Loading
 
 
 
Loading
 
"Es preciso obedecer antes a Dios que a los hombres", recuerda el Papa en homilía
Loading
 
17 de Abril de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Viernes, 17-04-2015, Gaudium Press) En la Santa Misa que celebró ayer en la Capilla de la Casa Santa Marta, el Papa Francisco rezó especialmente por el Papa Emérito Benedicto XVI que cumplió en esta fecha 88 años: "Me gustaría recordar que hoy es el aniversario de Benedicto XVI. Ofrecí la misa por él y también invito a todos a rezar por él, para que el Señor lo sustente y le dé muchas alegrías y felicidades", dijo Francisco.

La Obediencia forma héroes

1.jpgSu homilía tuvo otro tema, basado en la liturgia del día. En las lecturas se encontraba presente la virtud de la obediencia. En la homilía que, el Pontífice no dejó de abordar el tema.

Para el Papa, obedecer es una señal de coraje: La obediencia "tantas veces nos lleva a un camino que no es lo que yo pienso que debe ser, es otro". Obedecer es "tener el coraje de cambiar de rumbo cuando el Señor nos lo pide". "Quien obedece tiene la vida eterna", mientras para "quien no obedece, la ira de Dios permanece sobre él".

Francisco comentó que en la primera lectura del día, extraída de los Hechos de los Apóstoles, los sacerdotes y los jefes ordenan a los discípulos de Jesús que no prediquen más el Evangelio al pueblo.
Ellos están enfurecidos, con celos, con miedo porque en presencia de ellos se multiplican los milagros, el pueblo sigue a los discípulos y "el número de fieles aumentaba".
Entonces, los discípulos son presos, un ángel del Señor los libera y ellos vuelven a predicar el Evangelio. Nuevamente son presos e interrogados. Los sacerdotes no entendían tanto empeño en anunciar el Evangelio y Pedro explica su actitud al responder las amenazas del sumo sacerdote: "Es preciso obedecer antes a Dios que a los hombres".

Testarudez y dureza de corazón

Continúa el Pontífice con su homilía explicando: "estos eran doctores, habían estudiado la historia del pueblo, habían estudiado las profecías, la ley, conocían así toda la teología del pueblo de Israel, la revelación de Dios, sabían todo, eran doctores, y fueron incapaces de reconocer la salvación de Dios.
Pero ¿cómo es posible esa dureza de corazón de los sumos sacerdotes? ¿Por qué no es dureza de cabeza, no es simple ‘testarudez': Es la dureza...

Y se puede preguntar: ¿cómo es el recorrido de esta testarudez, que es total, de cabeza y de corazón?".

Francisco mismo responde, explicando: "La historia de esta testarudez, el itinerario de ella es cerrarse en sí mismo, no dialogar, es la falta de diálogo". "Ellos no sabían dialogar, no sabían dialogar con Dios, porque no sabían rezar y oír la voz del Señor, y no sabían dialogar con los otros".

Para el Santo Padre, la señal que revela que una persona "no sabe dialogar", "no está abierta a la voz del Señor, a las señales que el Señor hace en el pueblo" es la "furia y la voluntad de callar a los que predican, en este caso, la novedad de Dios, esto es, Jesús resucitado. No tienen razón, pero llegan a eso. Es un itinerario doloroso. Estos son los mismos que pagaron los guardianes del sepulcro para decir que los discípulos habían robado el cuerpo de Jesús. Hacen de todo para no abrirse a la voz de Dios".

Al final de la homilía, el Papa pidió: "Y en esta Misa recemos por los maestros, por los doctores, por aquellos que enseñan al pueblo sobre Dios, para que no se cierren, para que dialoguen y, así, se salven de la ira de Dios que, si no cambian de actitud, permanecerá sobre ellos". (JSG)

De la Redacción de Gaudium Press, con informaciones de la Radio Vaticana.

 

Loading
"Es preciso obedecer antes a Dios que a los hombres", recuerda el Papa en homilía

Ciudad del Vaticano (Viernes, 17-04-2015, Gaudium Press) En la Santa Misa que celebró ayer en la Capilla de la Casa Santa Marta, el Papa Francisco rezó especialmente por el Papa Emérito Benedicto XVI que cumplió en esta fecha 88 años: "Me gustaría recordar que hoy es el aniversario de Benedicto XVI. Ofrecí la misa por él y también invito a todos a rezar por él, para que el Señor lo sustente y le dé muchas alegrías y felicidades", dijo Francisco.

La Obediencia forma héroes

1.jpgSu homilía tuvo otro tema, basado en la liturgia del día. En las lecturas se encontraba presente la virtud de la obediencia. En la homilía que, el Pontífice no dejó de abordar el tema.

Para el Papa, obedecer es una señal de coraje: La obediencia "tantas veces nos lleva a un camino que no es lo que yo pienso que debe ser, es otro". Obedecer es "tener el coraje de cambiar de rumbo cuando el Señor nos lo pide". "Quien obedece tiene la vida eterna", mientras para "quien no obedece, la ira de Dios permanece sobre él".

Francisco comentó que en la primera lectura del día, extraída de los Hechos de los Apóstoles, los sacerdotes y los jefes ordenan a los discípulos de Jesús que no prediquen más el Evangelio al pueblo.
Ellos están enfurecidos, con celos, con miedo porque en presencia de ellos se multiplican los milagros, el pueblo sigue a los discípulos y "el número de fieles aumentaba".
Entonces, los discípulos son presos, un ángel del Señor los libera y ellos vuelven a predicar el Evangelio. Nuevamente son presos e interrogados. Los sacerdotes no entendían tanto empeño en anunciar el Evangelio y Pedro explica su actitud al responder las amenazas del sumo sacerdote: "Es preciso obedecer antes a Dios que a los hombres".

Testarudez y dureza de corazón

Continúa el Pontífice con su homilía explicando: "estos eran doctores, habían estudiado la historia del pueblo, habían estudiado las profecías, la ley, conocían así toda la teología del pueblo de Israel, la revelación de Dios, sabían todo, eran doctores, y fueron incapaces de reconocer la salvación de Dios.
Pero ¿cómo es posible esa dureza de corazón de los sumos sacerdotes? ¿Por qué no es dureza de cabeza, no es simple ‘testarudez': Es la dureza...

Y se puede preguntar: ¿cómo es el recorrido de esta testarudez, que es total, de cabeza y de corazón?".

Francisco mismo responde, explicando: "La historia de esta testarudez, el itinerario de ella es cerrarse en sí mismo, no dialogar, es la falta de diálogo". "Ellos no sabían dialogar, no sabían dialogar con Dios, porque no sabían rezar y oír la voz del Señor, y no sabían dialogar con los otros".

Para el Santo Padre, la señal que revela que una persona "no sabe dialogar", "no está abierta a la voz del Señor, a las señales que el Señor hace en el pueblo" es la "furia y la voluntad de callar a los que predican, en este caso, la novedad de Dios, esto es, Jesús resucitado. No tienen razón, pero llegan a eso. Es un itinerario doloroso. Estos son los mismos que pagaron los guardianes del sepulcro para decir que los discípulos habían robado el cuerpo de Jesús. Hacen de todo para no abrirse a la voz de Dios".

Al final de la homilía, el Papa pidió: "Y en esta Misa recemos por los maestros, por los doctores, por aquellos que enseñan al pueblo sobre Dios, para que no se cierren, para que dialoguen y, así, se salven de la ira de Dios que, si no cambian de actitud, permanecerá sobre ellos". (JSG)

De la Redacción de Gaudium Press, con informaciones de la Radio Vaticana.

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/68988--Es-preciso-obedecer-antes-a-Dios-que-a-los-hombres---recuerda-el-Papa-en-homilia. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

El hecho fue calificado por el purpurado como "una bofetada al Santo Padre". ...
 
Los coros de la Arquidiócesis participaron en un encuentro especial en el mes de noviembre. ...
 
Polémicas sentencias en favor del aborto, la eutanasia y la exclusión de la Iglesia en el Servicio ...
 
El libro ha sido puesto a disposición de los cibernautas por ACI Prensa ...
 
La proyección de imágenes de la Santísima Virgen con el Niño Jesús en la fachada del templo es ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading