jueves, 16 de julio de 2020
Gaudium news > Papa en el Domingo de Ramos: Jesús experimentó el dolor de la traición y el abandono

Papa en el Domingo de Ramos: Jesús experimentó el dolor de la traición y el abandono

Ciudad del Vaticano (Lunes, 06-04-2020, Gaudium Press) Ayer en su homilía durante la celebración del Domingo de Ramos, el Papa Francisco resaltó que el Señor nos sirvió “dando su vida por nosotros”, pagando el altísimo precio de su muerte. También que el gran servicio de Jesús a los hombres comportó “experimentar las situaciones más dolorosas de quien ama: la traición y el abandono”.

Papa ramos.png

“Jesús sufrió la traición del discípulo que lo vendió y del discípulo que lo negó. Fue traicionado por la gente que lo aclamaba y que después gritó: «Sea crucificado»”, dijo Francisco. Es terrible esto, pues “nacimos para amar y ser amados”, y el dolor más punzante es el de la “traición de quien nos prometió ser fiel y estar a nuestro lado”.

También nosotros somos en ocasiones traidores con Dios. Pero allí se manifiesta su misericordia, pues “el Señor sabe que somos muy débiles e inconstantes”, y cargando la traición de quienes lo abandonaron, también cargó nuestras infidelidades.

El abandono de Jesús

Francisco también recordó que en el Evangelio de ayer, Jesús sólo dice una frase: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”. Tras sufrir el abandono de los suyos, experimenta el abandono de Dios “para que cuando nos sintamos entre la espada y la pared, cuando nos encontremos en un callejón sin salida, cuando parezca que ni siquiera Dios responde, recordemos que no estamos solos”, pues verdaderamente no estamos solos.

Hoy, en medio de la pandemia que flagela buena parte de la humanidad, “Jesús nos dice a cada uno: “Ánimo, abre el corazón a mi amor. Sentirás el consuelo de Dios, que te sostiene” asegura el Papa.

Volviendo al tema de la traición, el Papa expresó que hay algo que no debemos traicionar, y es nuestro vuelo de amor hacia Él, pues estamos en el mundo para amarlo a Él y a los hermanos, y el resto “pasa”, mientras que el “amor permanece”. Este amor se debe concretizar en servicio, en un “redescubrir que la vida no sirve, si no se sirve”.

Así, el Papa pidió que en estos días santos “nos pongamos ante el Crucificado y pidamos la gracia de vivir para servir”, también que “contactemos al que sufre, al que está solo y necesitado”.

Con información de Vatican News

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas