sábado, 30 de mayo de 2020
Gaudium news > Clausuran fase diocesana para la Beatificación del Siervo de Dios Giovanni Antonio Baldeschi, sacerdote de Roma

Clausuran fase diocesana para la Beatificación del Siervo de Dios Giovanni Antonio Baldeschi, sacerdote de Roma

Roma (Viernes, 21-02-2020, Gaudium Press) Este 21 de febrero a las 12:00 en la Sala de la Conciliación del Palacio Lateranense en Roma se ha clausurado la fase de investigación diocesana del Siervo de Dios Giovanni Antonio Baldeschi, sacerdote de la diócesis de Roma y cofundador de la orden monástica de las Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento.

La sesión de clausura de la investigación diocesana ha sido presidida por el Vicario del Papa para la Diócesis de Roma, el Cardenal Angelo De Donatis, contando con la presencia del postulador de la causa de Beatificación y Canonización del Siervo de Dios, Padre Arturo Elberti; el delegado Episopal, Mons. Francesco Maria Tasciotti; el promotor de justicia, Don Roberto Folonier y el notario Marcello Terramani.

“El Siervo de Dios desde los primeros días de su ordenación sacerdotal se mostró como un hombre de Dios y de la Iglesia (…) a esta última profesó de corazón su pertenencia”, dijo el Cardenal De Donatis, quien subrayó el testimonio que ofreció el sacerdote pese a las dificultades que enfrentó en su tiempo:

@fotogennari - Diocesi di Roma - Servo di Dio Giovanni Baldeschi.jpg
El 10 de mayo de 2017 se abrió la investigación diocesana del Siervo de Dios, clausurada este viernes 21 de febrero / Foto: @photogennari – Diocesi di Roma.

“En la agitación de la presa de Roma por los seguidores de Napoleón, él permaneció en su lugar, testimoniando, en el silencio y en la fidelidad de lo cotidiano, su fidelidad al Vicario de Cristo, verdadero ejemplo del Clero romano (…) Incluso en la lucha y persecución, que sufrió durante ese mismo periodo napoleónico, supo apoyar a la naciente Orden de Adoración Perpetua, siguiendo y defendiendo a sus hijas espirituales, a quienes el Señor y la Iglesia le habían confiado”.

El Vicario del Papa para la Diócesis de Roma concluyó que el mensaje del Siervo de Dios para los cristianos de hoy “se puede sintetizar en su admirable capacidad de unir la contemplación y la acción, el misterio presbiteral con el que, en términos modernos, llamaríamos el compromiso del apostolado y la promoción social laical y social, en una continua actualidad”.

Con el cierre del proceso diocesano se han colectado toda la investigación que dan fe sobre la vida, las virtudes heroicas, los signos y la fama de santidad del Padre Baldeschi; documentación que pasa ahora a la Congregación para las Causas de los Santos, avanzando así un paso más hacia la Beatificación.

Giovanni Antonio Baldeschi nació alrededor del año 1780 en Ischia di Castro, en la provincia italiana de Viterbo. Fue un presbítero joven, ya que fue ordenado sacerdote en 1797. Al año de ejercer el ministerio sacerdotal se le encarga seguir espiritualmente a la Madre Magdalena de la Encarnación, monja profesa del Monasterio de la Tercera Orden Franciscana de los Santos Felipe y Giacomo de la ciudad de Ischia di Castro, religiosa que por entonces había recibido la inspiración de Dios para fundar una nueva orden; la de las Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento, conocidas como las “Sacramentinas”.

@photogennari - Diocesi di Roma.jpg
Giovanni Antonio Baldeschi es cofundador de las Adoratrices Perpetuas del
Santísimo Sacramento / Foto: @photogennari – Diocesi di Roma.

Con el apoyo del Padre Baldeshi, quien dio autenticidad al carisma, el 31 de mayo de 1807 nace la Orden de las Adoratrices Perpetuas del Santísimo Sacramento, teniendo a la Madre María Magdalena como su fundadora, y al Siervo de Dios como su cofundador.

Desde entonces el Padre Baldeshi, con un gran compromiso apostólico, promueve el culto eucarístico como fundamento de la vida cotidiana y cristiana, y como remedio al materialismo y ateísmo de entonces.

Un compromiso que se vio fuertemente probado con el sufrimiento debido a la ocupación napoleónica de Roma, llegando incluso a estar preso, así como algunas de sus hijas espirituales. Una prueba que tuvo su fruto con la aprobación definitiva de la Orden por parte del Papa Pío VII.

El Siervo de Dios fallece el 10 de agosto de 1840 por causa de una enfermedad pulmonar, siendo enterrado en el Monasterio de Santa María delle Grazie. Sus restos mortales se veneran hoy en la iglesia del Monasterio de San Giuseppe, a donde fueron trasladados en 2008.

El 10 de mayo de 2017 se abrió la investigación diocesana rumbo a su Beatificación, la cual fue clausurada este viernes 21 de febrero.

Con información de Diocesi di Roma.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas