martes, 29 de noviembre de 2022
Gaudium news > Con la asistencia de cientos de fieles la Iglesia de Concepción dio la bienvenida a su nuevo Pastor, monseñor Fernando Chomalí, en Chile

Con la asistencia de cientos de fieles la Iglesia de Concepción dio la bienvenida a su nuevo Pastor, monseñor Fernando Chomalí, en Chile

Concepción (Martes, 31-05-2011, Gaudium Press) El pasado sábado 28 de mayo, la Arquidiócesis de Concepción dio la bienvenida con una eucaristía a su nuevo pastor, monseñor Fernando Chomali Garib, quien fue designado como Arzobispo de la Santísima Concepción por el Santo Padre Benedicto XVI.

Monseñor Chomali fue acompañado por casi todos los obispos de la Conferencia Episcopal de Chile en la toma de posesión de la Arquidiócesis, entre ellos, el Cardenal Jorge Medina Estévez, Prefecto Emérito de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos; Cardenal Francisco Javier Errázuriz, Arzobispo Emérito de Santiago; y monseñor Giuseppe Pinto, Ex Nuncio Apostólico en Chile.

posesión3.jpgTambién asistieron autoridades civiles como el Intendente de Concepción, Víctor Lobos; Senadores y Diputados de la zona, y muchos fieles de la Iglesia de Santiago que quisieron acompañar en este bello momento al prelado.

En su homilía, monseñor Chomalí agradeció profundamente al Romano Pontífice por encargarle tan grande misión. «He aceptado con alegría, con esperanza y gran optimismo el llamado que me ha hecho el Santo Padre, Benedicto XVI, a ser Arzobispo de esta querida diócesis de Concepción», dijo.

Y agregó: «Me sumo a una larga historia de amor entre Dios y esta comunidad. Me sumo a una larga historia eclesial donde abnegados obispos, sacerdotes, diáconos, religiosos, religiosas y laicos, han participado dando lo mejor de sí para hacer presente el Evangelio de Jesucristo y el amor a Dios y al prójimo. Con mucha gratitud recuerdo a mis antecesores aquí presentes, a monseñor Antonio Moreno y a monseñor Ricardo Ezzati, cuya gran labor deseo continuar».

También tuvo palabras para los fieles de la zona, que aún sufren los afectos del devastador terremoto de 2010: posesión5.jpg«Llego a una zona martirizada por los efectos del terremoto y del tsunami. Espero con mi presencia y a través del ministerio que Dios me ha confiado, con tantos hombres y mujeres de buena voluntad, ayudar a sanar el dolor que esta catástrofe de la naturaleza ha provocado. Estar cerca del sufriente está en la esencia de la vida de la Iglesia, y de no hacerlo faltaría gravemente a mis obligaciones como obispo y como cristiano».

En este mismo sentido se refirió al pueblo mapuche, quien en estos momentos pasa por momentos difíciles en el contexto de sus demandas históricas: «Sé de la situación por la que atraviesa el pueblo mapuche. Quiero aprender mucho de ellos, de su cultura, de su vida, del valor de sus familias, de sus inquietudes, de sus dolores. Encontrarán en mí a un obispo que los aprecia sinceramente y que tiene las puertas abiertas para acoger sus inquietudes»

Concluyó su mensaje confiando su ministerio a la Santísima Virgen. «De ella he aprendido a aceptar con toda el alma la voluntad del Padre», manifestó.

 

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas