sábado, 13 de julio de 2024
Gaudium news > Papa exhorta a Institutos Seculares a "abrazar con caridad las heridas del mundo y de la Iglesia"

Papa exhorta a Institutos Seculares a "abrazar con caridad las heridas del mundo y de la Iglesia"

Ciudad del Vaticano (Miércoles, 25-07-2012, Gaudium Press) El Papa Benedicto XVI envió un mensaje a los miembros de los Institutos Seculares, que están reunidos en Asís, localizada en la región de Umbría, en Italia. El evento inició este lunes 23, y va hasta mañana jueves 26, dedicado al tema «A la escucha de Dios en los surcos de la historia: la secularidad habla a la consagración».

En la misiva el Papa exhortó a los Institutos Seculares a estar «dispuestos a construir recorridos de bien común sin soluciones pre-fabricadas»; «ser creativos según el Espíritu Santo»; «alimentar miradas capaces de futuro y raíces firmes en Cristo»; y «abrazar con caridad las heridas del mundo y de la Iglesia». El Pontífice recordó que el objetivo, en el fondo, es «vivir una vida alegre y plena, acogedora y capaz de perdón, porque fundada en Jesucristo».

1585_M_5eab3540.jpg
El Papa resaltó la importancia de la formación, que es la educación para «aquella sabiduría que tiene siempre consciencia de la centralidad humana y la grandeza del Creador» 

Benedicto XVI definió a los consagrados de los Institutos Seculares como «hombres y mujeres capaces de una mirada profunda y buen testimonio dentro de la historia». Según el Santo Padre, en un tiempo, como el actual, «que presenta a la vida y la Fe profundos interrogantes», los consagrados, dirigiendo su atención con fuerza al Espíritu Santo, pueden seguir su vocación, o sea, «estar en el mundo asumiendo todos sus pesos y sus anhelos, con una mirada humana que coincida siempre más con la mirada divina».

El Papa resaltó que, en este sentido, la identidad de los consagrados revela su importante misión en la Iglesia, que es «ayudar a realizar su estar en el mundo». Esto porque, explicó el Pontífice, a través de la teología de la historia, parte esencial de la nueva evangelización, los hombres de hoy pueden reencontrar aquella mirada «verdaderamente libre y pacífica sobre el mundo», que tanto precisan.

En este punto, el Santo Padre resaltó el hecho que la relación entre la Iglesia y el mundo debe ser vivida bajo el «signo de la reciprocidad». O sea, «no es solamente la Iglesia quien da al mundo, contribuyendo a tornar a los hombres y su historia más humanos, sino también el mundo da a la Iglesia, de modo que ella se pueda comprender mejor a sí misma y vivir mejor su misión», declaró el Pontífice.

Concluyendo su misiva, Benedicto XVI también ofreció algunos consejos a los participantes del Congreso. En primer lugar, indicó tres ámbitos específicos para los cuales ellos deben dirigirse: la donación total al encuentro personal con el amor de Dios; a la vida espiritual, definida como un punto firme irrenunciable; y la reconducción de todas las cosas a Cristo.

En segundo lugar, el Santo Padre resaltó la importancia de la formación, entendida como la educación para «aquella sabiduría que tiene siempre consciencia de la centralidad humana y la grandeza del Creador». Según el Pontífice, este tipo de educación torna a laicos y presbíteros capaces de dejarse interrogar por las complejidades del mundo de hoy y de empeñarse en un discernimiento de la historia a la luz de la Palabra de Vida.

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas