miércoles, 30 de noviembre de 2022
Gaudium news > Obispo de Liaoning es castigado por autoridades chinas por no comparecer a ordenación ilegítima

Obispo de Liaoning es castigado por autoridades chinas por no comparecer a ordenación ilegítima

Beijing (Lunes, 31-10-2011, Gaudium Press) Mons. Paul Pei Junmin, obispo de Liaoning resistió valientemente a las presiones de las autoridades chinas, que exigían su comparecencia en la ordenación ilegítima de un nuevo obispo el 14 de julio pasado. Por ello ha sido demitido del cargo de vicepresidente de la Conferencia Episcopal China, organismo éste promovido por el gobierno chino pero no reconocido por la Santa Sede.

El 14 de julio pasado, en la diócesis de Shantou, al sureste de la China, fue ordenado obispo -sin mandato pontificio y bajo las presiones del gobierno local- el P. Joseph Huang Bingzhang. Pocos días atrás, el 29 de junio, había ocurrido lo mismo con la ordenación del obispo de Leshan, y también hechos muy similares se habían tenido lugar el 18 de noviembre del año pasado.

Sobre todos estos acontecimientos, el secretario de la Congregación vaticana para la Evangelización de los pueblos, de nacionalidad china, Mons. Savio Hong Tai-Fai, dijo que conforman un ambiente de tensión que recuerda el momento de la ruptura de las relaciones entre la República Popular China y la Santa Sede en 1951, tras las ascensión de los comunistas al poder en la nación asiática.

«Ciertamente, con las ordenaciones ilegítimas que tuvieron lugar en noviembre de 2010 y el pasado 29 de Junio, el gobierno ha dado un paso atrás, volviendo a la situación de los años 50. De este modo han querido tener obispos ordenados bajo el control del gobierno. Esto me sorprende porque hemos hecho un largo camino para acercarnos», afirmó Mons. Hong en declaraciones publicadas por La Stampa en julio pasado.

Ahora, cuatro meses después de la ordenación ilegítima, y continuando con la espiral de creciente violencia física y psicológica contra el clero católico, el gobierno chino decidió la destitución de Mons. Pei Junmin. Como ocurrió con otros prelados antes de la ceremonia de julio, funcionarios gubernamentales quisieron hacer comparecer al obispo de Laoning contra su voluntad, pero el clero local rodeó a su prelado formando una muralla humana que impidió que se efectuase el arresto.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas