viernes, 12 de abril de 2024
Gaudium news > Mons. José Ignacio Munilla en Toledo: "Hay que estar humildemente orgulloso de ser cristiano"

Mons. José Ignacio Munilla en Toledo: "Hay que estar humildemente orgulloso de ser cristiano"

Toledo (Jueves, 26-04-2012, Gaudium Press) Habiendo terminado en Madrid las reuniones del miércoles en la 99ª Asamblea Permanente del Episcopado Español, el Obispo de San Sebastián, Mons. José Ignacio Munilla Aguirre viajó a Toledo. Se conoce bien la ciudad imperial. Allí estudió buena parte de su carrera sacerdotal a la sombra y bajo la luz del Cardenal Marcelo, «un Pastor que me enseñó amar a la Iglesia y quien fue Pastor de pastores» dijo anoche Munilla en la Universidad de Castilla La Mancha.

Obispo-de-San-Sebastián-Jose-Ignacio-Munilla.jpeg
Mons. José Ignacio Munilla

El espacio de la capilla de esa Casa de estudios se hizo pequeño y todos los asistentes se tuvieron que trasladar al Aula Magna para escuchar al Obispo de Donosti que se sentía en casa aceptando la invitación del Secretariado de Pastoral Universitaria de Toledo. Un numeroso público compuesto por muchos jóvenes y varios adultos, siguió atento al Obispo encargado de los jóvenes en el organigrama de la Conferencia Episcopal, quien fue claro en sus observaciones durante la conferencia titulada: «¿Cómo ser católico y no perecer en el intento?».

El Obispo Munilla señaló que si bien es verdad que los tiempos actuales no son fáciles, «lo más importante es ser seguidores de Jesucristo. No importa cuando». Somos hijos de una época determinada «pero no debemos darle tanta importancia al tiempo presente. No es momento de nostalgias, ni de angustias, ni de miedos. Lo que hay que hacer es vivir siempre en la presencia del Señor. Y todo lo que ocurre, todo los que nos acontece, alguna vez sabremos por qué y que es la Providencia de Dios» la que está por detrás.

Para el Prelado de la Diócesis de San Sebastián «la mayor tentación actualmente es la tentación de la mediocridad, de la indiferencia, de la medianía». Y «muchas veces Dios permite situaciones que siendo duras nos permiten ver el rostro del mal y nos hacen reaccionar». «No debemos quejarnos de las dificultades pues es maldecir nuestra propia suerte» señaló.

Y se preguntó: «¿Cómo se mide el Primer Mandamiento de la Ley de Dios? ¿cuál es el termómetro que debemos tener y usar para ese mandamiento?. Pues a mí me parece que es la confianza en Dios, en la Providencia de Dios. Debemos saber que el Señor conduce la Historia y por lo tanto no debemos ponernos nerviosos nunca».

«¿Cómo entonces ser cristiano y católico hoy? Yo creo que a partir de tres claves», señaló Mons. Munilla. Y son: «La Fe viva. Un Cristiano tiene que hacer una integración equilibrada entre la Tradición que sostiene nuestra Fe y la propia experiencia personal. Fácilmente hoy se desprecia la tradición. Y sin ella no somos nada, pues es muy importante. Pero también es verdad que eso solo no es suficiente. Hay que combinar la tradición con la experiencia personal. Sin haber sido tocado por Cristo, sin momentos de mucha luz previa, no es posible atravesar la noche oscura de cada uno».

Como segunda clave D. José Ignacio señaló «el prudente equilibrio entre la ascética y la mística», pues ni el pesimismo a priori ni el ‘buenismo’ a priori son acertados. Y como tercera clave: la experiencia de Iglesia. Recordó la frase que le escuchó a una señora en un hospital; «Dios nos ha hecho libres, pero no nos ha dejado solos». Es muy importante en esa línea el acompañamiento de Dios en nuestras vidas», y «debemos superar la tentación del individualismo recordando que la necesidad une y que se requiere la comunión entre todos». Debemos buscar la libertad de los hijos de Dios que buscan la mirada de Dios. La libertad es proporcional a la mirada de Cristo».

Los católicos -expresó el Obispo vasco- debemos crecer en la experiencia de Iglesia global y madura, sin hacer de nuestra vida espiritual una proyección de nuestra propia sensibilidad. Procurando el equilibrio entre carismas y apostolicidad se camina como debe ser, evitando los falsos celos entre nosotros mismos y entre nuestros diversos carismas. «El celo apostólico es inversamente proporcional a los celos entre nosotros» afirmó categóricamente. «Y la apostolicidad de la Iglesia debe vertebrar los carismas».

A los padres de familia que se encontraban en la Universidad de Castilla La Mancha les recordó que es muy importante suscitar en los hijos una consciencia crítica.

Gaudium Press / José Alberto Rugeles Martínez

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas