miércoles, 17 de julio de 2024
Gaudium news > Durante la ‘Misa de la Unidad’, arzobispo de Belo Horizonte, en Brasil, vuelve a defender al Papa

Durante la ‘Misa de la Unidad’, arzobispo de Belo Horizonte, en Brasil, vuelve a defender al Papa

Belo Horizonte (Lunes, 05-04-2010, Gaudium Press) Después de haber dedicado su último artículo semanal -Padre, perdónales- a la defensa del pontificado de Benedicto XVI, en el cual resalta la «envergadura moral» del Pontífice, el arzobispo de Belo Horizonte, Mons. Walmor de Oliveira, nuevamente defendió la actuación del Papa y de la Iglesia delante de las denuncias de abusos, por parte de miembros del clero, que emergieron recientemente en el ambiente mediático internacional.

La más reciente manifestación del arzobispo a favor del Santo Padre ocurrió durante la tradicional Misa de la Unidad realizada en el Gimnasio de Mineirinho, en Belo Horizonte, el pasado jueves, que reunió a 450 religiosos y más de 15 mil fieles. El discurso del prelado durante la homilía llegó a ser noticiado por la Radio Vaticana.

En él, Mons. Walmor condenó personalmente la pedofilia y demostró apoyo a las acciones del Vaticano delante de los escándalos envolviendo al clero con este tipo de crimen. «La Iglesia está herida con los sacerdotes que flaquearon. La pedofilia es horrenda, abominable, un desafío para toda la sociedad». En seguida, resaltó que un porcentaje irrisorio de estos casos se encuentra en la Iglesia, la cual, no obstante, pasó a ser blanco ininterrumpido de los medios de comunicación:

«De los 100% de casos registrados en la sociedad, apenas 0,9% alcanza a la Iglesia. El restante está en escuelas, en las familias», afirmó, recomendando también «tolerancia cero» para los infractores. «La Iglesia se posiciona buscando reparaciones e intentando limpiar sus cuadros, para que sus sacerdotes sean dignos de la misión a ellos conferida», agregó el arzobispo.

Por último, emocionando a los presentes en la ceremonia, el arzobispo reverenció con admiración y pidió aplausos para los casi 20 mil religiosos de Brasil y los más de 400 mil en el mundo, por los servicios prestados a la sociedad, recordando que el sacerdocio es una honra, un don de Dios, una misión. «El mundo precisa del reino sacerdotal de servidores para reaprender los caminos del amor, la justicia y la paz», sentenció.

 

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas