miércoles, 28 de febrero de 2024
Gaudium news > La Última Cima, documental que narra la vida de un sacerdote español, hace historia en los cines chilenos

La Última Cima, documental que narra la vida de un sacerdote español, hace historia en los cines chilenos

Santiago (Jueves, 14-04-2011, Gaudium Press) Si Juan Manuel Cotelo, director, periodista, y realizador de «La Ultima Cima» hubiese consultado con un economista sobre la posibilidad de lanzar al cine la vida de un sacerdote, lo más probable que le hubiesen dicho es que le reportaría muchas pérdidas, cifras negativas y que mejor serìa optar por otra trama. No buscó la sangre, ni las tramas de contenido promiscuo, ni violencia; tan solo se dejó guiar por lo que su conciencia que le indicaba: la importancia de comunicar la vida de un sacerdote que vivió decididamente buscando a Dios y a los demás.

La ultima cima.jpgAsí nació este documental, éxito de taquilla en España y otros países, y que en Chile partió tímidamente en Santiago en una sala para 40 personas. Ya en menos de una semana pasó a otra con capacidad para 200 y luego a una de 400. Todo ello gracias a las oraciones, la publicidad entre las redes sociales y el boca a boca de cientos de espectadores.

La alegría de vivir la propia vocación

El secreto del éxito de este documental es su sencillez: no se buscó, como lo hacen frecuentemente las películas de Hollywood, impresionar con cosas extraordinarias, animales que hablan o sujetos con capacidades especiales; simplemente intentó mostrar la alegría de vivir la propia vocación dada por Dios a un sacerdote que tenía todo para poder triunfar en el mundo, buen aspecto, inteligencia, don de gentes, etc., pero que sin embargo decide entregar su vida a la voluntad de Dios.

Convencidísimo de su vocación, Pablo Dominguez -el protagonista- con su vida testimonia que la voluntad de Dios no es una fuerza opresora que nos viene desde fuera y que nos intenta «violentar», al contrario, se trata de la verdad de nuestra vida, de la confianza en quien sabemos que nos ama, ese es el secreto de tanta alegría, dejar que Dios traspase la vida y obre a través nuestro.

El filme narra a través de testimonios reales, de familiares, amigos, sacerdotes y obispos, la corta pero fecunda vida sacerdotal de este tremendo hombre. Comienza mostrando cómo a fuerza de complicaciones inútiles, vamos perdiendo la alegría de vivir.

Porque algunas personas piensan que las cosas de Dios son intelectuales, demasiado abstractas: Pablo, a pesar de ser doctor en Filosofía y Teología, además de profesor de lógica; juega, canta, ríe, bromea, y no por ello anula su gran inteligencia, que tenía de sobra, al contrario, se enaltece entregando a los demás esos dones de manera sencilla y clara, como Jesús lo haría en su lugar

Pareciera que todo se queda ahí, pero a medida que avanzamos en el documental nos entrará la curiosidad de saber qué es lo que hace a este hombre tan íntegro, ese grado de desprendimiento y bondad fuera de lo común. Juan Manuel Cotelo interviene dándonos la respuesta: una sustancia que en algunos países está prohibida, y que muchos consumen pero que a veces no lo reconocen. Pablo se alimentaba -nos dice Juan Manuel- de Cristo presente en la Eucaristía. Esa era su fuerza, el repetir todos los días de su vida las palabras que Cristo pronunció en la Ultima Cena.

La Ultima Cima, signo del sentido de nuestra propia vida

«La Ultima Cima» quiere significar la misión de todo bautizado, miembro de la Iglesia. La gloria de Dios y la salvación de nuestros hermanos es la Cima, lo más grande que podemos desear. Pablo nos muestra que es posible, y no cabe la tristeza, porque Dios es sencillo, simple, no necesitamos hacer nada espectacular para vivir conforme a sus planes. La muerte de Pablo en el Moncayo, -siendo el pico más alto de España que subió en su vida de montañista-, coincide con su madurez espiritual, con la culminación de la misión que Dios le había encargado para esta vida terrena. Nos enseña, además, que la muerte no es para un cristiano el final sino el «llegar a la cima», el paso a la eternidad.

Por Igor Roco

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas