jueves, 02 de julio de 2020
Gaudium news > El sacerdote multado por llevar la Cruz en Italia; la suspensión de misas en Cádiz, la de Sevilla

El sacerdote multado por llevar la Cruz en Italia; la suspensión de misas en Cádiz, la de Sevilla

Roma (Lunes, 06-04-2020, Gaudium Press) El Padre Cirigliano ciertamente no tenía la intención de violar la ley italiana, o más exactamente el decreto ley sobre medidas para prevenir la expansión de la pandemia. El simplemente quería que el signo de la cruz fuese llevado por unas calles vacías, pero que desde las ventanas y los balcones las personas que por estos días asisten a las procesiones y demás manifestaciones de fe, tuviesen un remanso de esperanza. Era solo el anciano sacerdote, con su Crucificado, su alba, su estola, y eso sí, de tapabocas.

Padre Cirigliano.jpg

Pero el P. Domenico Cirigliano, sacerdote en Rocca Imperiale, provincia de Cosenza, Italia, fue detenido, se le obligó regresar a su iglesia, y además recibió una multa de 400 euros. De buenas que no le confiscaron los paramentos y el crucifijo, dicen los feligreses, varios indignados, pues afirman que no hay proporción entre la medida contra el sacerdote, y el permiso que hay de hacer gimnasia, de sacar al perrito, de dar un paseo con los hijos.

Las críticas en Italia a las restrictivas medidas actuales hacia la piedad cristiana aumentan. Incluso, ya hay altos portavoces políticos pidiendo que se pueda entrar en las iglesias por el solo hecho de rezar, entrar en comunicación con Dios, teniendo los debidos cuidados sanitarios. Incluso algunos piden que se permita la asistencia a la Misa de Pascua de resurrección, de la forma como se está haciendo en Polonia, es decir, con más misas, respetando distancias, etc., pues la asistencia a esas ceremonias constituyen para las personas motivos de esperanza.

Pero los excesos no son solo en Italia.

Con sorpresa la feligresía de Cádiz, España, conocía la irrupción que el pasado viernes hizo la Policía Nacional en la parroquia de San Servando y San Germán de la misa diaria que se desarrollaba con 15 feligreses. “¡Suspendan inmediatamente esto!”, “¡Esto está prohibido!”, gritaban los policías. Testigos de lo ocurrido denunciaron fuerza y abuso de poder, pues el decreto real pertinente permite el culto en las iglesias evitando aglomeración y manteniendo distancias. Los ocho policías amenazaron con abrir expediente y obligaron a suspender la grabación que se estaba haciendo de la eucaristía desde un móvil. ‘¿Resabios de animadversión contra la religión, que están saliendo a flote?’, se preguntan algunos.

En Cádiz el asunto es repetitivo: varias iglesias de la ciudad ha sido objeto de acciones policiales similares.

Pero no solo en Cádiz, similar en Sevilla. Fue ayer, domingo de Ramos, cuando en la azotea de los sacerdotes paúles, ocho personas celebraban una eucaristía. Tras quejas de algunos vecinos, llegaron tres patrullas de la Policía Nacional y otras de la policía local. Según dicen fuentes municipales, las celebraciones de eucaristías en las azoteas está prohibida por estos días.

Los padres paúles afirmaron que sólo ocho personas asistían a la eucaristía, que todos eran miembros de la Congregación de la Misión, y que además, la propia policía no estaba cumpliendo las normas de protección pues no llevaban tapabocas. Varios vecinos, que desde sus casas estaban siguiendo la misa que se difundía por un parlante, prorrumpieron en abucheos y cacerolazos cuando el oficiante anunció la interrupción de la misa: “Queremos misa”, gritaban. Otros vecinos también defendían un cumplimiento estricto de las medidas preventivas.

Cada uno de los asistentes recibió una sanción en las que se informaba de una admonestación por violar reglametnación. (SCM)

Con información de Tirreno News, Infocatolica y ABC

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas