sábado, 13 de julio de 2024
Gaudium news > Siete sacerdotes que se opusieron a ordenación episcopal ilícita en China fueron expulsados de sus parroquias

Siete sacerdotes que se opusieron a ordenación episcopal ilícita en China fueron expulsados de sus parroquias

 

Harbin (Jueves, 26-07-2012, Gaudium Press) El gobierno de China ha sancionado  a siete sacerdotes de la provincia de Heilongjiang que se opusieron al nombramiento ilegítimo de un obispo en la ciudad de Harbin. Los clérigos, según informaron fuentes locales a UCA News, fueron expulsados de sus parroquias durante tres meses para que «se arrepientan de sus errores». La Iglesia teme que la represión de la comunidad católica clandestina, fiel al Santo Padre, aumente debido a la imposición de la autoridad del pretendido prelado.

view?id=78278&size=2
El pretendido obispo de Harbin, Yue Fusheng, es aplaudido el día de su ordenación ilegítima, que le acarreó la excomunión inmediata. La imposición de su nombramiento trae una mayor represión a los católicos de su provincia.

Las autoridades gubernamentales que pretenden controlar a la Iglesia Católica a través de la llamada Asociación Patriótica, habían alertado que los sacerdotes que se opusieran a la ordenación del padre Joseph Yue Fusheng como obispo en Harbin enfrentarían duras consecuencias. La ordenación, realizada sin autorización del Santo Padre, se realizó finalmente el pasado 06 de julio en medio de un clima generalizado de desaprobación. El supuesto obispo quedó automáticamente excomulgado, tal como se advirtió oportunamente desde la Santa Sede.

Sin embargo, siguiendo la estrategia gubernamental para confundir a a los fieles católicos, la Asociación Patriótica mantiene en el cargo  de obispo al sacerdote excomulgado y éste continúa celebrando misa en el templo del Sagrado Corazón de Jesús, que lleva ahora el pretendido título de «catedral». Sin embargo la asistencia de los fieles en este lugar ha descendido notablemente y varios sacerdotes evitan concelebrar con él. Algunos presbíteros han dejado la Asociación Patriótica y ejercen su ministerio en la Iglesia de forma clandestina.

Los siete sacerdotes que desobedecieron a las autoridades no podrán regresar a sus comunidades parroquiales a menos de que escriban una «carta de arrepentimiento» al obispo ilegítimo y concelebren una misa con él. Estas acciones deberían ser realizadas antes de tres meses o enfrentarán la expulsión definitiva de la diócesis. Algunos se encuentran alojados en casas de feligreses, mientras que otros ya han regresado a sus tierras natales o se han desplazado a otras provincias.

El Obispo de Qiqihar, Mons. Joseph Wei Jinqyi, quien no es reconocido por el gobierno chino, alertó sobre las presiones políticas que esperan a la comunidad católica clandestina en Harbin y la provincia de Heilongjiang. Las ordenaciones de obispos ilegítimos traen una mayor represión a los feligreses y el clero fieles a la Santa Sede, explicó: «En las últimas décadas, la comunidad no registrada en la provincia de Hebei ha sido un objetivo importante de represión. Tras la ordenación de un obispo en Hohhot en 2010, la comunidad clandestina en Mongolia Interior sufrió un gran golpe. Podemos anticipar que Heilongjiang es la siguiente, tras la ordenación del P. Yue (como obispo)», explicó el prelado a UCA News.

La situación de presión sobre los católicos por parte del gobierno chino causa gran sufrimiento a la comunidad. Fuentes locales afirman que los fieles conocen los principios de la Iglesia y la situación irregular de los miembros de la Asociación Patriótica, pero muchos temen las restricciones estatales a la libertad religiosa. El obispo ilegítimo ha evitado dar declaraciones a la prensa sobre las sanciones impuestas a los siete sacerdotes y hasta el momento no ha tomado ninguna acción para garantizar su protección.

Con información de UCA News.

 

Deje su Comentario

Noticias Relacionadas