sábado, 18 de mayo de 2024
Gaudium news > Obispo de Tlaxcala, en México, encabeza acto de desagravio por robo sacrílego

Obispo de Tlaxcala, en México, encabeza acto de desagravio por robo sacrílego

Tlaxcala (Martes, 02-08-2011, Gaudium Press) El domingo pasado el Obispo de Tlaxcala, Mons. Francisco Moreno Barrón, encabezó el acto de desagravio por el robo sacrílego que se llevó a cabo en esa ciudad.

tlaxcala.JPG
Mons. Barrón recordó la penalidad canónica que castiga el robo sacrílego

Mons. Barrón recalcó que de acuerdo a los cánones de la Iglesia, y bajo reserva de su Santidad el Papa Benedicto XVI, los ladrones de las Sagradas Formas serían excomulgados de la Iglesia, y que «los lugares sagrados quedan execrados cuando se cometen en ellos actos gravemente injuriosos. Esos actos cometidos en esos lugares sagrados, revisten tal gravedad y son tan contrarios a la santidad del lugar, que a juicio del obispo diocesano en ellos ya no se puede ejercer el culto, hasta que se repare la injuria con un rito penitencial.»

Como acto de desagravio, Mons. Moreno encabezó la mañana del domingo una magna procesión que salió de «San Nicolasito» y que tras recorrer varias calles de la capital Tlaxcalteca, llegó a la Catedral donde se celebró la Eucaristía en desagravio por el sacrilegio cometido. Mons. Moreno llevó durante la procesión a Jesús Sacramentado como acto de amor y reparación por las faltas cometidas. La procesión y misa fueron acompañadas por cientos de sacerdotes, religiosos, seminaristas y fieles laicos de la diócesis.

Durante la homilía Mons. Moreno señaló la importancia de tener a Jesús vivo en el Santísimo Sacramento, y expresó su dolor y sentir por este hecho tan doloroso, diciendo que «hoy la Diócesis se encuentra como en aquél tiempo de Jesús en que las santas mujeres decían ‘Se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto’.»

Hizo un llamado a los delincuentes para que no hagan oídos sordos a su conciencia y devuelvan a Jesús Eucaristía, al lugar donde debe estar.

Mons. Moreno manifestó que la diócesis debe estar atenta y señaló: «Que el pueblo tlaxcalteca madure su fe en Jesús Sacramentado, que se viva la paz y la justicia y que no se repitan jamás estos sacrilegios en nuestros templos».

«¡Qué nunca nos falte la Santa Misa, qué nunca nos falte Jesús Sacramentado y que nunca nos falten sagrarios para adorarlo!»
Al concluir la misa, los presentes cantaron al unísono «¡Viva Cristo Rey!», como una muestra del amor a Jesucristo y de la fuerza de la Iglesia.

Con información de la Diócesis de Tlaxcala

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas