sábado, 18 de mayo de 2024
Gaudium news > Ojala en el Perú, otras "creencias o religiones no vivan permanentemente del ataque a la Iglesia Católica": Cardenal Cipriani

Ojala en el Perú, otras "creencias o religiones no vivan permanentemente del ataque a la Iglesia Católica": Cardenal Cipriani

Lima (Miércoles, 03-08-2011, Gaudium Press) Reproducimos a continuación un trecho de la conversación sostenida entre el Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, arzobispo de Lima, y Armando Canchanya, en el programa radial peruano Diálogo de Fe, del pasado 30 de julio.

Son diversos, y muy interesantes, los temas abordados: Educación, vida espiritual cristiana, relativismo, relaciones protestantismo-Iglesia católica, etc.

Cardenal Juan Luis Cipriani: Es muy importante la educación. Desde niños se cuidan las formas. La mamá le da de mamar de su pecho a la criatura, eso va generando una relación y una intimidad; el papá cómo participa del cariño de esa criatura, es otra voz, otra figura; cuando uno va creciendo el lavarse las manos para servirse o el saludar o levántate para saludar a la visita. Toda esta forma delante de Dios es tan importante reconocer el amor de Dios, alabarlo, alabar su palabra, esa forma del incienso, ese humo con ese olor agradable, esa alabanza, ese reconocimiento de una cosa externa y visible de algo interior: la palabra de Dios.

imgenes_de_la_semana_del_23_al_31_de_mayo_de_2011_20110531_1450863760.jpgNosotros los católicos tenemos algo muy grande que el Papa nos lo decía, es que tenemos el infinito amor de Dios presente entre nosotros: la Eucaristía. Jesús nos promete antes de morir: Yo me quedaré con ustedes. Entonces esa presencia real, sacramental de la Eucaristía no la tiene más que la Iglesia Católica. Los demás tienen como el gozo, el aleluya, la alabanza, a la palabra de Dios, el aplauso, el gesto, todos se cogen de las manos, hay gestos de adoración, hay proclamas de la palabra, muy bonitas y rescatables. Pero hermanos, la fe católica nos dice: Yo no te doy solo la palabra, el mismo cuerpo, el mismo Cristo, está con nosotros. Tenemos que aprender la cultura, tenemos que enseñar la cultura a los niños, de ese adorar a Cristo en la Eucaristía, de rodillas; adorarlo en los Sagrarios, en los templos; yo no adoro a la palabra, adoro a Cristo. Esta es la diferencia.

Armando Canchanya: Usted que hablaba de las formas, a veces se dice Pero tú crees en esto porque tus padres te lo han dicho o te lo han transmitido. Hablando de formas. No sé si esa es una forma un poco tradicionalista, un poco hueca nada más, o es que en el fondo tiene un significado.

CJLC: Yo diría que es una tradición maravillosa porque yo quisiera decirle a cualquiera que me explique lo contrario. Si no fueron sus padres quienes le enseñaron a comer, a caminar, a leer, a hablar, a saludar; quién me dijo quién era mi padre: mi madre, quién me dijo quién era mi madre: mi padre y quién me dijo quiénes eran mis hermanos: mis padres. La tradición (traditio = entrega) no es una mala palabra. La vida es una permanente entrega de una generación a la siguiente. Y justamente las generaciones se van mejorando muchas veces, empeorando otras. Entonces en esa entrega la Iglesia tiene un vehículo importantísimo que es el Santo Padre, tenemos una cabeza, no tenemos varios pastores en nuestras iglesias, tenemos al Papa, el vicario de Cristo, y los obispos que enseñamos unidos y bajo la enseñanza del Papa. No es un sometimiento servil y negativo, es el compromiso del mismo Cristo: Tú eres Pedro, sobre esta piedra, sobre esta persona Benedicto XVI yo voy construyendo la continuidad dentro del cambio y la actualización, pero no hay rupturas.

AC: Hay una continuidad. Este razonamiento yo lo he escuchado varias veces supone que además la Iglesia no acepte o no respete que existan otras posibilidades de credo. No es que ustedes hagan campaña permanente contra las otras creencias.

CJLC: Ojalá pudiéramos decir lo contrario, que en nuestro país las otras creencias o religiones no vivan permanentemente del ataque a la Iglesia Católica. Ojalá que también pueda ser verdad porque no es así. Yo pienso que la Iglesia Católica como lo define el documento Dominus Iesus, un documento muy actual del Papa Benedicto XVI cuando era Cardenal Ratzinger, en la que dice que la verdadera Iglesia subsiste en la Iglesia Católica y en las otras iglesias hay partes de esa verdad pero no la plenitud. Por ejemplo, la presencia de Cristo en la Eucaristía, la presencia de Cristo en la Confesión a través del sacerdocio; son momentos concretos de que la presencia real del mismo Cristo subsiste plenamente en la Iglesia Católica.

El desafío es que tú y yo demos fe con nuestras obras y palabras que realmente creemos en esa Eucaristía y en el Catecismo. Este catecismo, que es un documento extraordinario que durará siglos, está por ahora todavía sin mucho estudio. Por eso, mi llamado a padres, maestros, sacerdotes, religiosas, religiosos, profesores de religión, enseñar la fe porque a veces sorprende cómo una inmensidad de católicos esconde por temor su fe católica en el ejercicio de su trabajo, de su deporte y viene un evangélico y hace gran proclama, con todo respeto y cariño, de su fe evangélica, cuando digamos hay de cada 100 jugadores, el 98% católicos, pero les da vergüenza o no cumplen.

Yo creo que la fe católica debe estar presente en la vida política, cultural, deportiva, religiosa, sin ánimos de maltratar a nadie. Por eso, en estas fiestas maravillosas de unidad de un pueblo peruano, mayoritariamente católico, respetuoso de esos otros credos; hoy Jesucristo quiere a todos ustedes bendecirlos en esta unidad de la familia y bendecir a toda la familia peruana deseando que este inicio de un nuevo gobierno sea un inicio de paz, de bienestar para todo el país, marcando las unidades y no las contradicciones. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Y el próximo 5 de agosto estaré en Motupe celebrando con ese pueblo la fiesta maravillosa de la Cruz de Motupe.

Con información de la Oficina de Comunicaciones del Arzobispado de Lima.

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas