domingo, 12 de julio de 2020
Gaudium news > Obispo Argentino habla sobre la devastación de la liturgia

Obispo Argentino habla sobre la devastación de la liturgia

La Plata – Buenos Aires (Martes, 10-03-2020, Gaudium Press) El arzobispo emérito de La Plata, en la Provincia de Buenos Aires, en Argentina, Mons. Héctor Aguer, en su columna editorial en el programa de tv “Claves para un Mundo Mejor”, hizo algunas reflexiones y catequesis sobre lo que definió como una “devastación de la liturgia” en las celebraciones de las Misas.

Mons Aguer.jpg

Él recordó que el año pasado ya había comentado un caso muy particular de una Misa en una playa en la cual el celebrante utilizó como cáliz una guampa de mate, algo que dio mucho de qué hablar.

El prelado dice que puede verse en internet otro caso donde un sacerdote celebra Misa en un cuartito donde se ven todas las evidencias de que aconteció allí una reunión: sobre una mesa están papeles, vasos, botellas con refrigerantes. Y allí se celebró una Misa.

Para Mons. Aguer, “Todo eso no es más que la punta de un iceberg de aquello que yo llamaría de devastación de la liturgia”.

“Ciertamente existen sacerdotes que celebran muy correctamente la Misa, sin embargo, existen otros que no y, en muchos lugares, la tendencia es convertir la Misa en una especie de espectáculo, en un show, inclusive con saltos, cantos en la misa de niños parece una fiestita de niños”, afirmó el arzobispo en su programa.

Se perdió el sentido del Misterio Litúrgico

¿”Que significa eso”?

Fue lo que se preguntó el prelado para, enseguida responder:

“Significa que se perdió el sentido del misterio litúrgico porque se perdió la solemnidad, la belleza, la seriedad y el ajustarse a las rúbricas que la Iglesia quiere para celebrar la Misa.”

Según explicó Mons. Aguer, “un sacerdote no puede hacer lo que quiere en la Misa. El Concilio Vaticano II decía en la Constitución para la Sagrada Liturgia que nadie, además que sea sacerdote, se atreva a sacar, poner o cambiar nada por iniciativa propia en la liturgia. Eso no ha sido llevado en cuenta, como si no hubiese existido el Concilio Vaticano II”.

“Aquí el problema es este: ¿recordamos lo que es la Misa o ya olvidamos lo que es ella? ¿La misa es un encuentro fraterno o es el sacrificio mismo de Jesús que se hace sacramentalmente presente?

“Esa expresión del ‘santo sacrificio de la misa’ parece que cayó en desuso.

“No es un encuentro de hermanos, lo es secundariamente, en todo caso, sin embargo, primeramente, es la Iglesia que se reúne para celebrar el culto de Dios y el culto de Dios por excelencia, en la Nueva Alianza, es la ofrenda al Padre del sacrificio pascual de Jesús que se hace presente sacramentalmente por la acción del Espíritu Santo”.

Un problema mundial, lamentablemente…

“¡La Misa es un misterio! No podemos usar la misa para divertirnos un poco o para sentirnos más confortables. Infelizmente, eso se esparció enormemente en Argentina y en otros lugares.

Me acuerdo que el año pasado, o en el año anterior, me encontré en Roma con el cardenal Robert Sarah, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, y, hablando sobre esas cuestiones, yo dije:

‘En la Argentina, la liturgia está devastada’, y él me respondió:

‘No es solo en Argentina.’

‘Entonces, infelizmente, es un problema mundial’.

¿’Y qué hacemos?’

El Cardenal respondió:
‘Los fieles que van a la misa los domingos tienen el derecho de celebrar la misa como la Iglesia quiere y no como cada padrecito con su misita, sino como la Iglesia quiere y enseña’.

Hay una objetividad en la liturgia y esa objetividad es la garantía de que lo esencial es respetado, porque, si no, el misterio litúrgico se pierde y eso no ayuda a formar bien los fieles, sino que eso desvía a los fieles.”

Mons. Aguer concluyó su programa afirmando:

“No se puede llevar una vida espiritual seria de oración autentica, de adoración a Dios, si alguien no entiende el misterio litúrgico y no lo vive intensamente”. (JSG)

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas