miércoles, 30 de noviembre de 2022
Gaudium news > En su primer día en Rumania, el Papa medita la Visitación de la Virgen

En su primer día en Rumania, el Papa medita la Visitación de la Virgen

Bucarest (Viernes, 31-05-2019, Gaudium Press) En su primer día en Rumania, en un viaje que lo tendrá en esas tierras hasta el próximo domingo, y cuando la Iglesia conmemora la Visitación de la Virgen a su prima Santa Isabel, el Papa Francisco celebró la eucaristía en la catedral San José de Bucarest, y meditó con la comunidad católica el ejemplo de la Virgen.

1.png

El Papa resumió los diversos viajes que la Virgen llevó a cabo durante la vida del Salvador:

«Mari?a camina desde Nazaret a la casa de Zacari?as e Isabel, es el primer viaje de Mari?a que nos narra la Escritura. El primero de muchos. Ira? de Galilea a Bele?n, donde nacera? Jesu?s; huira? a Egipto para salvar al Nin?o de Herodes. Ira? tambie?n todos los an?os a Jerusale?n para la Pascua, hasta seguir a Jesu?s en el Calvario. Estos viajes tienen una caracteri?stica: no fueron caminos fa?ciles, exigieron valor y paciencia. Nos muestran que la Virgen conoce las subidas, conoce nuestras subidas: ella es para nosotros hermana en el camino. Experta en la fatiga, sabe co?mo darnos la mano en las asperezas, cuando nos encontramos ante los derroteros ma?s abruptos de la vida».

Pero la Virgen «encuentra a Isabel», mujer anciana, y ocurren las maravillas que relata el Evangelio. Estos hechos, nos deben mover a desarrollar lo que el Papa llama la «Cultura del encuentro», que es la unión de los hijos de Dios entorno a Dios.

La Virgen es la «portadora del Enmanuel, del Dios con nosotros», y esa conciencia la hace manifestar su alegría, una alegría que combate el desánimo, alegría que se expresa en la maravillosa oración del Magníficat.

La Virgen «nos recuerda que Dios puede realizar siempre maravillas si permanecemos abiertos a e?l y a los hermanos. Pensemos en los grandes testigos de estas tierras: personas sencillas, que confiaron en Dios en medio de las persecuciones. No pusieron la confianza en el mundo, sino en el Sen?or, y asi? avanzaron».

El Papa finaliza diciendo a la comunidad católica en Rumania, que no debe temer ser también ella la portadora «de la bendición que Rumania necesita».

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas