Loading
 
 
 
Loading
 
Noche mística
Loading
 
20 de Septiembre de 2016 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción - (Martes 20-09-2016, Gaudium Press) - En los principios de la constitución de la Orden de los Franciscanos, la necesidad obligaba a todos los monjes, incluso San Francisco, a dormir en el piso del dormitorio. Pero, mientras todos dormían, el santo Fundador se levantaba, salía del dormitorio e iba rezar durante algunas horas. Después volvía a dormir, para que a la hora del despertar nadie percibiese su falta.

Nuestra Senora.jpg
Pidamos a Nuestra Señora que nuestra cadena esté bien atada a Ella y, así, estaremos siempre despiertos para contemplar las grandezas de Dios.

Ahora, fue admitido en la orden un jovencito muy inocente, que devotaba gran admiración a San Francisco. Analizaba cada paso de su Fundador, y le causaba mucha curiosidad saber lo que él hacía durante las noches. Por eso, diseñó un plan: cierta noche, se acostó próximo a San Francisco y ató la cuerda de su hábito a la cuerda del hábito del Santo, para así ser alertado cuando el Santo se levantase.

Pero San Francisco, al despertar para las oraciones de costumbre, vio las cuerdas atadas y con mucha delicadeza las desató, sin despertar al niño. Poco después, el niño despertó, vio la cuerda desatada y notó la ausencia del santo. Sin perder la esperanza, salió a su búsqueda. Encontrando la puerta del patio abierta y escuchando algunas voces, se acercó y encontró a San Francisco conversando con Nuestro Señor, Nuestra Señora, San Juan Bautista y San Juan Evangelista.

Al contemplar esta escena, el niño desmayó...

Terminada la celestial conversación, San Francisco comenzó a volver para el dormitorio y, en el camino, tropezó con el pequeño desmayado. Se agachó, lo tomó en los brazos y lo cargó hasta el dormitorio. Al día siguiente, le dio obediencia de no contar a nadie el hecho, mientras viviese San Francisco.

¿Qué enseñanza podemos sacar de este hecho? Pidamos a Nuestra Señora que nuestra cadena esté bien atada a Ella y, así, estaremos siempre despiertos para contemplar las grandezas de Dios.

Por Ir. Patricia Maria Rivas Flamenco, EP.

 

Loading
Noche mística

Redacción - (Martes 20-09-2016, Gaudium Press) - En los principios de la constitución de la Orden de los Franciscanos, la necesidad obligaba a todos los monjes, incluso San Francisco, a dormir en el piso del dormitorio. Pero, mientras todos dormían, el santo Fundador se levantaba, salía del dormitorio e iba rezar durante algunas horas. Después volvía a dormir, para que a la hora del despertar nadie percibiese su falta.

Nuestra Senora.jpg
Pidamos a Nuestra Señora que nuestra cadena esté bien atada a Ella y, así, estaremos siempre despiertos para contemplar las grandezas de Dios.

Ahora, fue admitido en la orden un jovencito muy inocente, que devotaba gran admiración a San Francisco. Analizaba cada paso de su Fundador, y le causaba mucha curiosidad saber lo que él hacía durante las noches. Por eso, diseñó un plan: cierta noche, se acostó próximo a San Francisco y ató la cuerda de su hábito a la cuerda del hábito del Santo, para así ser alertado cuando el Santo se levantase.

Pero San Francisco, al despertar para las oraciones de costumbre, vio las cuerdas atadas y con mucha delicadeza las desató, sin despertar al niño. Poco después, el niño despertó, vio la cuerda desatada y notó la ausencia del santo. Sin perder la esperanza, salió a su búsqueda. Encontrando la puerta del patio abierta y escuchando algunas voces, se acercó y encontró a San Francisco conversando con Nuestro Señor, Nuestra Señora, San Juan Bautista y San Juan Evangelista.

Al contemplar esta escena, el niño desmayó...

Terminada la celestial conversación, San Francisco comenzó a volver para el dormitorio y, en el camino, tropezó con el pequeño desmayado. Se agachó, lo tomó en los brazos y lo cargó hasta el dormitorio. Al día siguiente, le dio obediencia de no contar a nadie el hecho, mientras viviese San Francisco.

¿Qué enseñanza podemos sacar de este hecho? Pidamos a Nuestra Señora que nuestra cadena esté bien atada a Ella y, así, estaremos siempre despiertos para contemplar las grandezas de Dios.

Por Ir. Patricia Maria Rivas Flamenco, EP.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/82188-Noche-mistica. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

En la ocasión, el obispo afirmó que la Iglesia "es siempre el rostro visible de algo invisible", y ...
 
El reporte motivaría al Estado a dictar lo que la Iglesia puede enseñar en las escuelas católicas ...
 
En medio a una crisis que ya dejó más de 350 muertos, en la noche del lunes, 16/07, desconocidos p ...
 
El prelado aconsejó vestir dignamente "por la Iglesia, el honor y la gloria de Dios". ...
 
El Arzobispo Mayor destacó el regalo de la fe que ha sido transmitido durante más de 1000 años y ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading