Loading
 
 
 
Loading
 
En la catequesis de la Audiencia General el Papa habla sobre el perdón en el seno de la familia
Loading
 
4 de Noviembre de 2015 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 04-11-2015, Gaudium Press) En la primera catequesis de noviembre, en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco ha hablado sobre la necesidad y práctica del perdón en el seno de la familia. "La familia es un gran gimnasio para entrenar al don y al perdón recíproco, sin el cual ningún amor puede ser duradero. Sin donarse, sin perdonarse, el amor no permanece, no dura", dijo el Pontífice.

El propio Jesús, al enseñarnos a orar en el Padre Nuestro, nos pidió perdonar las ofensas mutuas siguiendo el ejemplo de Dios que nos perdona. "No se puede vivir sin perdonarse, o al menos no se puede vivir bien, especialmente en familia. Cada día nos faltamos al respeto el uno al otro".

Dios, nos pide "sanar inmediatamente las heridas que nos hacemos, retejer inmediatamente los hilos que rompemos en la familia. Si esperamos demasiado, todo se hace más difícil", dijo el Papa.

Debemos perdonar, y rápidamente. Y si se hace así en familia, este ejemplo va permeando la sociedad.

"Si aprendemos a vivir así en familia, lo hacemos también fuera, en todas partes que nos encontramos. Es fácil ser escépticos sobre esto. Muchos -también entre los cristianos- piensan que sea una exageración. Se dice: si, son bellas palabras, pero es imposible ponerlas en práctica. Pero gracias a Dios no es así. De hecho es precisamente recibiendo el perdón de Dios que, a su vez, somos capaces de perdonar a los otros. Por esto Jesús nos hace repetir estas palabras cada vez que rezamos la oración del Padre Nuestro, es decir cada día. Es indispensable que, en una sociedad a veces despiadada, haya lugares, como la familia, donde se aprenda a perdonar los unos a otros".

El camino del perdón, es también el camino de las Bienaventuranzas. La Iglesia debe ser testimonio de la "fuerza renovadora del perdón de Dios".

El Pontífice terminó sus palabras deseando que "en el Jubileo de la Misericordia las familias redescubran el tesoro del perdón recíproco. Recemos para que las familias sean siempre más capaces de vivir y de construir caminos concretos de reconciliación, donde ninguno se sienta abandonado al peso de sus ofensas".

Con información de Radio Vaticano

 

Loading
En la catequesis de la Audiencia General el Papa habla sobre el perdón en el seno de la familia

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 04-11-2015, Gaudium Press) En la primera catequesis de noviembre, en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco ha hablado sobre la necesidad y práctica del perdón en el seno de la familia. "La familia es un gran gimnasio para entrenar al don y al perdón recíproco, sin el cual ningún amor puede ser duradero. Sin donarse, sin perdonarse, el amor no permanece, no dura", dijo el Pontífice.

El propio Jesús, al enseñarnos a orar en el Padre Nuestro, nos pidió perdonar las ofensas mutuas siguiendo el ejemplo de Dios que nos perdona. "No se puede vivir sin perdonarse, o al menos no se puede vivir bien, especialmente en familia. Cada día nos faltamos al respeto el uno al otro".

Dios, nos pide "sanar inmediatamente las heridas que nos hacemos, retejer inmediatamente los hilos que rompemos en la familia. Si esperamos demasiado, todo se hace más difícil", dijo el Papa.

Debemos perdonar, y rápidamente. Y si se hace así en familia, este ejemplo va permeando la sociedad.

"Si aprendemos a vivir así en familia, lo hacemos también fuera, en todas partes que nos encontramos. Es fácil ser escépticos sobre esto. Muchos -también entre los cristianos- piensan que sea una exageración. Se dice: si, son bellas palabras, pero es imposible ponerlas en práctica. Pero gracias a Dios no es así. De hecho es precisamente recibiendo el perdón de Dios que, a su vez, somos capaces de perdonar a los otros. Por esto Jesús nos hace repetir estas palabras cada vez que rezamos la oración del Padre Nuestro, es decir cada día. Es indispensable que, en una sociedad a veces despiadada, haya lugares, como la familia, donde se aprenda a perdonar los unos a otros".

El camino del perdón, es también el camino de las Bienaventuranzas. La Iglesia debe ser testimonio de la "fuerza renovadora del perdón de Dios".

El Pontífice terminó sus palabras deseando que "en el Jubileo de la Misericordia las familias redescubran el tesoro del perdón recíproco. Recemos para que las familias sean siempre más capaces de vivir y de construir caminos concretos de reconciliación, donde ninguno se sienta abandonado al peso de sus ofensas".

Con información de Radio Vaticano

 


 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *




 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

a nunciatura apostólica en el país africano presentó un documento que hace un "resumen de los da ...
 
El propio Dios se vale de los sentidos para hacernos conocer lo que desea, pues "Dios provee a todo ...
 
La elección se realizó en el Sínodo extraordinario de esta Iglesia de rito oriental en Aley, Líb ...
 
"Peregrinemos a Cristo acompañados por María", así se titula el folleto que el Comité Teológico ...
 
En la ocasión, hubo la creación del directorio de la Asociación Nacional de Educación Católica ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading