Loading
 
 
 
Loading
 
Imágenes que la Historia no consiguió destruir - II Parte
Loading
 
11 de Marzo de 2011 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Viernes, 11-03-2011, Gaudium Press)

Una enérgica Emperatriz en defensa de la verdad

Con la muerte de León IV, las brumas se deshacen en el horizonte. El sucesor al trono era, nada más, nada menos, su hijo de seis años de edad. Irene se aprovecha de la oportunidad, asume el gobierno como tutora del pequeño Constantino VI y envía al Papa Adriano I a una embajada pidiendo la convocación de un Concilio. El Pontífice acepta y el Concilio es abierto en la Iglesia de los Santos Apóstoles de Constantinopla. Sin embargo, apenas iniciaron las sesiones, un grupo de soldados iconoclastas, inspirados por eclesiásticos del mismo partido, invadió la iglesia, obligando a los Obispos a disolverse y los legados a retomar el camino de Roma.

virgen_de_guadalupe.jpg
Imagen milagrosa de la Virgen de Guadalupe

Delante de tal acontecimiento, la enérgica Emperatriz no se dio por vencida: desarmó las tropas invasoras y envió emisarios a todos los Obispos y al Papa para la convocación de un nuevo Concilio, esta vez en Nicea. De este modo, el 24 de setiembre de 787, en la iglesia de Santa Sofía, se abría definitivamente el VII Concilio Ecuménico, con la presencia de los legados pontificios y de 300 Obispos.

De entre las ocho sesiones, las más importantes, desde el punto de vista dogmático, son la cuarta, la sexta y la séptima. La cuarta sesión trató de demostrar, a través de la Sagrada Escritura y de los escritos de los Padres de la Iglesia, que la veneración de las imágenes no sólo es lícita, como saludable.

En la sexta sesión, se leyeron las actas del conciliábulo de 754, constatándose su invalidez. No podría ser considerado ecuménico, una vez que no estaban presentes en él ni los Patriarcas de Oriente ni el Pontífice Romano.

En la séptima, después de hacerse referencia al Símbolo y a los seis Concilios Ecuménicos anteriores, de carácter oficial, se declaró: "Definimos con todo rigor y cuidado que, a semejanza de la figura de la cruz preciosa y vivificante, así los venerados y santos íconos, ya sea pintados, sea en mosaico o en cualquier otro material adecuado, deben ser expuestos en las santas iglesias de Dios, sobre los sagrados utensilios y paramentos, sobre las paredes y paneles, en las casas y en las calles; tanto el ícono del Señor Dios y Salvador nuestro Jesucristo como de la Señora inmaculada nuestra, la santa Deípara, de los venerados ángeles y de todos los varones santos y justos." [i]

Por Ítalo Santana

Bibliografia

ALBERICO, Giuseppe. História dos Concílios Ecumênicos. Tradução de José Maria de Almeida. São Paulo: Paulus, 1995. p. 147.

Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana. Vol. XXVIII. Editores Espasa-Calpe. Madrid: 1925.
________________________________________

[i] Cf. Denzinguer, Heinrich. Compêndio dos símbolos, definições e declarações de fé e moral, tradução de José Marino Luz e Johan Konings São Paulo: Paulinas; Loyola, 2007.

 

 

Loading
Imágenes que la Historia no consiguió destruir - II Parte

Redacción (Viernes, 11-03-2011, Gaudium Press)

Una enérgica Emperatriz en defensa de la verdad

Con la muerte de León IV, las brumas se deshacen en el horizonte. El sucesor al trono era, nada más, nada menos, su hijo de seis años de edad. Irene se aprovecha de la oportunidad, asume el gobierno como tutora del pequeño Constantino VI y envía al Papa Adriano I a una embajada pidiendo la convocación de un Concilio. El Pontífice acepta y el Concilio es abierto en la Iglesia de los Santos Apóstoles de Constantinopla. Sin embargo, apenas iniciaron las sesiones, un grupo de soldados iconoclastas, inspirados por eclesiásticos del mismo partido, invadió la iglesia, obligando a los Obispos a disolverse y los legados a retomar el camino de Roma.

virgen_de_guadalupe.jpg
Imagen milagrosa de la Virgen de Guadalupe

Delante de tal acontecimiento, la enérgica Emperatriz no se dio por vencida: desarmó las tropas invasoras y envió emisarios a todos los Obispos y al Papa para la convocación de un nuevo Concilio, esta vez en Nicea. De este modo, el 24 de setiembre de 787, en la iglesia de Santa Sofía, se abría definitivamente el VII Concilio Ecuménico, con la presencia de los legados pontificios y de 300 Obispos.

De entre las ocho sesiones, las más importantes, desde el punto de vista dogmático, son la cuarta, la sexta y la séptima. La cuarta sesión trató de demostrar, a través de la Sagrada Escritura y de los escritos de los Padres de la Iglesia, que la veneración de las imágenes no sólo es lícita, como saludable.

En la sexta sesión, se leyeron las actas del conciliábulo de 754, constatándose su invalidez. No podría ser considerado ecuménico, una vez que no estaban presentes en él ni los Patriarcas de Oriente ni el Pontífice Romano.

En la séptima, después de hacerse referencia al Símbolo y a los seis Concilios Ecuménicos anteriores, de carácter oficial, se declaró: "Definimos con todo rigor y cuidado que, a semejanza de la figura de la cruz preciosa y vivificante, así los venerados y santos íconos, ya sea pintados, sea en mosaico o en cualquier otro material adecuado, deben ser expuestos en las santas iglesias de Dios, sobre los sagrados utensilios y paramentos, sobre las paredes y paneles, en las casas y en las calles; tanto el ícono del Señor Dios y Salvador nuestro Jesucristo como de la Señora inmaculada nuestra, la santa Deípara, de los venerados ángeles y de todos los varones santos y justos." [i]

Por Ítalo Santana

Bibliografia

ALBERICO, Giuseppe. História dos Concílios Ecumênicos. Tradução de José Maria de Almeida. São Paulo: Paulus, 1995. p. 147.

Enciclopedia Universal Ilustrada Europeo-Americana. Vol. XXVIII. Editores Espasa-Calpe. Madrid: 1925.
________________________________________

[i] Cf. Denzinguer, Heinrich. Compêndio dos símbolos, definições e declarações de fé e moral, tradução de José Marino Luz e Johan Konings São Paulo: Paulinas; Loyola, 2007.

 

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/24377-Imagenes-que-la-Historia-no-consiguio-destruir---II-Parte. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El gobernante fue hasta el Santuario de Jasna Gora orar delante de la imagen original de Nuestra Se ...
 
ONG con base en Inglaterra ha emitido el 2020 China Report,donde evidencia un desalentador panorama ...
 
Debido al cierre de los templos que ha ocasionado la pandemia del Covid-19, el Santo Padre autorizó ...
 
El XVIII Congreso Eucarístico Nacional, a ser realizado en Recife, fue postergado para noviembre de ...
 
La Indulgencia es la remisión ante Dios de la pena temporal por los pecados en ciertas y determinad ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading