Loading
 
 
 
Loading
 
Miembro de Ayuda a la Iglesia Necesitada habla sobre la difícil situación de la Iglesia en Venezuela
Loading
 
13 de Julio de 2018 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

5.jpgCiudad de México (Viernes, 13-07-2018, Gaudium Press) De regreso de Venezuela, donde estuvo visitando parroquias y escuelas católicas, Dominik Kustra, de Ayuda a la Iglesia Necesitada - AIN, habló con SIAME sobre la dificil situación que enfrenta el país, la Iglesia en el país, y la muy meritoria labor que allá desarrolla la Iglesia, con programas como por ejemplo "Ollas Solidarias" y "Jornadas Médicas" que hacen llegar a la población medicinas y alimentos.

Explicó Kustra que el 16% de los niños padece de desnutrición, la mortalidad infantil ha subido en un 30%, y la inflación -con el conexo deterioro de los salarios- fue de 1.700% el año pasado. Para tener una idea de lo poco rentables que son los ingresos de los venezolanos, un salario mínimo -el cual es el sustento del 60% de la población- sólo alcanza para comprar un kilo de carne y un kilo de arroz. Una situación calamitosa.

Dice Kustra que la Iglesia no está exenta de las intimidaciones que hace un gobierno que a todas luces es represivo: Decir cosas como que "el pueblo tiene hambre" o "que el salario no alcanza para nada", asuntos evidentes, pueden ser causal de la aplicación de la "Ley de odio a la patria".

No sólo los que viven en Venezuela; también los que emigran

Las penurias no las viven solo los que moran en Venezuela, también los que emigran forzadamente con "dos maletas". Dice Kustra que se calcula que unas 25.000 personas parten de Venezuela por día buscando el sustento básico. Por ello, a pesar de los esfuerzos de la Iglesia en los países fronterizos, estos se muestran insuficientes con relación al gran flujo de inmigrantes.

"A la gente le falta de todo, incluso, no funciona bien el transporte público, tan necesario para que la gente llegue a sus trabajos, y los niños y maestros a las escuelas; para mucha gente la situación ya es insoportable. Las empresas pequeñas prácticamente no funcionan, no hay trabajo, y así como sufre el pueblo, igual sufre la Iglesia al lado de los fieles", dijo.

Ante la calamidad, los sacerdotes, además de pastores, han de ser agentes sociales para aliviar los padecimientos de la gente. "La Iglesia venezolana está desarrollando un trabajo social impresionante. Atiende escuelas, orfanatos y comedores sociales; todo esto en los barrios más pobres, pero también en las grandes ciudades de manera gratuita. El medicamento más solicitado por los venezolanos son los antidepresivos, y esto por la situación que tienen que enfrentar cada día", concluyó.

 

Loading
Miembro de Ayuda a la Iglesia Necesitada habla sobre la difícil situación de la Iglesia en Venezuela

5.jpgCiudad de México (Viernes, 13-07-2018, Gaudium Press) De regreso de Venezuela, donde estuvo visitando parroquias y escuelas católicas, Dominik Kustra, de Ayuda a la Iglesia Necesitada - AIN, habló con SIAME sobre la dificil situación que enfrenta el país, la Iglesia en el país, y la muy meritoria labor que allá desarrolla la Iglesia, con programas como por ejemplo "Ollas Solidarias" y "Jornadas Médicas" que hacen llegar a la población medicinas y alimentos.

Explicó Kustra que el 16% de los niños padece de desnutrición, la mortalidad infantil ha subido en un 30%, y la inflación -con el conexo deterioro de los salarios- fue de 1.700% el año pasado. Para tener una idea de lo poco rentables que son los ingresos de los venezolanos, un salario mínimo -el cual es el sustento del 60% de la población- sólo alcanza para comprar un kilo de carne y un kilo de arroz. Una situación calamitosa.

Dice Kustra que la Iglesia no está exenta de las intimidaciones que hace un gobierno que a todas luces es represivo: Decir cosas como que "el pueblo tiene hambre" o "que el salario no alcanza para nada", asuntos evidentes, pueden ser causal de la aplicación de la "Ley de odio a la patria".

No sólo los que viven en Venezuela; también los que emigran

Las penurias no las viven solo los que moran en Venezuela, también los que emigran forzadamente con "dos maletas". Dice Kustra que se calcula que unas 25.000 personas parten de Venezuela por día buscando el sustento básico. Por ello, a pesar de los esfuerzos de la Iglesia en los países fronterizos, estos se muestran insuficientes con relación al gran flujo de inmigrantes.

"A la gente le falta de todo, incluso, no funciona bien el transporte público, tan necesario para que la gente llegue a sus trabajos, y los niños y maestros a las escuelas; para mucha gente la situación ya es insoportable. Las empresas pequeñas prácticamente no funcionan, no hay trabajo, y así como sufre el pueblo, igual sufre la Iglesia al lado de los fieles", dijo.

Ante la calamidad, los sacerdotes, además de pastores, han de ser agentes sociales para aliviar los padecimientos de la gente. "La Iglesia venezolana está desarrollando un trabajo social impresionante. Atiende escuelas, orfanatos y comedores sociales; todo esto en los barrios más pobres, pero también en las grandes ciudades de manera gratuita. El medicamento más solicitado por los venezolanos son los antidepresivos, y esto por la situación que tienen que enfrentar cada día", concluyó.

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El Delegado de la Santa Sede, Mons. Jacek Pyl, describió la alegría de la comunidad de creyentes p ...
 
El presbítero ocultó a los niños de catequesis en una cisterna vacía durante 19 horas. ...
 
Mons. Ariel Torrado Mosconi presidió la consagración del altar y dedicación del templo el día 13 ...
 
Con eso, los cristianos de Gaza quedan imposibilitados de atravesar la frontera del valle de Erez y ...
 
La Asociación de Universidades Jesuítas centroamericana pide también que cada una de las 200 univ ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading