viernes, 12 de abril de 2024
Gaudium news > Arzobispo de Lima exhorta a presbíteros y diáconos a reconocer la vida sobrenatural en las tareas ordinarias

Arzobispo de Lima exhorta a presbíteros y diáconos a reconocer la vida sobrenatural en las tareas ordinarias

Lima (Lunes, 23-11-2009, Gaudium Press) «El sacerdocio es vital para el mundo actual, pero no seamos mundanos: cuiden esa vida espiritual, esas medidas de prudencia que constantemente reciben en sus horarios, hábitos de conducta, modo de vivir y amistades. Vivan esa austeridad», dijo Mons. Juan Luis Cipriani, Cardenal arzobispo de Lima, en la homilía de la ordenación sacerdotal de 7 nuevos presbíteros para la Arquidiócesis de Lima, el pasado domingo 22 de noviembre.

Durante la celebración, también les recordó a los nuevos presbíteros la importancia de cultivar la virtud de la humildad en su ministerio sacerdotal: «Sin la humildad no haremos nada. Cultiven la virtud de la humildad que es la base de toda misión del sacerdote. Y esa humildad tiene caminos concretos, se manifiesta en la búsqueda de Dios en la oración; la dirección espiritual; en la piedad y ternura con la que celebran la Santa Misa, rezan el oficio divino y atienden a las almas. El sacerdote es para los fieles, no es para sí mismo».

Igualmente, invitándolos a tener un profundo amor por la Santa Eucaristía, señaló: «Les pido un amor fiel y cuidadoso en los detalles de la Liturgia, la vestimenta, la celebración Eucarística, cuiden el cuerpo de Cristo. El cuerpo de Cristo se recibe de modo ordinario de rodillas y en la boca, por amor y respeto».

Asimismo, exhortó a los nuevos presbíteros a reconocer la vida sobrenatural en las tareas ordinarias y a ser luz con el ejemplo: «Levantemos la mirada para saber iluminar con nuestro ejemplo. Aspiremos a esa vida sobrenatural encarnada en las tareas ordinarias. El día en que el mundo vuelva a reconocer que amor y dolor son la misma expresión de la verdad, ese día podremos decir se inicia la revolución de Dios en el mundo contemporáneo».

Finalmente, dirigiéndose a los padres de familia de los nuevos sacerdotes, los invitó a seguir velando por sus hijos «a seguir queriéndolos, acompañándolos y corrigiéndolos», para que continúen en el camino de la búsqueda de la eternidad en el mundo.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas