario, sonrió para mí otra vez y retrocediendo para las sombras de la gruta, desapareció".

La vuelta a la Gruta y la invitación

En pocos días, la Virgen vuelve a aparecer a Bernadette en la misma gruta. Entretanto, cuando su madre sabe de eso no le gustó, porque pensaba que su hija estaba inventando historias - aunque la verdad es que Bernadette no decía mentiras -, al mismo tiempo algunos pensaban que se trataba de un alma del purgatorio, y Bernadette quedó prohibida de volver a la gruta Masabielle.

A pesar de la prohibición, muchos amigos de Bernadette pedían que volviese a la gruta; con eso, su madre dijo que se consultase con su padre. El señor Soubirous, después de pensar y dudar, permitió que ella volviese el 18 de febrero. Esta vez, Bernadette fue acompañada por varias personas, que con rosarios y agua bendita esperaban aclarar y confirmar lo narrado.

Al llegar todos los presentes comenzaron a rezar el rosario; es en este momento que Nuestra Señora aparece por tercera vez.

Bernadette narra así la aparición: "Cuando estábamos rezando el tercer misterio, la misma Señora vestida de blanco se hizo presente como la vez anterior. Yo exclamé: ‘Ahí está'. Pero los demás no la veían. Entonces una vecina me dio agua bendita y yo lancé algunas gotas en la visión. La Señora sonrió e hizo la señal de la cruz. Le dijo: ‘Si vinieres de parte de Dios, aproxímate'. Ella dio un paso adelante".

En seguida, la Virgen dijo a Bernadette: "Venga aquí durante quince días seguidos". La niña prometió que sí y la Señora le expresó:

"Yo te prometo que serás muy feliz, no en este mundo, sino en el otro". Después de este intenso momento que cubrió a todos los presentes, la noticia de las apariciones corrió por todo el pueblo, y muchos iban a la gruta creyendo en lo ocurrido aunque otros se burlasen de eso.

Entre los días 11 de febrero y 16 de julio de 1858 hubo 18 apariciones.

Estas se caracterizaron por la sobriedad de las palabras de la Virgen, y por la aparición de una fuente de agua que brotó inesperadamente junto al lugar de las apariciones y que desde entonces es un lugar de referencia de innúmeros milagros constatados por hombres de ciencia.

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/107548-Nuestra-Senora-de-Lourdes--las-Apariciones. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El país presenta posiblemente la mejor respuesta a la pandemia en el mundo pero no puede acceder a ...
 
El equipamiento beneficiará a los profesionales del Servicio Nacional de Salud Británico. ...
 
El aumento de número de contagiados de COVID-19 está directamente relacionado con el incremento de ...
 
Dos sacerdotes se dieron a la tarea de convocar a otros, generando una cadena que se hizo internacio ...
 
La apertura de sus avances es un aporte a la lucha global en contra de la pandemia. ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading