sábado, 03 de diciembre de 2022
Gaudium news > "Entrevista" con un pedagogo católico

"Entrevista" con un pedagogo católico

Turín (Martes, 31-01-2012, Gaudium Press) Él es de pequeña estatura física, pequeñito y de mirada inteligente, penetrante, de semblante ameno y determinado, cautiva a todos por su modo de ser sencillo, sincero. En él se confía, en seguida. Hay un poco de inocencia y pureza en todo lo que hace. Junto a él, jóvenes (y también adultos) aprenden mucho y sienten deseo de hacer el bien. ¿Por qué?

Gaudium Press – Todos saben que usted posee una gran experiencia en el campo de la educación. En breves palabras usted será capaz de enseñarnos muchas cosas. Queríamos saber sobre su metodología en el trato con la juventud. Si nos permite, antes que nada, nos gustaría saber ¿qué papel tuvo la juventud en su vida?

– La juventud fue siempre el tierno objeto de mis trabajos, mis estudios y de mi ministerio sacerdotal.

Gaudium Press – Para quien es profesor y formador, en este nuestro tercer milenio, ¿qué tendría para decir si él desease, además, evangelizar a los jóvenes?

– Antes que nada, si queremos ser amigos del verdadero bien de nuestros alumnos y llevarlos al cumplimiento de sus deberes, es indispensable jamás olvidar de que representan a los padres de esta querida juventud.

Do Bosco.jpg
Don Bosco utilizó una pedagogía con método preventivo

Gaudium Press – Representamos a los padres… Pero estamos hablando de jóvenes de hoy. Ellos componen una juventud que muchas veces se muestra rebelde cuando es contrariada o corregida. ¿Usted está de acuerdo que en determinados momentos es necesario utilizar métodos más duros en su corrección?

– Es más fácil enojarse que tener paciencia, amenazar a un niño que convencerlo. Diría hasta que es más cómodo, para nuestra impaciencia y nuestra soberbia, castigar a los que resisten que corregirlos, soportándolos con firmeza.

Gaudium Press – ¿Pero en qué puede dificultar a la pedagogía una corrección más dura?

– Es muy difícil, cuando se castiga, conservar aquella calma tan necesaria para alejar cualquier duda de que actuamos para demostrar nuestra autoridad o descargar el propio malhumor.

Gaudium Press – Es verdad, pero entonces ¿qué consejo da para tratar a los jóvenes de forma más amena, incluso durante esos momentos en que somos tentados a llevarnos por ímpetus de cólera?

– Consideremos como nuestros hijos a aquellos sobre los cuales ejercemos cierto poder.

Gaudium Press – ¿De qué forma podremos hacer eso?

– Pongámonos a su servicio, así como Jesús, que vino para obedecer y no para dar órdenes; avergoncémonos de todo lo que nos pueda dar apariencia de dominadores; y si algún dominio ejercemos sobre ellos, es para mejor servirnos.

Gaudium Press – Usted nos habló ahora sobre Nuestro Señor Jesucristo, pues bien ¿usted podría mostrarnos esa actitud en Él?

– Así procedía Jesús con sus apóstoles; los toleraba en su ignorancia y rudeza, e incluso en su poca fidelidad. El afecto y la familiaridad con que trataba a los pecadores eran tales que en algunos causaba espanto, en otros escándalo, pero en muchos infundía la esperanza de recibir el perdón de Dios. Por eso nos ordenó que aprendiésemos de él a ser mansos y humildes de corazón.

Gaudium Press – Volviendo entonces a los jóvenes ¿cómo debemos actuar?

– Una vez que son nuestros hijos, alejemos toda cólera cuando debemos corregirles las faltas o, por lo menos, la moderemos de tal modo que parezca totalmente dominada.

Gaudium Press – ¿Usted podría ser más específico?

– Nada de agitación de ánimo, nada de desprecio en la mirada, nada de injurias en los labios; entonces seréis verdaderos padres y conseguiréis una verdadera corrección.

Gaudium Press – Sí, pero usted como pedagogo y como formador, sabe que hay momentos en que realmente es difícil atajar las palabras. ¿Qué consejo nos da para ser fuertes y dominar nuestra lengua?

– En determinados momentos muy graves, vale más una recomendación a Dios, un acto de humildad delante a él, que una tempestad de palabras que solo hacen mal a quien las oye y no tienen provecho alguno para quien las merece.

Gaudium Press – Realmente es un método muy especial tratar la juventud. ¿De dónde se basó para la creación de ese sistema?

– La práctica de ese sistema se basa toda en las palabras de San Pablo: La caridad es benigna y paciente; todo sufre, espera todo y soporta cualquier incomodidad.

Gaudium Press – Muchas gracias por la entrevista, y… Ah! Discúlpeme, olvide presentarlo a nuestros lectores… Ahora es mejor que usted mismo se presente…

– Yo soy italiano, viví en Turín. Mi nombre es Giovanni. Pero, por ser sacerdote, soy más conocido como Padre Bosco. Mis hijos de la Congregación religiosa que fundé -los salesianos- prefieren llamarme Don Bosco.

(Basado en las cartas escritas por San Juan Bosco: Epistolario, Torino 1959, 4, 201-203)

Gaudium Press / Emilio Portugal Coutinho

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas