sábado, 04 de julio de 2020
Gaudium news > En el arte, forma física y contenidos no son indiferentes, observa el Cardenal Cañizares

En el arte, forma física y contenidos no son indiferentes, observa el Cardenal Cañizares

Ciudad del Vaticano (Viernes, 25-05-2012, Gaudium Press) “Allá donde se encuentran el santo y el creyente, la belleza es el fulgor de la gracia”, afirma en el prefacio el Cardenal Antonio Cañizares Llovera, prefecto de la Congregación para el Culto Divino, de “Discursos sobre el arte sacro”, último libro de Rodolfo Papa, pintor, escultor e historiador del arte italiano, también autor de varios libros. “Forma física y contenido no son indiferentes: aunque ninguna forma consiga agotar el contenido son dos elementos muy unidos”, observó el purpurado. Ayer, en la Pontificia Universidad de Santa Cruz, ocurrió la presentación de la obra.

DSC_8701.jpg
Aspecto de Notre-Dame de París

“Un artista católico es substancialmente un testigo que representa aquello que vio con los ojos de la fe, pero también con aquellos del cuerpo”, dijo el autor del libro. El volumen es dividido en siete capítulos-discursos: sobre las artes, sobre el estilo, sobre el sistema del arte, sobre la luz, sobre las imágenes y sobre el cuerpo, sobre la belleza, y sobre el arte sacro. Recoge los frutos de veinte años de reflexión y estudios en el aspecto teorético, histórico y teológico sobre el arte sacro en la búsqueda de la verdad y la belleza. El autor raciocina sobre las varias impostaciones críticas e historiográficas, aborda la cuestión propiamente estética y filosófica, para entrar después en el ámbito de la tradición cristiana, la teología y el Magisterio de la Iglesia.

En el libro el artista Rodolfo Papa parte de la consciencia de que la crisis del arte es un “síntoma de la crisis existencial de la persona”; también aborda el tema de la fundación del arte y de su identidad, notando la especificidad del arte sacro. Los análisis de modo particular son basados en la Constitución sobre la Divina Liturgia “Sacrosanctum Concilium” del Concilio Vaticano II. En el capítulo VII el autor habla sobre la universalidad, belleza, narratividad, figuratividad del arte sacro y acerca de los “sanos principios sobre los cuales se deben fundamentar las obras de arte sacro” deseados por el Concilio.

1105_Taggia_-_Basílica_Santuario_de_la_Virgen_Milagrosa.jpg“Se comprende -observa el cardenal Cañizares en el prefacio- la afirmación reiterada por los últimos Papas -desde Pablo VI hasta Benedicto XVI- de la necesidad de esta amistad, que es la unidad y absoluta mutua reciprocidad, y el apelo a expresar en la obra artística el binomio fe-arte, como realiza tan espléndidamente el autor de este libro. A partir de esta visión del arte en general, y del arte sacro en particular, se comprende el carácter de perennidad del arte, su naturaleza no efímera, su valor universal que va más allá de la circunstancia de la época o del gusto del momento, o de los afanes consumistas, se comprende su dimensión religiosa y la misma implicación del artista, y de la totalidad de su persona, en la obra de su arte, principalmente cuando se trata de arte sacro, o sea, de arte para la liturgia, sea música, pintura, escultura o arquitectura, que no pueden eximirse de expresar la iniciativa así como en la realidad de la creación”.

El volumen fue publicado en italiano por la “Ediciones Cantagalli”.

 

 

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas