domingo, 07 de junio de 2020
Gaudium news > Obispos de Nueva Zelandia lanzan alarma en Defensa de la Vida de los No Nacidos

Obispos de Nueva Zelandia lanzan alarma en Defensa de la Vida de los No Nacidos

Hamilton – Nueva Zelandia (Viernes, 28-02-2020, Gaudium Press) En Nueva Zelandia, la Iglesia Católica se manifiesta contra el proyecto de ley que visa autorizar la eufemística ‘interrupción voluntaria del embarazo’ (IVG), para gestaciones de hasta 20 semanas.

La manifestación de los Obispos lanza una alarma en defensa de los no nacidos portadores de deficiencias fetales, pues, en la nueva legislación que pretenden imponer ellos no tendrían ninguna protección.

Intento de despenalizar el aborto

En Nueva Zelandia los abortistas vuelven a la carga en el intento de descriminalizar la práctica del aborto. En los últimos meses, fue presentado un proyecto de ley que visa autorizar la interrupción voluntaria del embarazo (IVG) mediante solicitud, para no nacidos con hasta 20 semanas de gestación.

Según esta nueva ley, incluso después de este período, una mujer podrá solicitar y obtener el IVG si el médico “cree razonablemente que el aborto es apropiado en las circunstancias”.

Con la actual legislación neozelandesa, después de 20 semanas, el IVG es posible apenas en caso de incesto, mal formación del feto o serios riesgos a la salud mental y física de la mujer.

Alarma en Defensa de la Vida de los No Nacidos

La Iglesia Católica, naturalmente, tiene una posición pro-vida y es contraria al aborto.

El site de la Conferencia Episcopal de Nueva Zelandia divulgó una nota donde los Obispos expresan su preocupación delante del hecho probable de que los no nacidos pierdan sus derechos: “Cada niño todavía no nacido tiene derecho a un lugar en la familia humana, junto con todos los otros derechos que de ella derivan”. “De hecho, en el vientre materno el bebé ya tiene su identidad genética y la ley debe reflexionar sobre esa realidad”.

Es “totalmente inaceptable, por tanto”, expresan los obispos, que la legislación propuesta sobre el aborto “no exija más ninguna obligación legal de considerar los derechos del feto”. Es lo que afirman los Obispos neozelandeses a través de su portavoz Cynthia Piper, que es también miembro de la Comisión para la Justicia Social de la Diócesis de Hamilton.

Aborto en cualquier momento

Aunque la legislación vigente se refiera a anomalías fetales para autorizar el aborto en gestaciones de hasta 20 semanas, el proyecto de ley no menciona eso, abriendo así la posibilidad de la realización del denominado aborto “bajo demanda”, un neologismo que quiere decir que la muerte del no nacido puede ser decretada en cualquier momento.

No nacidos con deficiencias fetales no tienen esperanza

Los prelados de Nueva Zelandia lanzan una alarma en defensa de los no nacidos con deficiencias fetales, pues, con la nueva legislación, ellos no tendrían ninguna protección legal. Cynthia Piper afirma también que, además, los criterios sugeridos a los profesionales de salud para evaluar si el aborto es apropiado o no son “indefinidos y subjetivos”.

Para ella, la nueva legislación no torna necesaria la obligación legal de “realizar exámenes hasta la 20ª semana de gestación”.

Mujeres presionadas y sin apoyo

La portavoz de los Obispos expresa la preocupación de la Iglesia Católica por las “presiones sociales, familiares y económicas que surgen cuando una mujer repentinamente se depara con una gravidez inesperada”. Son presiones comprobadas y documentadas, con las cuales está demostrado que “si las mujeres recibiesen más apoyo, ellas no escogerían abortar”.

Concluyendo, Cynthia afirma que, si la nueva ley es aprobada, ella traerá “efectos negativos a largo plazo” en todos aquellos que “se sienten presionados” a interrumpir la gravidez. (JSG)

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas