miércoles, 30 de noviembre de 2022
Gaudium news > La importancia del Monasterio para la Iglesia particular es tema de encuentros de Vida Contemplativa en Colombia

La importancia del Monasterio para la Iglesia particular es tema de encuentros de Vida Contemplativa en Colombia

Bogotá (Lunes, 30-05-2011, Gaudium Press) Porque la formación en la vida contemplativa también es importante, el Departamento de Vida Consagrada de la Conferencia Episcopal de Colombia (CEC) está llevando a cabo varios encuentros regionales con comunidades contemplativas, que hablan sobre la importancia del Monasterio para la Iglesia Particular a la luz de la Exhortación Postsinodal «Verbum Domini», del Papa Benedicto XVI, desde la perspectiva de la Vida Contemplativa.

El primero de estos encuentros tuvo lugar del 16 al 18 de mayo pasados en la Casa de Encuentros San José de la Arquidiócesis de Bucaramanga y reunió a monasterios de la Región de los Santanderes. Según informa la CEC en una nota de prensa, este primer encuentro agrupó a 37 religiosas que representaban diversas comunidades contemplativas que se sitúan en la región, entre ellas las hermanas Visitadinas de la ciudad de Bucaramanga y Zapatoca; las hermanas Clarisas del municipio de Piedecuesta, las hermanas Carmelitas Descalzas de Floridablanca, y las Concepcionistas de Mesa de Ruitoque y Socorro, todos ellas del Departamento colombiano de Santander. Por el departamento de Norte de Santander, asistieron a este encuentro, religiosas Dominicas del municipio de Ocaña.

Palabra de Dios - Vida Contemplativa-1.jpgDe acuerdo con la CEC, el próximo encuentro reunirá a las diócesis colombianas situadas en la Región sur occidente de Colombia, entre ellas la Diócesis de Mocoa Sibundoy, Pasto, Ipiales, Buga, Cartago, y las Arquidiócesis de Popayán y Cali. Éste segundo encuentro de Vida Contemplativa se realizará del 29 de junio al 1º de julio en la Casa de Encuentros Betania de la ciudad de Popayán.

Las jornadas también se hacen en continuidad con el Encuentro de Vicarios de Vida Consagrada, promovido también por el Departamento de Vida Consagrada de la CEC del pasado 2 al 4 de mayo, en el cual los representantes episcopales igualmente trabajaron sobre la Exhortación «Verbum Domini» en la Vida Consagrada. En la ocasión los participantes también presentaron un mapa de nuevas fundaciones colombianas y reflexionaron sobre el lugar que ocupan las comunidades contemplativas en la Misión Continental.

Estos encuentros de vida contemplativa ya se habían realizado en diciembre del año pasado, y son fruto de una reunión formativa que se llevó a cabo en el Episcopado Colombiano en octubre del año 2009. Allí más de cien religiosas, representantes de varios monasterios y comunidades de espíritu contemplativo, hablaron sobre la necesidad de llevar a cabo encuentros regionales en los cuales se fortalezca la identidad y significado de la Vida Contemplativa.

La Palabra de Dios y la Vida Contemplativa

Benedicto XVI en la reciente Exhortación Apostólica Postsinodal «Verbum Domini» -sobre la Palabra de Dios en la vida y misión de la Iglesia-, en uno de sus apartados hace una especial mención de la Vida Contemplativa señalando: «Los contemplativos y las contemplativas, con su vida de oración, escucha y meditación de la Palabra de Dios, nos recuerdan que no sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. Por tanto, todos los fieles han de tener muy presente que una forma de vida como ésta ‘indica al mundo de hoy lo más importante, más aún, en definitiva, lo único decisivo: existe una razón última por la que vale la pena vivir, es decir, Dios y su amor inescrutable'».

El Santo Padre también hace referencia a la «gran tradición monástica», señalando que ella siempre ha tenido como elemento constitutivo de su propia espiritualidad la meditación de la Sagrada Escritura. «También hoy, las formas antiguas y nuevas de especial consagración están llamadas a ser verdaderas escuelas de vida espiritual, en las que se leen las Escrituras según el Espíritu Santo en la Iglesia, de manera que todo el Pueblo de Dios pueda beneficiarse. El Sínodo, por tanto, recomienda que nunca falte en las comunidades de vida consagrada una formación sólida para la lectura creyente de la Biblia», recuerda el Santo Padre en la Exhortación.

Gaudium Press / Sonia Trujillo

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas