martes, 14 de julio de 2020
Gaudium news > Casa Santa Marta: Papa habla de San José, de los detenidos y Comunión Espiritual 

Casa Santa Marta: Papa habla de San José, de los detenidos y Comunión Espiritual 

Ciudad del Vaticano (Viernes, 20-03-2020, Gaudium Press) Durante la Misa celebrada en la Capilla de la Casa Santa Marta, ayer jueves (19/03), Solemnidad de San José y séptimo aniversario de su pontificado, Francisco volvió a llevar su pensamiento a los detenidos, recordó la importancia de la adoración, incentivó a los fieles a hacer la Comunión espiritual y habló sobre San José.

papa.jfif

Homilía

En la homilía, el Papa comentó el evangelio del día (Mt 1,16.18-21.24), recordó la importancia de la oración de adoración y recomendó la Comunión Espiritual.

Son trechos de la homilía de Francisco: “El Evangelio nos dice que José era “justo”, o sea, un hombre de fe, que vivía la fe. Un hombre que puede ser incluido en la lista de todas aquellas personas de fe que recordamos hoy en el Oficio de Lectura. Aquellas personas que vivieron la fe como fundamento de aquello que se espera, como garantía de aquello que no se ve.”

“José es hombre de fe: por eso era “justo”. No solamente porque creía, sino también vivía esta fe. Hombre “justo”. Fue elegido para educar un hombre que era verdadero hombre, pero también era Dios: era preciso un hombre-Dios para educar un hombre así, pero no había.”

“El Señor escogió un “justo”, un hombre de fe. Un hombre capaz de ser humano y también capaz de hablar con Dios, de entrar en el misterio de Dios. Y esa fue la vida de José. Vivir su profesión, su vida de hombre y entrar en el misterio. “Un hombre capaz de hablar con el misterio, de dialogar con el misterio de Dios. No era un soñador. Entraba en el misterio, con la misma naturalidad con la cual llevaba adelante su profesión.”

Capacidad de entrar en el misterio

Cuando el Evangelio nos habla de los sueños de José nos hace entender esto: entra en el misterio.” “Pienso en la Iglesia, hoy, en esta solemnidad de San José. Nuestros fieles, nuestros obispos, nuestros sacerdotes, nuestros consagrados y consagradas, los Papas: ¿son capaces de entrar en el misterio?

“Pidamos al Señor la gracia que la Iglesia pueda vivir en la concreción de la vida cotidiana y también en la concreción – entre comillas – del misterio. Si no pueden hacerlo, será una Iglesia por la mitad, será una asociación piadosa, llevada adelante por prescripciones, pero sin el sentido de la adoración. Entrar en el misterio no es soñar; entrar en el misterio es precisamente esto: adorar. Entrar en el misterio es hacer aquello que haremos en el futuro, cuando llegaremos a la presencia de Dios: adorar. Que el Señor conceda a la Iglesia esa gracia”. (JSG) 

 

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas