jueves, 09 de julio de 2020
Gaudium news > Iniciarán proceso de beatificación del fundador de las Salesianas Oblatas del Sagrado Corazón

Iniciarán proceso de beatificación del fundador de las Salesianas Oblatas del Sagrado Corazón

Roma (Martes, 21-04-2020, Gaudium Press) El Santo Padre Francisco, en respuesta a petición presentada por el Grupo de Juristas Católicos, ha autorizado la apertura de la Causa de Beatificación y Canonización de Mons. Giuseppe Cognata, SDB, Obispo de Bova, Italia y Fundador de las Oblatas Salesianas del Sagrado Corazón.

La noticia fue dada a conocer por el Rector Mayor de los Salesianos, Padre Ángel Fernández Artime, a través de un comunicado firmado desde Roma el pasado 18 de abril, en el que informa que el Postulador General de los Salesianos, don Pierluigi Cameroni, recibió una carta por parte de la Congregación para las Causas de los Santos dando vía libre a la apertura de la causa hacia el reconocimiento de la santidad del obispo salesiano.

Mons Giuseppe Congota - ANS.jpg
Mons. Giuseppe Cognata, SDB, Obispo de Bova, Italia y Fundador de las Oblatas Salesianas del Sagrado Corazón / Foto: ANS.

“El Rector Mayor de los Salesianos, don Ángel Fernández Artime, tiene la alegría de anunciar, en el gozo del tiempo pascual y de la fiesta de la Divina Misericordia, que la Congregación de la Causa de los Santos, con carta enviada en fecha 15 de abril de 2020 al Postulador General de los Salesianos (Prot. VAR. 8579/20), don Pierluigi Cameroni, firmada por Mons. Marcello Bartolucci, secretario de dicha Congregación, comunica: ‘Estoy contento de informarle que la Congregación para la Doctrina de la Fe, con carta N. Prot. 911/1935-AS265-74579 del 17 de febrero pasado, ha comunicado a este Dicasterio que el Santo Padre, “tras un atento y ponderado examen, ha dado Su augusto consenso a las peticiones de los religiosos y laicos que solicitaban la apertura de la Causa de beatificación de S.E. Mons. Giuseppe Cognata, SDB, obispo de Bova'”, dice el comunicado.

Ante este anuncio, el Rector Mayor de los Salesianos expresa su agradecimiento al Papa Francisco “por la convicción y el empeño de una decisión, tan pensada como transparente por el modo como se ha procedido, que pone plenamente en su justo lugar los valores de la verdad y de la justicia”.

También extiende su agradecimiento al Grupo de Juristas Católicos por el papel que han desarrollado, “esencial y determinante”, y a todas las personas que “han hecho posible este extraordinario evento tan esperado por toda la Familia Salesiana, en particular por las Salesianas Oblatas del Sagrado Corazón y por toda la comunidad eclesial”.

Giuseppe Cognata nació en Agrigento, talia, el 14 de octubre de 1885. Cuando tenía 12 años ingresó al colegio salesiano “San Basilio” de Randazzo, en Catania, que fue la primera obra de San Juan Bosco en Sicilia. Allí acogió el llamado a la vida religiosa y sacerdotal de los salesianos.

Tras varias dificultades en su camino vocacional, porque su padre y abuelo se oponían a su opción sacerdotal, finalmente el 5 de mayo de 1908, de manos del entonces Rector Mayor el beato Miguel Rua, emite su profesión perpetua. Un año después, es ordenado sacerdote, realizando su ministerio en el ámbito de la educación y sirviendo a los jóvenes en Bronte, Este y Macerata.

Debió servir como soldado en Palermo, Trapani y Padua durante la primera guerra mundial; pero en Trapani, logró poner las bases de la Obra salesiana que luego estaría destinado a guiar.

En 1933 es nombrado Obispo de Bova por el Papa Pío XI, una pequeña diócesis de Calabria bastante pobre.

En su deseo de acompañar a los jóvenes y también a las familias más necesitadas, abre el camino para una Pía Sociedad de jóvenes generosas, que estaban dispuestas a trabajar, sirviendo a los núcleos sociales más abandonados y perdidos; naciendo el 8 de diciembre de 1933 la Congregación de Salesianas Oblatas del Sagrado Corazón.

En 1939 es acusado falsamente, destruyéndose su dignidad episcoal y alejándolo de su labor en la Congregación de las Salesianas Oblatas. Solo hasta la fiesta de Pascua de 1962, al comprobarse su inocencia, es reintegrado al Episcopado. Mientras estuvo fuera de su servicio como obispo, fue acogido en las casa salesianas donde es recordado como un gran confesor y guía espiritual.

Por petición de Pablo VI participó en varias sesiones del Concilio Vaticano II y en 1972 recibe la alegre y esperada noticia de que el Instituto por él fundado es reconocido con el “decreto de Alabanza” por parte de la Santa Sede.

Falleció el 22 de julio de 1972 en Pellaro. Sus restos mortales se encuentran en la casa generalicia de las Salesianas Oblatas en Tivoli.

Con infomración de ANS. 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas