miércoles, 30 de noviembre de 2022
Gaudium news > Con gozo Iglesia de Santiago de Chile acoge a tres nuevos sacerdotes en vísperas del tiempo de adviento

Con gozo Iglesia de Santiago de Chile acoge a tres nuevos sacerdotes en vísperas del tiempo de adviento

Santiago (Lunes, 29-11-2010, GaudiumPress) Con la ordenación sacerdotal de tres nuevos presbíteros, la Arquidiócesis de Santiago inició con alegría el tiempo de adviento este sábado 27 de noviembre. La hermosa celebración se efectuó en la Catedral Metropolitana y en ella, Fernando Valdivieso, Francisco Ibáñez y Mauricio Labarca recibieron el Orden Sacerdotal de manos del Arzobispo de Santiago, Cardenal Francisco Javier Errázuriz, quien presidió la eucaristía.

ordenación1.jpgLa Santa Misa fue concelebrada por el Obispo Auxiliar de Santiago, monseñor Fernando Chomalí; por el Rector del Seminario Pontificio Mayor, monseñor Fernando Ramos; por vicarios y numerosos sacerdotes del clero capitalino. La presencia de familiares, amigos y comunidades parroquiales se hizo sentir en el Templo, especialmente al final de la ceremonia, momento en que todos los asistentes aplaudieron efusivamente a los nuevos sacerdotes.

«No es pastor quien no aprende a dar su vida por el rebaño»

En su homilía, el Cardenal Errázuriz manifestó que «la experiencia nos enseña que un sacerdote que tiene su vida puesta en Cristo, que cultiva con coherencia y delicadeza su vida espiritual, es necesariamente generoso y vitalmente comprometido en las cosas de Dios y en las cosas de los hombres».

Y agregó que «el pastor debe ser un hombre de Dios que sabe discernir su santa voluntad. Efectivamente, en la oración cotidiana, en el contacto cercano con los hombres y mujeres a quienes sirve y, especialmente, escrutando la Palabra de Dios, el sacerdote será perfecto discípulo»

En este sentido, invitó a los nuevos sacerdotes a «ser hombres humildes, conocedores de nuestra fragilidad y conscientes de necesitar una y otra vez la ayuda de la gracia y también de los hermanos».

«Todo lo que es santo en este mundo tiene su origen en el misterio de la cruz (…) no hay seguimiento de Cristo, ni entre los laicos, ni entre los sacerdotes, ni entre las religiosas y los obispos si no cargamos la cruz. No es pastor quien no aprende a dar su vida por el rebaño», culminó.

Luego, en un momento especial, el Cardenal Errázuriz ordenó sacerdotes a los diáconos Francisco Ibáñez, Fernando Valdivieso y Mauricio Labarca, a quienes les tomó las promesas sacerdotales y les impuso las manos. Los nuevos presbíteros recibieron también la estola, la casulla, el cáliz y la patena y sus manos fueron ungidas con el crisma.

Felicidad y gratitud

Al término de la celebración, el padre Fernando Valdivieso Tagle manifestó que recibe este Orden Sacerdotal «para anunciar el Reino de Dios y poner a Jesucristo al centro de todos los corazones. Lo hacemos con su gracia y desde nuestra pobreza, no por nuestros méritos, porque en nuestra debilidad más se muestra su grandeza y su poder. Esa es nuestra confianza».

ordenación2.jpgY añadió: «De mi sacerdocio tengo que mostrar a la sociedad el amor a Jesucristo como verdadera vida para toda la gente que hoy día busca la vida quizás de manera más vertiginosa. Mostrar que Jesucristo es el único que puede saciar esa sed que todos los hombres tienen -hoy día más que nunca- porque están buscando en cisternas agrietadas».

Por su parte, el padre Francisco Ibáñez, expresó que el haber recibido el ministerio sacerdotal «es una alegría tremenda, estamos contentos con los compañeros, porque este ministerio nace del amor misericordioso del Señor que nos llama con todo lo nuestro a servirle a él en medio de la gente de nuestro tiempo. Estamos contentos de amar y servir a la Iglesia desde este ministerio al que el Señor nos llama».

El padre Mauricio Labarca dijo que «viendo los signos de los tiempos, mi misión como sacerdote es ser reflejo de la misericordia del Padre, ser un padre para todos los demás, poder acompañar los distintos procesos de vida de cada uno de los cristianos, no sólo de los que están en las parroquias, sino que a todos aquellos con los cuales yo me pueda vincular».

Gaudium Press / Igor Roco

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas