jueves, 02 de julio de 2020
Gaudium news > Vía streaming, el Papa comentó en el Ángelus el evangelio de la Transfiguración

Vía streaming, el Papa comentó en el Ángelus el evangelio de la Transfiguración

Ciudad del Vaticano (Lunes, 09-03-2020, Gaudium Press) Desde la Biblioteca del Palacio Apostólico ayer domingo, y en alocución que fue retransmitida vía streaming a las pantallas de la Plaza de San Pedro, y por los medios de comunicación vaticanos, el Papa Francisco comentó ayer en el Ángelus el evangelio en el día de la Transfiguración del Señor.

Captura de Pantalla 2020-03-09 a la(s) 8.45.34 a. m..png

Narra San Mateo que el Señor “toma consigo a Pedro, Santiago y Juan y sube a un alto monte, símbolo de la cercanía a Dios”, lo que hace Jesús “para abrirlos a una comprensión más completa del misterio de su persona, que deberá sufrir, morir y luego resucitar”.

Ante la dificultad que los apóstoles tenían de la perspectiva de sufrimiento de Cristo, al llegar a la cima del monte, Él se transfigura ante los tres discípulos, de forma que “su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz”. Con la Transfiguración, los tres discípulos están convocados a reconocer en Jesús al Hijo de Dios resplandeciente de gloria.

“De este modo avanzan en el conocimiento de su Maestro, dándose cuenta de que el aspecto humano no expresa toda su realidad; a sus ojos se revela la dimensión sobrenatural y divina de Jesús”.

Hoy todos estamos convocados a difundir las gracias del Tabor

En la Transfiguración, una voz resuena en lo alto “Este es mi Hijo amado … escúchenlo”: Es la voz del Padre celestial que “confirma la ‘investidura’ de Jesús”, afirma el Papa, ya hecha el día de su bautismo en el Jordán. Es la invitación a los discípulos “a escucharlo y seguirlo”.

Pero ese llamado que Cristo hizo a los tres discípulos es hecho hoy a todo cristiano.

“También hoy llama a algunos a estar cerca de Él, para poder ser testigos. Ser testigos de Jesús es un don que no hemos merecido: nos sentimos inadecuados, pero no podemos echarnos atrás con la excusa de nuestra incapacidad”, indicó el Pontífice.

A pesar de no haber estado en el Tabor durante la Transfiguración, “a nosotros también se nos ha dado la Palabra de salvación, se nos ha donado la fe y hemos experimentado de diferentes maneras la alegría de encontrarnos con Jesús”.

“También a nosotros Jesús nos dice: “Levántense y no tengan miedo” (Mt 17:7). En este mundo, marcado por el egoísmo y la codicia, la luz de Dios se opaca por las preocupaciones de la vida cotidiana. A menudo decimos: no tengo tiempo para rezar, no puedo hacer un servicio en la parroquia, responder a las peticiones de los demás… Pero no debemos olvidar que el Bautismo que recibimos nos hizo testigos, no por nuestra capacidad, sino por el don del Espíritu”.

El Pontífice concluyó su meditación pidiendo a la Virgen que nos obtenga la necesaria docilidad al Espíritu Santo para emprender el camino de conversión.

Con información de Vatican News

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas