viernes, 03 de julio de 2020
Gaudium news > ¿Qué importancia tienen las misas privadas en tiempos de pandemia?

¿Qué importancia tienen las misas privadas en tiempos de pandemia?

Redacción (Lunes, 23-03-2020, Gaudium Press) En diócesis de todo el mundo, las misas públicas fueron suspendidas. Los Obispos indicaron a los fieles vivan la misa por internet y que la comunión sea hecha espiritualmente.

misa.jpg

Los Obispos han pedido también que los sacerdotes celebren las misas en privado. Esta situación y las recomendaciones que de ella vienen tienen gran importancia y una explicación a los fieles se torna necesaria.

En entrevista a ACI el Padre Leandro Bonnin, sacerdote de la Arquidiócesis de Paraná (Argentina), que trabajó por varios años como profesor de liturgia, explicó la importancia de la Misa particular y saber si es espiritualmente benéfica para los fieles en general.

El Padre Bonnin dijo a ACI que, “aunque los fieles no puedan estar físicamente presentes en el templo alrededor del altar, cuando un sacerdote celebra la Eucaristía en privado, todas sus vidas también se unen al sacrificio de Cristo y es entregado a Dios como hostia, víctima y ofrenda”.

El sacerdote recordó que el primer beneficio es “que sus vidas, a través del sacrificio eucarístico, se unen al sacrificio de Cristo y llegan a la presencia del Padre”.

“La Iglesia no cesa de alabar al Padre, no cesa de ofrecer al Padre la cosa más agradable que tiene, que es la entrega, amor, obediencia de Jesucristo, su eterno hijo hecho hombre. Pero la Eucaristía también es el sacrificio de la Iglesia, que es la esposa que ofrece el Hijo al Padre y ofrece a sí misma junto a Cristo”, dijo.

De alguna forma, del mismo modo, “se puede decir que en el altar, junto con el sacrificio de Cristo, va toda la vida de los fieles que se eleva a lo alto”.

El Padre Leandro afirmó que “en cada Eucaristía, además de adorar y pedir perdón, hay intercesión”. Y agregó además que es entonces “cuando el sacerdote, sabiendo que está en la propia presencia de nuestro Señor Jesús en la forma de pan y vino, pide al Padre que, por los méritos de Cristo, escuche oraciones de toda la Iglesia”.

Poder de intercesión, doble realidad

“En todas las misas, se pide por el Papa, los obispos, por todos los hombres de buena voluntad, por todos los fieles y los difuntos. Entonces, cada celebración tiene en sí misma un poder de intercesión más elevada que cualquiera de las demás formas devocionales que existen en la Iglesia”, aseguró Padre Bonnin que continuó recordando:

“La Eucaristía tiene una doble realidad, por un lado, es la presencia y la actualización del sacrificio de Cristo; en segundo lugar, es un banquete con dos mesas: la mesa de la Palabra de Dios y la mesa del Cuerpo y la Sangre del Señor”.

Padre James Bradley

También el Padre James Bradley, profesor de derecho canónico de la Universidad Católica de América, concedió entrevista a la CNA, y explicó que los católicos participan de la comunión de Dios con la Iglesia toda vez que es celebrada la misa, estén ellos físicamente presentes o no:

“La misa no es algo que el sacerdote hace como individuo privado. Él lo hace como ministro de la Iglesia, envolviéndola. Cada Misa que se celebra, en cualquier lugar y en cualquier momento, es para todos los que forman parte de la Iglesia”, afirmó él.

Todavía en la misma entrevista, el Padre Bradley recordó “que los ángeles y los santos están siempre presentes en todas las celebraciones de la misa” y que “toda la Iglesia está presente en la tierra y presente en el cielo”.

“Entonces, dijo el profesor de la Universidad Católica de América, en cierto sentido, el sacerdote nunca está solo cuando está de pie en el altar. Está siempre rodeado por las nubes de testigos”.

A propósito de los problemas que el mundo enfrenta por causa del surto de coronavirus, Padre Bradley recordó que, “en primer lugar, la Iglesia siempre quiere cuidar de su rebaño” y eso “significa que a veces tienen que hacer cosas que no quería hacer, pero que son necesarias”. (JSG)

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas