sábado, 28 de enero de 2023
Gaudium news > Concurrida celebración de Domingo de Ramos en la Catedral Metropolitana, en Chile

Concurrida celebración de Domingo de Ramos en la Catedral Metropolitana, en Chile

Santiago (Lunes, 29-03-2010, Gaudium Press) Desde muy temprano, miles de fieles repletaron la Catedral Metropolitana de Santiago para participar en la misa de Domingo de Ramos, festividad con la que se da inicio a Semana Santa. La eucaristía en el principal templo capitalino fue presidida por el Arzobispo de Santiago, cardenal Francisco Javier Errázuriz, y concelebrada por monseñor Fernando Ramos, Rector del Seminario Pontificio Mayor.

La celebración estuvo marcada por la gran participación de los fieles, quienes recibieron la procesión de entrada al altar agitando sus ramos de palma y olivo, y cantando con mucha alegría. En este mismo ánimo, los asistentes escucharon con profundo recogimiento la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo según San Juan.

En su homilía, el Pastor de Santiago reflexionó en torno al Evangelio, destacando la contradicción de un pueblo que aclamaba al Señor un día, y luego, pedían su muerte en la Cruz enceguecidos por las ideas de sus líderes religiosos y autoridades. «¿Cómo fue posible que se pidiera la muerte en la cruz de un inocente, de quien pasó por el mundo sólo haciendo el bien?», expresó el arzobispo.

Domingo de Ramos: signo de la voluntad de alabar a Jesús

Al finalizar la misa, el Cardenal Errázuriz dialogó con los medios de prensa, a quienes señaló que Domingo de Ramos es la celebración religiosa que más toca a los chilenos junto con la Fiesta de la Inmaculada Concepción.

«Se llenan las Iglesias en todas partes. Hay una solidaridad con Jesucristo que comienza el camino hacia la cruz y que nos expresa su amor hasta el extremo. También las personas vienen hoy a las Iglesias porque quieren llevarse a sus casas este signo que son los ramos, como un signo de protección del Señor, pero también como de un signo de la voluntad nuestra de alabar a Jesús junto con todas las personas que lo acompañaron entrando a Jerusalén», dijo el purpurado.

«Nuestro dolor junto al dolor de Nuestro Señor»

Asimismo, manifestó que esta Semana Santa tiene un sentido especial en relación a la de otros años, ya que está marcada por el dolor de muchos chilenos, especialmente de aquellos quienes perdieron a sus seres queridos en el terremoto y maremoto pasado.

«Nosotros ponemos nuestro dolor junto al dolor de nuestro Señor, y se clarifica cuando es un dolor que puede abandonarse también en la bondad de Dios: Dios me va a proteger, Dios me va acompañar en mi camino. Dios me espera en esa patria que no se deshace, que no se derrumba, que no tiene terremoto. Hay un anhelo muy hondo de una patria, en el pleno sentido de la palabra, y que está expresada en que lo Jesucristo nos conquista a nosotros a través de su muerte y resurrección. Eso es la gente lo siente en forma muy honda, y por eso estos días lo celebra con especial devoción», expresó.

Declaración pública de los Legionarios de Cristo

En la ocasión, el Arzobispo también se refirió al reconocimiento público que hizo la congregación de los Legionarios de Cristo el pasado viernes, catalogándola de «muy noble» y agregó: «Lo que pasó con el fundador de los Legionarios está suficientemente claro. Ellos mismos en su declaración reconocer los problemas que existieron».

El Cardenal se mostró empático con la situación que vive la congregación afirmando que «tiene que ser un dolor tremendo, porque cuando un grupo conoce al fundador sólo desde un ángulo y piensa que el fundador es un hombre sabio y santo por la experiencia positiva que tuvieron muchos de ellos, y no conocen otros aspectos de su vida, es un dolor tremendo darse cuenta de cuál es la realidad. Ellos han logrado reconocerlo».

Al finalizar, el purpurado salió en defensa del Santo Padre, quién la semana pasada efectuó una disculpa pública ante los numerosos casos de abusos sexuales vinculados a sacerdotes: «En los mismos días y concertándose los medios de comunicación, tratan de golpear el buen nombre del Papa acusándolo de cosas, en las cuales él nunca tuvo responsabilidad», sentenció el Cardenal.

 

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas