miércoles, 22 de marzo de 2023
Gaudium news > “Desde que tengo uso de razón sentí que yo era llamado al sacerdocio”, monseñor Juan Vicente Córdoba Villota, secretario general de la CEC

“Desde que tengo uso de razón sentí que yo era llamado al sacerdocio”, monseñor Juan Vicente Córdoba Villota, secretario general de la CEC

Bogotá (Lunes, 30-11-09, Gaudium Press) Detrás del ser humano ecuánime y elocuente que representa monseñor Juan Vicente Córdoba, se encuentra un humilde servidor de Dios, un sucesor de los Apóstoles, que ha entregado su vida al sacerdocio.

«Desde que tengo uso de razón sentí que yo era llamado al sacerdocio, esas son cosas un poco misteriosas de Dios. Así como hay personas que les llega en algún momento, por una experiencia, a mi me llego por la experiencia de la vida, desde que tuve uso de razón yo tenía muy claro que quería ser sacerdote. Fue esas vocaciones rápidas, fáciles, sin discernimientos de un momento difícil, si no de un discernimiento de la existencia, yo diría que ser sacerdote ha sido natural desde que nací y nunca he tenido dudas de ello», expresó Monseñor Córdoba.

Mons. Juan Vicente Córdoba, nació en la ciudad de Quito – Ecuador, cuando su padre estaba al servicio de la embajada en dicho país. Con cinco hermanos, tres varones y dos mujeres, Monseñor Córdoba creció en una familia creyente. «Eran muy católicos, mi papá y mi mamá iban a misa diario y rezábamos el rosario a diario».

Luego de terminar su bachillerato en el Liceo Cervantes de Bogotá, da inició a su formación sacerdotal dentro de la Compañía de Jesús. El 19 de octubre de 1979 es ordenado como sacerdote Jesuita.

Al referirse a lo más valioso de su sacerdocio, Monseñor afirmó que «el ser llamado por Dios -el señor a uno como bautizado le pide que colabore en su Reino para el pastoreo de sus ovejas, de sus rebaños- invitarlo, a uno pecador, a que le colabore en la extensión de su Reino, para llevarle al Padre a todos. Me parece que es algo muy bello».

El prelado ha obtenido los títulos de Licenciado en Filosofía (1975), Licenciado en Historia (1976), Licenciado en Teología (1979), Magíster en Teología (1981), Magíster en Ciencias Políticas (1983), Magíster en Psicología Clínica por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma (1987) y especialista en Bioética en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá (2003).

En agosto de 2004, el papa Juan Pablo II, lo nombró Obispo Titular de Ausuccura y Auxiliar de Bucaramanga. «Como yo soy Jesuita, y los sacerdotes jesuitas prácticamente no somos obispos (…), es una extrañeza, es algo que a veces uno como que ni entiende, inclusive algo que uno como que no quiere, porque es una vida totalmente distinta a la vida que uno lleva como Jesuita. Entonces es como si le dijeran a uno de un momento a otro que se cambie de familia (…). Fue un poco dura la adaptación, lo recibí con extrañeza, lo recibí con admiración, también con acción de gracias a Dios, que lo elige a uno sucesor de los apóstoles, pero sobre todo con una admiración que es difícil calificarla, para mí era algo muy extraño», comentó.

En la Conferencia Episcopal de Colombia

En junio del presente año, Monseñor Córdoba fue nombrado secretario general de Conferencia Episcopal de Colombia (CEC). Desde entonces ha sido portavoz de la Iglesia en Colombia, no solo frente a temas religiosos, sino también de actualidad social, política y económica.

Para el secretario, la misión de la CEC es muy clara, «tiene una hacia dentro y otra hacia afuera. Hacia adentro, la comunión de los obispos, la espiritualidad de comunión y fraternidad y corresponsabilidad para poder gobernar la Iglesia con iguales criterios, sentimientos y con la misma gracia de Dios para todos con un mismo objetivo.»

«Y hacia fuera, tiene la de representar toda la Iglesia ante los medios de comunicación, la opinión pública y desarrollar toda la dimensión de evangelización con criterios comunes para todas las diócesis, planes de pastoral. También de una u otra manera impulsar lo que es todo el sentir de la Iglesia ante el mundo, el conocimiento de la Iglesia, que lo laicos sientan que tienen unos pastores que están impulsando y tienen seguridad en ellos y se sienten gobernados, se sienten pastoreados y en general todo lo que tiene que ver con la dinamización del Reino de Dios en el país», explicó el prelado.

Durante los pocos meses en que se ha desempeñado como secretario general, Monseñor ha sido vocero de múltiples decisiones e intervenciones de la Iglesia en el país. Actualmente ha desempeñado el papel de mediador en el proceso de liberación de los secuestrados.

«La mediación es lo que la palabra dice, no estar a favor de ninguna de las partes, ni en contra, sino facilitador; la Iglesia facilita el diálogo. Las partes como no se encuentran, y no tienen comunicación, entonces yo, en nombre de la Iglesia hago la facilitación del diálogo entre ellos, y así hemos logrado que vayan cediendo hasta lograr esta liberación», comentó, al referirse a las negociaciones de liberación del sargento viceprimero Pablo Emilio Moncayo Cabrera, del soldado profesional Josué Daniel Calvo Sánchez, y la entrega de los restos del mayor Julián Ernesto Guevara Castro.

Monseñor Juan Vicente Córdoba, un servidor de espíritu joven y entusiasta continuará guiando a través de su experiencia y conocimiento pastoral, un inmenso rebaño que Dios ha puesto en su camino, y ahora desde la Conferencia Episcopal le quedan muchos retos por asumir. «Mis expectativas no son nada en especial, sino cumplir con mi deber de lo que voy viendo que hay que hacer y me van pidiendo, coordinarme mucho con el presidente de la Conferencia, que es la cabeza, y simplemente servir.»

Por Nathali J. Rátiva M.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas