Loading
 
 
 
Loading
 
Posibles de Dios y Transesfera: Puente maravilloso que atrae el Infinito
Loading
 
14 de Marzo de 2019 / 0 Comentarios
 
Imprimir
 
 

Redacción (Jueves, 14-03-2019, Gaudium Press) Afirmaba Plinio Corrêa de Oliveira que "hay varios universos posibles no creados que son muy superiores al universo que yo veo". 1 Estos universos posibles iban constituyendo en el alma del Dr. Plinio su "transesfera", según lo expone Mons. Juan Clá en su espléndida obra El Don de Sabiduría en la Mente, Vida y Obra de Plinio Corrêa de Oliveira:

Afirma Santo Tomás de Aquino que, a excepción de Jesús y María y de la visión beatífica, todo lo que ha sido creado por Dios podría ser más perfecto de lo que es (cf. Santo Tomás, Suma Teológica, I, q.25, a.6, ad4). Por consiguiente, a toda criatura que existe le corresponde un ser mucho más perfecto, arquetípico, en el ‘mundo de los posibles' de Dios. A ese mundo de seres, formado por esos arquetipos, el Dr. Plinio lo llamaba con una palabra creada por él mismo: ‘transesfera'. Así lo explicaba: 'Cuando todos los hombres caminan hacia Dios, todas las cosas existentes en la realidad adquieren, establemente, aspectos como que de ‘transesfera'. La realidad es susceptible de ser sublimada a la manera de una ‘transesfera' pasando a ser un posible que está en Dios. Aún más, es un posible ya creado que apenas nos corresponde a nosotros desarrollar y en el que así veríamos, mucho más marcadamente los reflejos de Dios'. (MNF, 2/6/77) (...) El Dr. Plinio también utilizaba el término ‘transesfera' para significar ‘la suprema y majestuosa resonancia de nuestras acciones en Dios, y la resolución paterna y solar del mismo Dios' (Reunión, 22/1/1979). Sería, por tanto, un concepto metafórico que representa las intervenciones de Dios en el curso de la Historia humana: los movimientos que desde lo más alto de los Cielos pone en acción, decretando y actuando en la obra de la Creación a través de Nuestra Señora, de los Ángeles y de los hombres. (...) En definitiva, hablar de ‘transesfera' es referirse a todo aquello que está, por así decir, ‘más allá de la esfera', o sea, por encima de nosotros: es el enlace que conecta el resto de la Creación a Dios o que conduce a Él. 2 [ndr.: Resaltados propios]

Varias cosas a decir del anterior texto.

3.jpg

* El caminar de los hombres hacia Dios es como un caminar en los posibles de Dios. Por ejemplo, el hombre vuela hacia el Creador creando primero en su espíritu un sitio magnífico para adorarlo llamado ‘catedral gótica'. Después esta creación de espíritu se torna creación material, que aún hoy atrae millones y millones de turistas del mundo entero. Y en ese caminar de posibles que a veces se vuelven realidades, el hombre se acerca a su Hacedor.

* Hablábamos en nota anterior sobre la privilegiada Via Pulchritudinis, la Vía de la Belleza para llegar a Dios, que partía de la consideración de la belleza de los seres creados. Pues en esta misma línea, el Dr. Plinio nos manifiesta que es posible ver a Dios no solo en los seres ya creados, sino incluso en los meramente posibles, en los seres arquetípicos no creados, y que cuando a estos se les contempla, vemos ahí mejor a Dios. Es este un grandísimo avance en el estudio de la Via Pulchritudinis.

* En el texto destacado del libro de Mons. Juan Clá vemos también, en líneas generales, dos usos que el Dr. Plinio daba al término ‘transesfera': uno el del mundo de los posibles arquetípicos, y otro el del reino de la "resonancia de nuestras acciones en Dios" y de los decretos divinos antes de que se ejecuten en la vida de los hombres por medio de la Virgen, los ángeles, la gracia. ¿Esos dos usos del término ‘transesfera' son enteramente disímiles? Nos parece rotundamente que no, y consideramos que así ya lo insinúa el Dr. Plinio.

Creemos que el alma que entra en ese especialísimo relacionamiento con el Creador en la contemplación de los posibles arquetípicos de Dios, termina teniendo mucha "resonancia" en Dios, y entrando ya en la movimentación de esos decretos divinos, justamente por esa conexión especial que establece con Dios y que le es muy sensible al alma que ha entrado por esa vía.

De hecho, así se expresaba el Dr. Plinio de ciertas sensaciones que tenía en su alma en la más tierna infancia:

En virtud de mi inocencia, yo tenía une estado de espíritu por el cual, a veces, consideraba mi propia alma y percibía en ella una especie de brillo áureo-plateado, por el que casi sentía el perfume de mí mismo y de todo cuanto tenía de éclatant, de brillante, de recto y de puro. A esto le seguía la idea de que esas cosas que admiraba y cuya posesión me deliciaba, existían en otro lugar de un modo mucho más intenso, como en su potencia mater. Era como si existiese un archi alter ego de mí mismo, muy atrayente por ser inmensa e infinitamente distante, pero entrañado dentro de mí y jugando con mi alma como un hombre podría jugar con una piedra preciosa. Tenía la impresión de que ese alter ego, se complacía en intensificar ora tal actitud, ora tal otra en mi alma y contemplarla. 3

Ese alter ego era Dios. Y se podría decir que ese especial relacionamiento con Dios, lo tornaría "fuerte contra Dios".

Por Saúl Castiblanco

___

1 Mons. João Scognamiglio Clá Dias, EP. O dom de Sabedoria na Mente, Vida e Obra de Plinio Corrêa de Oliveira. Libreria Editrice Vaticana. Città del Vaticano. 2016. p. 53.
2 Idem.
3 Ibídem. p. 55

 

Loading
Posibles de Dios y Transesfera: Puente maravilloso que atrae el Infinito

Redacción (Jueves, 14-03-2019, Gaudium Press) Afirmaba Plinio Corrêa de Oliveira que "hay varios universos posibles no creados que son muy superiores al universo que yo veo". 1 Estos universos posibles iban constituyendo en el alma del Dr. Plinio su "transesfera", según lo expone Mons. Juan Clá en su espléndida obra El Don de Sabiduría en la Mente, Vida y Obra de Plinio Corrêa de Oliveira:

Afirma Santo Tomás de Aquino que, a excepción de Jesús y María y de la visión beatífica, todo lo que ha sido creado por Dios podría ser más perfecto de lo que es (cf. Santo Tomás, Suma Teológica, I, q.25, a.6, ad4). Por consiguiente, a toda criatura que existe le corresponde un ser mucho más perfecto, arquetípico, en el ‘mundo de los posibles' de Dios. A ese mundo de seres, formado por esos arquetipos, el Dr. Plinio lo llamaba con una palabra creada por él mismo: ‘transesfera'. Así lo explicaba: 'Cuando todos los hombres caminan hacia Dios, todas las cosas existentes en la realidad adquieren, establemente, aspectos como que de ‘transesfera'. La realidad es susceptible de ser sublimada a la manera de una ‘transesfera' pasando a ser un posible que está en Dios. Aún más, es un posible ya creado que apenas nos corresponde a nosotros desarrollar y en el que así veríamos, mucho más marcadamente los reflejos de Dios'. (MNF, 2/6/77) (...) El Dr. Plinio también utilizaba el término ‘transesfera' para significar ‘la suprema y majestuosa resonancia de nuestras acciones en Dios, y la resolución paterna y solar del mismo Dios' (Reunión, 22/1/1979). Sería, por tanto, un concepto metafórico que representa las intervenciones de Dios en el curso de la Historia humana: los movimientos que desde lo más alto de los Cielos pone en acción, decretando y actuando en la obra de la Creación a través de Nuestra Señora, de los Ángeles y de los hombres. (...) En definitiva, hablar de ‘transesfera' es referirse a todo aquello que está, por así decir, ‘más allá de la esfera', o sea, por encima de nosotros: es el enlace que conecta el resto de la Creación a Dios o que conduce a Él. 2 [ndr.: Resaltados propios]

Varias cosas a decir del anterior texto.

3.jpg

* El caminar de los hombres hacia Dios es como un caminar en los posibles de Dios. Por ejemplo, el hombre vuela hacia el Creador creando primero en su espíritu un sitio magnífico para adorarlo llamado ‘catedral gótica'. Después esta creación de espíritu se torna creación material, que aún hoy atrae millones y millones de turistas del mundo entero. Y en ese caminar de posibles que a veces se vuelven realidades, el hombre se acerca a su Hacedor.

* Hablábamos en nota anterior sobre la privilegiada Via Pulchritudinis, la Vía de la Belleza para llegar a Dios, que partía de la consideración de la belleza de los seres creados. Pues en esta misma línea, el Dr. Plinio nos manifiesta que es posible ver a Dios no solo en los seres ya creados, sino incluso en los meramente posibles, en los seres arquetípicos no creados, y que cuando a estos se les contempla, vemos ahí mejor a Dios. Es este un grandísimo avance en el estudio de la Via Pulchritudinis.

* En el texto destacado del libro de Mons. Juan Clá vemos también, en líneas generales, dos usos que el Dr. Plinio daba al término ‘transesfera': uno el del mundo de los posibles arquetípicos, y otro el del reino de la "resonancia de nuestras acciones en Dios" y de los decretos divinos antes de que se ejecuten en la vida de los hombres por medio de la Virgen, los ángeles, la gracia. ¿Esos dos usos del término ‘transesfera' son enteramente disímiles? Nos parece rotundamente que no, y consideramos que así ya lo insinúa el Dr. Plinio.

Creemos que el alma que entra en ese especialísimo relacionamiento con el Creador en la contemplación de los posibles arquetípicos de Dios, termina teniendo mucha "resonancia" en Dios, y entrando ya en la movimentación de esos decretos divinos, justamente por esa conexión especial que establece con Dios y que le es muy sensible al alma que ha entrado por esa vía.

De hecho, así se expresaba el Dr. Plinio de ciertas sensaciones que tenía en su alma en la más tierna infancia:

En virtud de mi inocencia, yo tenía une estado de espíritu por el cual, a veces, consideraba mi propia alma y percibía en ella una especie de brillo áureo-plateado, por el que casi sentía el perfume de mí mismo y de todo cuanto tenía de éclatant, de brillante, de recto y de puro. A esto le seguía la idea de que esas cosas que admiraba y cuya posesión me deliciaba, existían en otro lugar de un modo mucho más intenso, como en su potencia mater. Era como si existiese un archi alter ego de mí mismo, muy atrayente por ser inmensa e infinitamente distante, pero entrañado dentro de mí y jugando con mi alma como un hombre podría jugar con una piedra preciosa. Tenía la impresión de que ese alter ego, se complacía en intensificar ora tal actitud, ora tal otra en mi alma y contemplarla. 3

Ese alter ego era Dios. Y se podría decir que ese especial relacionamiento con Dios, lo tornaría "fuerte contra Dios".

Por Saúl Castiblanco

___

1 Mons. João Scognamiglio Clá Dias, EP. O dom de Sabedoria na Mente, Vida e Obra de Plinio Corrêa de Oliveira. Libreria Editrice Vaticana. Città del Vaticano. 2016. p. 53.
2 Idem.
3 Ibídem. p. 55

 

Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/101907-Posibles-de-Dios-y-Transesfera--Puente-maravilloso-que-atrae-el-Infinito. Se autoriza su publicación desde que cite la fuente.



 

Deja un comentario
Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *



 
Loading
PublicidadGaudiumPressEsHomeRight
Loading

"Para nosotros son mártires. Lo que ha sucedido confirma que la guerra no ha terminado en esta zon ...
 
Ellos hacen parte de la Asociación "La Compañía de María, Madre de los Sacerdotes", fundada en C ...
 
Lo hizo durante el inicio de la Asamblea General de otoño de ese organismo, que se desarrolla desde ...
 
Esta comenzará tras el cierre del Año Jubilar del Corazón de Cristo, que tendrá lugar el domingo ...
 
Más de 10.000 personas peregrinaron ayer hasta el Santuario de la Virgen de los Treinta y Tres, pat ...
 
Loading


Lo que se está twitteando sobre

Loading


 
 

Loading

Loading