Loading
 
 
 
Loading
 
En la fiesta de la Epifanía, el Papa ordenó dos nuevos obispos
Loading
 
6 de Enero de 2012 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Viernes, 06-01-2012, Gaudium Press) El deber del Obispo en nuestra época degradada por los modernos "narcóticos" es la de "acoger la inquietud de Dios hacia el hombre y llevar al propio Dios a los hombres", subrayó el Santo Padre en la homilía de la solemnidad de la Epifanía al hablar sobre las características del ministerio episcopal: la proclamación del Evangelio de Jesucristo, el preceder, dirigir y custodiar el sacro patrimonio de nuestra fe, la misericordia y la caridad hacia los más necesitados y pobres, y la oración constante. Esta mañana en la Basílica vaticana, Benedicto XVI presidió la misa de la Epifanía y confirió la ordenación episcopal al monseñor americano Charles John Brown, elegido Arzobispo Titular de Aquileia y nombrado Nuncio Apostólico en Irlanda, y a Monseñor Solczy?ski Marek, polaco, que fue elegido arzobispo titular de Cesarea de Mauritania y nombrado Nuncio Apostólico en Georgia y Armenia.

Magos de Oriente y ministerio episcopal

2012-01-06T130956Z_273050057_GM1E8161N0C01_RTRMADP_2_POPE.jpg
Mons. Brown saluda al Papa

En las figuras de los Magos de Oriente de los que habla el Evangelio de la fiesta de hoy, se pueden encontrar las características esenciales del ministerio episcopal. El Santo Padre dirigiéndose a los nuevos obispos, en una homilía pronunciada en su totalidad en italiano, habló de los magos como gente de corazón inquieto, en busca de la promesa, y a la búsqueda de Dios, además de capaces de percibir los signos de Dios en "su lenguaje moderado y persistente."

Los Magos de Oriente son también un modelo de "hombres valientes y a la vez humildes", para quienes "contaba la misma verdad, no la opinión de los hombres". "También el obispo -prosiguió el Papa- debe ser un hombre de corazón inquieto que no está satisfecho de las cosas habituales de este mundo, sino que sigue la inquietud del corazón que lo lleva a acercarse interiormente más y más a Dios".

Al reflexionar sobre estos temas, el Papa reiteró el llamado al obispo de "ser un hombre de corazón vigilante, que percibe el lenguaje dócil de Dios y sabe discernir lo real de lo aparente", llamado a "ser colmado con el valor de la humildad, que no se interroga sobre qué cosa dice de él la opinión dominante" y que al mismo tiempo "es capaz de preceder y de indicar la estrada" de Dios a los hombres.

Siguiendo el ejemplo de los Magos de Oriente, el obispo debe dar testimonio de "la humildad de inclinarse ante el Dios que se ha hecho concreto y tan simple para así contradecir nuestro tonto orgullo" y debe "vivir la adoración del Hijo de Dios hecho hombre, adoración esta que siempre y renovadamente le indica el camino". Para que en la "oración continua" él obispo nunca pierda el contacto con Dios y con su luz para guiar a otros hacia Dios. Esta luz, observó el Santo Padre, proviene no sólo de la ciencia, sino sobre todo de la meditación de las Santas Escrituras. Los santos invocados en el rito de la ordenación episcopal en la Letanía de los Santos, son "constelaciones de Dios, que nos muestran el camino", son "estrellas de Dios, con las que nos debemos guiar hacia Aquel que anhela nuestro ser" .

La Solemnidad de la Epifanía tuvo este año un significado especial por la ordenación de los dos nuevos nuncios, Monseñor Brown y Monseñor Solczynski. El primer fue por largos años colaborador del actual Papa, el entonces Card. Ratzinger, en la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF).

Los dos obispos recibieron la ordenación de manos del Santo Padre. Los dos co-ordenantes fueron el Card. Tarcisio Bertone, secretario de Estado, y el Card. William Joseph Levada, prefecto de la CDF. Los nuevos arzobispos recibieron también por parte del Sumo Pontífice las insignias pontificales: el solideo rosa y la mitra, el anillo y el báculo. El momento particular que termina el ritual es la primera bendición de los recién ordenados a la totalidad de los presentes recorriendo toda la nave principal de la Basílica.

Asistieron a la misa varios cardenales entre ellos los americanos Law y Burke, los polacos Glemp y Grocholewski.

2012-01-06T121526Z_1966828208_GM1E8161KDY01_RTRMADP_2_POPE.jpg
Los dos nuevos obispos, en el ritual de la ordenación

 

Loading
En la fiesta de la Epifanía, el Papa ordenó dos nuevos obispos

Ciudad del Vaticano (Viernes, 06-01-2012, Gaudium Press) El deber del Obispo en nuestra época degradada por los modernos "narcóticos" es la de "acoger la inquietud de Dios hacia el hombre y llevar al propio Dios a los hombres", subrayó el Santo Padre en la homilía de la solemnidad de la Epifanía al hablar sobre las características del ministerio episcopal: la proclamación del Evangelio de Jesucristo, el preceder, dirigir y custodiar el sacro patrimonio de nuestra fe, la misericordia y la caridad hacia los más necesitados y pobres, y la oración constante. Esta mañana en la Basílica vaticana, Benedicto XVI presidió la misa de la Epifanía y confirió la ordenación episcopal al monseñor americano Charles John Brown, elegido Arzobispo Titular de Aquileia y nombrado Nuncio Apostólico en Irlanda, y a Monseñor Solczy?ski Marek, polaco, que fue elegido arzobispo titular de Cesarea de Mauritania y nombrado Nuncio Apostólico en Georgia y Armenia.

Magos de Oriente y ministerio episcopal

2012-01-06T130956Z_273050057_GM1E8161N0C01_RTRMADP_2_POPE.jpg
Mons. Brown saluda al Papa

En las figuras de los Magos de Oriente de los que habla el Evangelio de la fiesta de hoy, se pueden encontrar las características esenciales del ministerio episcopal. El Santo Padre dirigiéndose a los nuevos obispos, en una homilía pronunciada en su totalidad en italiano, habló de los magos como gente de corazón inquieto, en busca de la promesa, y a la búsqueda de Dios, además de capaces de percibir los signos de Dios en "su lenguaje moderado y persistente."

Los Magos de Oriente son también un modelo de "hombres valientes y a la vez humildes", para quienes "contaba la misma verdad, no la opinión de los hombres". "También el obispo -prosiguió el Papa- debe ser un hombre de corazón inquieto que no está satisfecho de las cosas habituales de este mundo, sino que sigue la inquietud del corazón que lo lleva a acercarse interiormente más y más a Dios".

Al reflexionar sobre estos temas, el Papa reiteró el llamado al obispo de "ser un hombre de corazón vigilante, que percibe el lenguaje dócil de Dios y sabe discernir lo real de lo aparente", llamado a "ser colmado con el valor de la humildad, que no se interroga sobre qué cosa dice de él la opinión dominante" y que al mismo tiempo "es capaz de preceder y de indicar la estrada" de Dios a los hombres.

Siguiendo el ejemplo de los Magos de Oriente, el obispo debe dar testimonio de "la humildad de inclinarse ante el Dios que se ha hecho concreto y tan simple para así contradecir nuestro tonto orgullo" y debe "vivir la adoración del Hijo de Dios hecho hombre, adoración esta que siempre y renovadamente le indica el camino". Para que en la "oración continua" él obispo nunca pierda el contacto con Dios y con su luz para guiar a otros hacia Dios. Esta luz, observó el Santo Padre, proviene no sólo de la ciencia, sino sobre todo de la meditación de las Santas Escrituras. Los santos invocados en el rito de la ordenación episcopal en la Letanía de los Santos, son "constelaciones de Dios, que nos muestran el camino", son "estrellas de Dios, con las que nos debemos guiar hacia Aquel que anhela nuestro ser" .

La Solemnidad de la Epifanía tuvo este año un significado especial por la ordenación de los dos nuevos nuncios, Monseñor Brown y Monseñor Solczynski. El primer fue por largos años colaborador del actual Papa, el entonces Card. Ratzinger, en la Congregación para la Doctrina de la Fe (CDF).

Los dos obispos recibieron la ordenación de manos del Santo Padre. Los dos co-ordenantes fueron el Card. Tarcisio Bertone, secretario de Estado, y el Card. William Joseph Levada, prefecto de la CDF. Los nuevos arzobispos recibieron también por parte del Sumo Pontífice las insignias pontificales: el solideo rosa y la mitra, el anillo y el báculo. El momento particular que termina el ritual es la primera bendición de los recién ordenados a la totalidad de los presentes recorriendo toda la nave principal de la Basílica.

Asistieron a la misa varios cardenales entre ellos los americanos Law y Burke, los polacos Glemp y Grocholewski.

2012-01-06T121526Z_1966828208_GM1E8161KDY01_RTRMADP_2_POPE.jpg
Los dos nuevos obispos, en el ritual de la ordenación

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/32771-En-la-fiesta-de-la-Epifania--el-Papa-ordeno-dos-nuevos-obispos. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El Rey Santo nació del final del siglo X, hijo del príncipe Geza y de la reina Sarolta. Recibió e ...
 
Las calles de la capital del estado de Ceará fueron literalmente tomadas por más de 2 millones de ...
 
A partir de mediados del siglo XVIII, con el empuje de las ideas que eclosionaron en la Revolución ...
 
Josué fue el personaje. Con su padre espiritual en los Cielos, el conductor del pueblo elegido para ...
 
Storia di una clarissa scultrice ex artigiana diventata suora ma non accettata dai genitori ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading