martes, 23 de julio de 2024
Gaudium news > El testimonio cristiano en la vida diaria

El testimonio cristiano en la vida diaria

Redacción (Jueves, 02-05-2019, Gaudium Press) «Quien pretende vivir de acuerdo con la voluntad de Dios en todos los aspectos de su vida, no encontrará facilidades. Pero Dios toma a su cargo confortar y sustentar a los justos. Esta es la lección recibida de nuestros hermanos en la fe, los primeros cristianos.»

La afirmación es de Mons. Antonio Carlos Rossi Keller, Obispo de la Diócesis de Frederico Westphalen, en Brasil, en un artículo recientemente escrito, del que transcribimos algunos trechos insertando subtítulos.

Obispo Brasil.jpg

Ir contra la corriente, sufrimiento, fidelidad

El Obispo recuerda lo que ocurrió con los apóstoles: «Luego después de la venida del Espíritu Santo sobre la Iglesia naciente, los Apóstoles comprendieron que el Señor entregaba en sus manos la evangelización del mundo y comenzaron a anunciar la Buena Nueva a sus conterráneos, pero encontraron enfrente la oposición tenaz de los jefes del judaísmo de entonces y fueron encarcelados y maltratados.»

«No es solamente el horror al sufrimiento que experimentan los primeros mártires del cristianismo, sino también lo incómodo de ir contra la corriente, de pensar diferente de los otros, de discordar. Y, entretanto, es esto lo que tiene que hacer todo aquel que desee ser fiel a su vocación y no dejarse vencer por el respeto humano, » describe Mons. Antonio, precisando cómo ocurre en el alma al ir contra la corriente y tener respeto humano:

«Hay en todos nosotros un deseo íntimo de encuadrarse en el ambiente en que vive, de agradar a las otras personas, de no ser diferente.

Son sentimientos buenos que nuestra naturaleza decaída puede exagerar.

Así, en vez de colocarnos delante de la mirada de Dios, somos tentados a preocuparnos más con la mirada de las personas que viven con nosotros, y con lo que piensan de nosotros.

Esta es la raíz de toda actitud de respeto humano.»

Respeto Humano

Se llama «respeto humano» al pecado de tener vergüenza de asumir la posición de cristiano, sobre todo de católico, en los medios en que se vive.

Así, muchos esconden su identidad católica, no rezan en público, no participan, por ejemplo, de las Procesiones en las calles, y otras actividades, con recelo de manifestar las señales exteriores de la fe católica. Temen la burla y cosas semejantes.

Peor aún, en medio de las realidades del día a día, apoyan y acogen en sus vidas y en las vidas de los demás, principios, valores y actitudes que son contrarias a la fe.»

Expresó el obispo que el respeto humano es en el fondo cobardía. Pero que para verdaderamente ayudar a la gente, hay que tener el coraje de anunciar la fe.

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas