sábado, 03 de diciembre de 2022
Gaudium news > Campanas de las Catedrales de Paraguay repicarán mañana para saludar el año del Bicentenario de la Independencia Nacional

Campanas de las Catedrales de Paraguay repicarán mañana para saludar el año del Bicentenario de la Independencia Nacional

Asunción (Viernes, 31-12-2010, Gaudium Press) Mañana, hacia el medio día, las campanas de todas las catedrales de las diócesis del Paraguay repicarán por cinco minutos para saludar el comienzo del año del Bicentenario de la Independencia Nacional, que los paraguayos conmemorarán durante el 2011.

De esta manera, como menciona en un comunicado la Oficina de Prensa de la Conferencia Episcopal de Paraguay (CEP), la Iglesia católica del país austral, «fiel a su tradición servidora de la Nación», quiere unirse a la alegría del pueblo paraguayo.

Catedral Asunción.bmp
Catedral de Asunción

«Con el repicar de las campanas de las Catedrales, la Iglesia católica simboliza un gesto: que ha estado, está y estará presente en la vida del Paraguay independiente», continúa el comunicado.

La CEP, con ocasión de las fiestas de la nación, también recuerda que «los orígenes de la patria se han cimentado sobre una cultura católica», y que la Iglesia en el Paraguay «se ha manifestado como `conciencia del pueblo´, un pueblo que mira al futuro con esperanza».

Mons. Juan Sinforiano Bogarín

Estas fiestas nacionales, igualmente, será un motivo para hacer presente el pensamiento de Mons. Juan Sinforiano Bogarín, primer Arzobispo de Asunción (1863 – 1949), tal como lo expusieron los Obispos del Paraguay en su carta pastoral de noviembre pasado, que habla sobre el acontecimiento del Bicentenario de la Independencia Nacional.

Los prelados, en la carta, recuerdan e invitan a los ciudadanos de su país a que se reflexione en torno a parte de las palabras que Mons. Bogarín dijo en su testamento: «Repasemos la historia, de las luchas intestinas que bien han maltratado, desangrado y dividido a la familia paraguaya: ninguna de ellas trajo el bien que se prometía. El odio destruye, la paz edifica. Busquemos pues, el engrandecimiento de nuestra Nación; ese engrandecimiento que se basa en la honestidad y la laboriosidad de los individuos, en la solidez y la dignidad de las familias, en la rectitud de los jueces, en la honorabilidad de los comerciantes, en la sabiduría de los maestros, en el fraternal amor de todos los paraguayos que trabajan con la mira puesta únicamente en el progreso incesante de la patria amada».

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas